Donde la literatura y la maldad se toman un té

lunes, 23 de diciembre de 2013

Wannabe Lizzy Bennet

¿Que qué es una wannabe Lizzy Bennet? Hermione tiene la respuesta.

Peligro entre los peligros de la fauna urbana, la Guanabidae Lisibennetis acecha en las bibliotecas de barrio, en los Starbucks y en la noche de los libros. Maestra del disfraz, se la puede hallar bajo múltiples apariencias, pero lo más común es encontrarla escondida detrás de una novela juvenil romántica mientras espía disimuladamente a su alrededor, por si en un golpe de suerte un incauto señor Darcy se pone a tiro.

La cría de Guanabidae Lisibennetis es, en todos los aspectos, una Hermione Granger hecha realidad: marisabidilla, mandona, muy responsable para su edad, algo más inteligente que la media, tímida y muy insegura. La empollona de la clase, el ratón de biblioteca… Todos nos entendemos. Se la puede reconocer porque suele vestir con un look de bibliotecaria junior que puede apuntar hacia un estilo más romántico vintage, o hacia la vertiente bohemio de buhardilla.

Los ejemplares adultos se perciben a sí mismas como chicas maduras, sarcásticas e ingeniosas, con ideas propias y un fuerte temperamento. Asimismo, se consideran unas ávidas lectoras y unas más que probable futuras escritoras (a pesar de que sus hábitos de lectura son poco más que chapuceros y de que sus aspiraciones apuntan hacia fracasos como la novela juvenil romántica, o hacia imposibles de la talla de Shakespeare). Están autoconvencidas de que, si de niñas se metían con ellas, se debe a su inteligencia superior.

No suelen tener muchos amigos. 
En mi opinión una wannabe tiene mucho peligro de acabar como vieja loca de los gatos.

Galatea, digoooo... Señor Darcy, ¿dónde te escondes? ¿Por qué no eres real?
La wannabe Lizzy Bennet es uno de esos especímenes pertenecientes al creciente grupo Mi media naranja se ha quedado en el mundo de las ideas, y como tal, procurará por todos los medios que su pareja real se parezca lo más posible al señor Darcy, frustrándose terriblemente al darse de bruces contra la realidad. Este tipo de encontronazos, no obstante, no le hacen abrir los ojos, sino que la Guanabidae Lisibennetis se obstina en autoconvencerse  de que los chicos de su edad son muy inmaduros, de que la caballerosidad ha muerto, o de que en alguna parte está esperándola su alma gemela (err… Sí. En sus sueños. Y en las novelas de Jane Austen). Aunque no aparezca un señor Darcy, está dispuesta a conformarse con un señor Rochester o con un Heathcliff, lo cual la llevará a menudo a idealizar, o a enamoriscarse, del profesor de turno, del malote de su barrio, o del pijo de su clase, sobre todo si hay rivalidad o falta de entendimiento con estos dos últimos (la falta de entendimiento con un sujeto del sexo opuesto, en la cabeza de la wannabe Lizzy Bennet, siempre equivale a tensión sexual).

Fan absolutérrima de Orgullo y Prejuicio, se tragará todas las miniseries de época de la BBC y las películas basadas en las obras de Jane Austen, incluyendo las adaptaciones de estas novelas a los tiempos modernos. De rebote, también hará lo propio con Cumbres Borrascosas y Jane Eyre.




Y hasta aquí la jerga de documental.

Creo que lo que más me frustra de este personaje es lo self-righteous que es. Por regla general, quiero decir. Es el típico personaje que quiere hacer lo correcto y se suele indignar a menudo con otros personajes que hacen cosas que ella no aprueba, porque se considera moralmente superior al resto del mundo (sea con motivo o sin él). Quiero decir que me frustra por lo intransigente que suele ser este tipo de personaje (o persona, si hablamos de la vida real. A lo largo de mi vida he conocido a unas cuantas wannabes de manual).

En literatura fantástica y en series de televisión suele formar parte de un triángulo amoroso entre el héroe y el villano (o  a veces un personaje moralmente ambiguo, de esos Slytherins indecisos que caminan por la delgada línea que divide lo correcto y lo demás). En realidad todo el mundo sabe que se va a quedar con el héroe, porque es el bueno. Y con el otro tontea un rato para crear tensión narrativa, porque da morbo el rollo aquel del chico malo, porque quiere atraer al villano al buen camino… Este último motivo es probablemente el que más odio. De verdad. Ya me desahogaré un día sobre el efecto Pigmalión y la violación de la identidad, pero hoy no es ese día. La cuestión es que por regla general siempre se queda con el héroe después de haberse pasado todo el libro mareando la perdiz.

Hay excepciones, por supuesto. Por ejemplo, creo que la protagonista de True Blood (no sé cómo se llama, luego lo busco en Wikipedia) se queda con el chico malo. Y por ejemplo, en el caso de Crepúsculo, el tercero en discordia no es un villano ni un Slytherin indeciso, sino otro personaje tipo héroe. En fin.

La wannabe como personaje es bastante prototípico. En general me resulta muy plano y muy ofensivo en su hipocresía (suele ser una hipocresía inconsciente. La banalidad del mal y estas cosas), y hace que las novelas en las que aparece acaben resultando predecibles, aunque es cierto que no me importa mucho porque las novelas en las que suelen aparecer no son buenas. Me parece que cuando un autor utiliza a una protagonista así está haciendo un trabajo un tanto chapucero, y eso es algo que me molesta mucho en los libros. Hay gente a quien le gusta, supongo, pero NUNCA le preguntéis a Ortiga qué opina sobre este personaje. En serio. Aún no estoy lista para el Ragnarök. 


La wannabe Lizzy Bennet en la literatura y el cine

* En Crepúsculo, Bella Swan.

* En True Blood, Sookie Stackhouse (gracias, Wikipedia).

* En Memorias de Idhún, Victoria (solo que esta es un poco overachiever).

* En Harry Potter, Hermione Granger.

* En 50 sombras de Grey, como fanfic que es de Crepúsculo, la protagonista. Anastasia Steele, me chiva Wikipedia.

* En La bella y la bestia, Bella.

* En Beastley, como fanfic que es de La bella y la bestia, la protagonista, Lindy Taylor.

* Bueno, en cierto sentido la misma Lizzy Bennet, claro (Orgullo y Prejuicio).

* En High School Musical, Gabriella Montez.

* En ¡Buena suerte, Charlie!, Teddy Duncan.

* Wendy Darling, de Peter Pan, es claramente un proyecto de wannabe.

* En Eleanor y Park, Eleanor.

* En Dentro del laberinto, Sarah es bastante wannabe.

* En Juego de tronos (el primer libro de la saga, vaya), diría que Sansa tiene pinta de ser una wannabe en potencia. Aunque a juzgar de por dónde van las últimas novelas de la saga, parece ser que está abandonando ese camino (espero).

* Por citar un ejemplo más reciente, en The Duff, la protagonista tiene todas las papeletas para ser una wannabe. Es decir, a juzgar por la sinopsis, vaya. Pero ya sabemos que quien escribe la parte de atrás de los libros no siempre se los ha leído, así que no me atrevo a poner la mano en el fuego...

* Por seguir con ejemplos más recientes, en la novela ganadora del primer certamen NEO (Los días que nos separan), la/s protagonista/s es/son claramente una/s wannabe/s de manual. Os diría que le preguntarais a Ortiga para aseguraros, porque se ha leído el libro. Pero no. En serio, no. El Ragnarök no.

* Largo etcétera.



Hum. Seguro que si incluyo unas cuantas imágenes os queda más claro.

Esto.

Dioses, y esto.

WTF?
 ¿Esta no es la actriz que hace de Hermione Granger?

Err... FTW.



¿Qué opináis vosotros sobre las wannabe Lizzy Bennet? ¿Aparecen mucho en los libros que leéis? ¿Las odiáis, os caen bien, os sentís identificadas con ellas? ¿Habéis visto más ejemplos de wannabes en la literatura, en series, o en el cine?

Ya para acabar, os dejo una imagen adorable de Kiki a lo wannabe. 



Fuck, me muero. ¿Sabéis qué? De hecho, el otro día hice un test para saber qué personaje de Jane Austen era. ¿Adivináis cuál me salió? XDD


22 comentarios :

  1. Kiki es absolutamente adorable, sin duda, pero.... Wannabes ò.ó!!! MORIDDDD Ò.Ó!!!

    ResponderEliminar
  2. Ostriiisss!!! ¿Pero quién ha avisado a la loca? T-T!!

    ResponderEliminar
  3. ¡MUERO! Me has sacado más de una sonrisa porque en realidad ¡Me encanta Heathcliff! Que te puedo decir, tonteé por mucho tiempo con un chico malo sólo por el placer de la tensión narrativa y al final, sí, me decidí por el bueno. ¿Qué wannabe no?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jo, que no salga de aquí (lo digo sobre todo por Ortiga, que es una loca peligrosa), pero yo siempre he sido muy wannabe. Pero de manual, además. Quiero creer que se me va pasando con la edad xDD

      Eliminar
  4. Tienes toda la razón! ¿Cómo no lo vi antes? AL FINAL SOOKIE SE QUEDO CON EL BUENO!!!!

    ...odio esa saga

    ResponderEliminar
  5. Claro esta la ironía del asunto tu que eres "wannabe" criticas a las de tu misma clase y yo termino siendo la diosa porque te lo hago notar, ¡es un ciclo de nunca acabar!

    ResponderEliminar
  6. Creo que a estas alturas ya todo el mundo sabe que soy fan de los trolls, pero... ¿alguien podría traducirme este mensaje? O... a lo mejor no es un troll. ¿Le está dando la razón a Zarza? o.o? Os juro que no lo entiendo: entre la ausencia de puntuación, que le faltan (sospecho) la mitad de las tildes, y ese baile extraño de la persona gramatical. Aún sigo leyéndolo, intentando sacarle algún sentido coherente... o.o

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te lo traduzco al idioma español normal (más o menos): Clara está la ironía del asunto; tú que eres "wannabe" criticas a las de tu misma clase, y yo termino siendo la diosa (sí, la diosa Atenea, la de la sabiduría o Hera, la diosa suprema de los antiguos griegos). ¡Es un ciclo de nunca acabar!

      Hay que decir que lo que está entre paréntesis es un añadido mío. No pude resistirme a ponerlo. ^~^

      En resumen: te llama wannabe y te tacha un poco de tonta, porque no te das cuenta de que eres una de esas según esa persona. También dice que ella acaba siendo la diosa porque te lo hace notar y que es un ciclo de nunca acabar. (Lo del ciclo no sé qué pinta).

      Me parece que a alguien le sobea ego y le faltan clases de lengua, ¿no?

      Eliminar
  7. Zarza está tan confusa que se hirió a sí misma.

    No, en serio, parece que nuestra simpática anónima ha dado con la kriptonita de las malas hierbas: la ambigüedad o.o

    En otro orden de cosas, voy a hacer un apunte, por si acaso. No es que yo le quiera quitar el título de deidad a nadie, pero ¿cuenta como "hacer notar" si yo ya me había dado cuenta? Y, tras esta duda razonable, ¿el título de diosa sigue siendo aplicable?

    ResponderEliminar
  8. Una preguntilla por curiosidad... ¿Y si en una novela, el wannabe es el chico en vez de la chica? Sé que eso es bastante menos común, pero es que creo que, precisamente, en la última novela que escribí, el chico ES un wannabe... xDD

    ResponderEliminar
  9. Sookie no puede ser una wannabe, dudo que sepa leer!!

    ResponderEliminar
  10. Iba a quejarme, iba a decir que Sarah de Dentro del Laberinto no, pero... ¡pollas, es verdad!
    Aprovecho para proponeros un reto nuevo (si encontrase el ensayo que me mandaron en la facultad lo posteaba y misma, jejeje, pero soy un desastre y no tengo tiempo para releer y reescribir).
    Me gusta Jane Eyre, pero me parece una mosquita muerta muy peligrosa y eso de que no le importe la loca del ático (intento velar los spoilers), en fin...
    ¿Alguien se ha leído ese "fanfic" llamado "Ancho mar de los sagarzos"? Rochester es un cabrón y se merece a Jane, ¡viva la loca del ático! he dicho.

    ¡Saludos y felicitaciones!


    PD: las Mary Sue son uno de mis placeres culpables, :P

    ResponderEliminar
  11. Con respecto a lo que dijo M. Sobre la sookie esta, le pega no saber leer porque la verdad que la muchacha es tonta, pero es lo peor es que la autora nos cuenta que como la criatura no paraba de escuchar los pensamientos de sus compis de clase no se podía concentrar. Que penita eh? Y hasta ella misma se resta valor por currar en un bar, que oye, es un trabajo muy digno.
    Parece que todos los personajes protas tienen que tener una carrera sino no son nada, y si no la tienen la justifican...
    Menuda tonteria

    ResponderEliminar
  12. Sookie una wannabe?????? Creía que era una Mary sue de manual O__O

    ResponderEliminar
  13. Tengo que admitir que ni me he leído los libros ni he visto la serie de True Blood XD Lo único que sé de Sookie es que es la inspiración para el personaje de Bella Swan y que hace el papel de queso en un amor de sandwich. Así que no la he puesto en la lista con mucho criterio (también lo comentaba M. por ahí arriba).

    La verdad es que a veces estos dos conceptos (Mary Sue y wannabe Lizzy Bennet) se mezclan un poco. Por ejemplo, Bella es una wannabe que digievoluciona en Mary Sue. Y Victoria, de Memorias de Idhún, tiene muchos elementos de Mary Sue también. En realidad, lo que creo que diferencia ambos tipos de personaje es que las autoras de las wannabes están intentando crear una Mary Sue que no parezca una Mary Sue. Y para conseguirlo le ponen defectos cutres como sonrojarse mucho, tropezarse con cualquier cosa, hablar demasiado cuando se ponen nerviosas, ser tímidas, etc. Suelen tener la autoestima un poco baja, no suelen ser una belleza y no asumen que la historia, sorprendentemente, gira alrededor de ellas (mientras que las Mary Sues que me he encontrado por ahí suelen abrazar ser el centro de atención del universo porque ese es el orden natural de las cosas). Por lo general suelen seguir siendo una versión idealizada de las autoras, pero no suelen dar una apariencia tan chetada como las Mary Sues, supongo que porque las Mary Sues son lo que las autoras querrían ser, mientras que las wannabes acaban siendo lo que las autoras querrían lograr (sin cambiar demasiado lo que son). La cuestión es que al final no importa, porque al llegar al final de la trama la cosa no se sostiene y los personajes wannabes se convierten en las vampiresas con los poderes más guays, resulta que en realidad son un unicornio o se ligan al guapo de su instituto con su labia y su ingenio.

    En el fondo, el personaje de Lizzy Bennet ha hecho mucho daño al mundo.

    ResponderEliminar
  14. Que interesante. Estaba harta de toparme con este personaje y no sabía cómo llamarlo, así que creo que os pediré prestado el concepto a partir de ahora.

    Y muy de acuerdo con el último comentario, esto es lo que sale cuando las autoras plasman sus deseos en su personaje, pero como no quieren hacer una Mary Sue le dan unos pocos más de pseudo defectos y no le exageran tanto las virtudes. Sería algo así:
    Fanfic de niña de 12-16 años → Mary Sue
    Fanfic de chica de 16-20 → Wannabe

    Pero no estoy de acuerdo con que la pobre Lizzy Bennet tenga la culpa. Austen, creo yo, en ningún momento pretendió escribir novelas románticas. O, la menos, no eran románticas en el sentido que se le da hoy en día a la palabra. Lo que decía a las chicas es que se casaran siempre dentro de su circulo social y que procuraran que los matrimonios les aportaran siempre un beneficio, lo único que advertía es que había que casarse con un hombre con el que te llevaras bien, te respetara y tú pudieras respetarlo porque, oye, ibas a pasarte aguantándolo toda la vida y, por mucha pasta que tuviera, si no lo soportabas serías desgraciada.

    Austen no tiene la culpa de la forma en que los romanticones han interpretado su obra, quedándose solo con la chica lista, lectora y sarcástica que, por alguna razón, termina llevándose al chico frío pero guapísimo y más deseado. A Austen le ha pasado como a Shakespeare con Romeo y Julietta; quería decir una cosa y la mayoría ha simplifica su mensaje hasta que ha quedado otro muy distinto. Para mí que ambos, al ver los monstruos que han creado sin querer, deben estar retorciéndose en sus tumbas y lamentado profundamente el día que decidieron publicar sus libros.

    ResponderEliminar
  15. >>Austen, creo yo, en ningún momento pretendió escribir novelas románticas. O, la menos, no eran románticas en el sentido que se le da hoy en día a la palabra.

    Eso espero o.o porque hoy en día "novela romántica" aparentemente es otra cosa. Tú entra en una librería y di que quieres una "novela romántica", verás con qué sales entre las manos... xD

    En todo caso, estoy bastante de acuerdo contigo: ¡pobre Austen!

    ResponderEliminar
  16. Exacto. Yo a esas las llamo novelas rosas y no me acerco mucho a la sección, por si acaso. La novela romántica es otra cosa. Por cierto, podríais criticar más novelas de esas. Hay también muchos horrores a los que combatir en ese género.

    El problema es que ahora cuando dices las palabras "novela romántica" todo el mundo se imagina la típica historia de chico y chica que al principio se llevan fatal, pero luego se enamoran y, aunque hay algo que les impide estar juntos, el amor supera todos los obstáculos. Ya partiendo de esa base se adorna la cosa con porno si es novela adulta o con un mundo fantástico/"distópico" si es novela juvenil.

    Sólo digo que la pobre Lizzy no tiene lac culpa. A mí me parece un buen personaje; lo cual no significa que me caiga bien, ojo, la encuentro una prepotente algo arribista.

    Por cierto, gracias por contestar. Ya veo que vuestra maldad no está reñida con la amabilidad. Seguiré pululando por aquí.

    ResponderEliminar
  17. Muy buen análisis: sarcástico y certero, además de gracioso.
    Que opino de las wannabe? creo que me caen bien, las odio y me identifico... cuek!
    Un poco de los 3.
    Y si, aparece a menudo en las novelas que leo, pero en fin, lo admito: me gusta. Lizzy Bennet es uno de mis personajes favoritos.

    ResponderEliminar
  18. Lo normal es aburrido. ¿Es increíble que personas que leen juzguen a otras de anormales? (siempre pensé que eso era para los que nunca han tocado un libro)

    ResponderEliminar

A las malas hierbas no nos gusta la censura, así que eres muy libre de comentar lo que te apetezca. Eso sí, cuidado con faltar al respeto a otros usuarios: las malas hierbas sabemos cuidarnos solas, pero ojo con pisarnos las margaritas.

Por cierto, por cierto. Si te lanzas a poner un comentario en una entrada y luego lo borras (sin motivo justificado), volveremos a postearlo. Es una amenaza. ¡Muajajajajajjajajaj!

Free Pencil 2 Cursors at www.totallyfreecursors.com