Donde la literatura y la maldad se toman un té

miércoles, 26 de febrero de 2014

Los días que nos separan, de Laia Soler

Y yo me pregunto ¿qué tendrá
que ver la portada con la historia?
Título: Los días que nos separan
Autora: Laia Soler
«Abril está obsesionada con sus sueños. Desde que se cruzó con ese desconocido en la biblioteca, él se le aparece cada vez que se queda dormida. En su mundo onírico, el chico es Víctor, un burgués de la Barcelona de 1914, y ella... Ella ni siquiera es ella misma, sino Marina, una obrera que vive en el mismo edificio que Víctor.
Mientras la historia de los dos jóvenes del pasado avanza noche tras noche, Abril lucha por mantenerse al margen de las emociones de Marina e intenta descubrir qué significan esos sueños.»


Antes de comenzar, tengo que decir que en un principio yo no quería ni siquiera tener que leer la historia. Sabía que, si la leía, iba a tener que hacer esta crítica, y la temía. Sin embargo, el libro pasó demasiado cerca por debajo de mi nariz, y no pude resistir la tentación de echarle una ojeada. Y aquí estoy. Mierda.

Dicho lo dicho, comencemos.

La trama: si alguien os dice que esta «no es la típica historia de amor», no os lo creáis; de hecho, haced memoria de todo lo que os haya contado esta persona hasta la fecha y comenzad a ponerlo en tela de juicio. Esta historia ES la típica historia de amor, peor, es un fanfic, concretamente, un Dramione.
También es un dramón, pero eso es otra historia u.u

Oh, wonder (woman)
Marina, chica humilde (pero rebelde e inconformista, por supuestísimo) de la clase baja en la Barcelona de 1914, conoce a Víctor, señorito adinerado (borde, pero de buen corazón, en el fondo), y se enamoran. Useasé, historia de amor con diferencia de estratos sociales de por medio. Oh, wonder.

¿Qué tiene de peculiar esta historia? Que se va alternando con una narración situada en la Barcelona del año 2014, en la que Abril conoce a un misterioso chico en la biblioteca y, a partir de esa noche, comienza a soñar con la telenovela de hace cien años, donde Víctor tiene la cara de su misterioso chico desconocido. Me pregunto dónde más habré leído sobre historias de amor con sueños de por medio… Oh, wonder.

Neo Party 2013

Bueno, bueno, hierbajos y hierbajas.

Hoy es quizá un día de nervios para algunos de vosotros. Sí, hoy teóricamente se hará público el fallo del concurso organizado por Plataforma Neo y La Caixa.

¿Sentís ya los nervios? Bueno, quitáoslo de la cabeza, almas cándidas. Por si no lo sabíais aún, el ganador (o ganadora) ya sabe que lo es (desde hará al menos medio mes, calculo). Quizá, si tenéis suerte, alguien os llame esta tarde para deciros que habéis quedado finalistas. Pero me temo que eso será todo. No os desaniméis. Habrá más oportunidades.

Yo estoy siguiendo el desarrollo de los acontecimientos muy cómodamente sentada en mi butaca del jardín, y también tengo ganas de saber quién habrá sido la afortunada víctima de este año… Tengo que reconocer que el listón quedó muy alto con la primera edición.

Podéis llamarme mala hierba, si queréis, pero es que yo disfruto estas cosas. ¿Qué le vamos a hacer? Una tiene que ser feliz con lo que puede, que los tiempos están chungos.

En fin. Cuando se haya hecho público el fallo, aprovecharé para publicar una entrada con la crítica de Los días que nos separan, de la leridana Laia Soler, ganadora de la primera edición del concurso, el año pasado. Consideradlo como mi… homenaje particular a los premios.

Por lo pronto, y para que se os vaya abriendo el apetito, os dejo el video de la presentación del libro de Laia en Madrid el año pasado. Ahora bien, me veo en la obligación moral de advertiros de que, si tenéis un sentido del ridículo o de la vergüenza ajena muy desarrollado, no os arriesguéis (yo lo pasé mal cuando pasé por allí, y lo he pasado aún peor viéndolo a posteriori ya completo, cuando me había leído el libro y sabía de qué hablaban…).

Atentos al título, que no tiene desperdicio. Eso sí, es largo que te cagas. ¡Ánimo!


domingo, 23 de febrero de 2014

Sorteo de Inauguración en Estantería Compartida


Malas hierbas, he descubierto un mundo extraño. Resulta que en los blogs la gente hace concursos.

Ya, lo sé. He descubierto el pan de molde.

La cuestión es que creo que nunca he ganado ningún sorteo, y ahí fuera, en la blogosfera, hay tantos. Es un sentimiento raro, de verdad. La cuestión es que me he presentado a uno, del blog Estantería Compartida *-*

Se supone que los premios son un pin del pájaro de Los juegos del hambre o un giratiempo de Harry Potter. Ya sé lo que me vais a decir, que no me gustan Los juegos del hambre y Harry Potter tampoco (aunque de cría me leía los libros, y tal). La cuestión. Tomemos esto como un experimento y punto. Además, el giratiempo mola. Es raro. Un día tendré una estantería llena de libros con ilustraciones, y astrolabios, y cosas antiguas, y cajas, muchas cajas, y en algún lugar de esa supuesta estantería estará colgado el giratiempo. Es decir, si gano el sorteo. Nunca he ganado un sorteo, no tengo muy claro que vaya a funcionar.

En fin. Seguiré investigando, a ver qué más cosas sortea la gente. Esto es muy curioso.

domingo, 16 de febrero de 2014

Algo supuestamente divertido que nunca volveré a hacer


¡Hola, hierbucas!

Se supone que esta sección la tenía que estrenar Cicuta, pero no se decide y yo necesito escribir algo para despejarme (seh, por algún motivo).

Pero sé que no me estáis prestando atención y seguís atentos al gordo de la portada. Lo sé, a mí también me parece una imagen terrible para un libro, aunque en cierto sentido es muy apropiada, ya veréis a qué me refiero.

En fin. Sinopsis:
Escritos durante la década de 1990, los ensayos y artículos de Algo supuestamente divertido que nunca volveré a hacer constituyen una de las radiografías más irreverentes e hilarantes de la cultura americana de fin de milenio. En esta obra el autor consigue dar una vuelta de tuerca inédita en la literatura norteamericana.

O lo que viene siendo no contar nada en absoluto. A ver.

viernes, 14 de febrero de 2014

Juntos, de Ally Condie

Título: Juntos
Autora: Ally Condie
«En el mundo de Cassia, las autoridades lo deciden todo. A quién debes amar, de qué debes trabajar, incluso cuándo debes morir. Cassia nunca ha cuestionado las decisiones que han tomado por ella, ni siquiera cuando le comunican que su «pareja perfecta» -la persona con quien deberá compartir el resto de su vida- es Xander, su mejor amigo. Los problemas llegan más tarde, cuando un extraño error informático hace que en la microficha que las autoridades le han entregado aparezca la cara de otro chico: el enigmático Ky. Con una mezcla de estupefacción y curiosidad, Cassia empieza a investigar. ¿Y si este error no fuera fortuito? ¿Y si la persona de su vida no fuera quien le han asegurado que es? Al intentar buscar respuestas a todas estas preguntas, Cassia deberá afrontar una elección imposible entre la perfección y la pasión, entre Xander y Ky, entre la única vida que conoce y el camino que nadie hasta entonces se ha atrevido a seguir...»

Leí este libro… después de haber tenido que sufrir con la primera parte de la saga Across the Universe, y sin duda fue un soplo de aire fresco. No os dejéis engañar por el título paleto y la cantidad de críticas y reseñas fantabulosas maraviestupendas dedicadas a la exaltación de las «virtudes» de esta obra: en realidad no está mal, bastante pasable. De hecho, es una de las (muy) pocas distopías juveniles pasables que han surgido en mitad de esta fiebre post Los juegos del hambre. Por supuesto, tampoco le pidáis peras al olmo: no es 1984, ni El fugitivo de Stephen King (ni Nunca me abandones), pero es pasable, como digo, entretenida.

Respecto a la sinopsis, y (sí) esto sé que ya lo he dicho (muchas veces), pero lo repetiré (una vez más); en serio, si en algún momento de vuestras vidas tenéis que escribir la sinopsis de algún libro, no utilicéis cosas como «el enigmático Ky». Ahorraos el ridículo, de verdad.

No hay mucho más que decir de la trama: es la típica distopía. Mundo post-apocalíptico en el que se ha instaurado un gobierno todopoderoso y controlador que ordena las vidas de sus ciudadanos, proporcionándoles las comodidades y concesiones justas para que no echen en falta la libertad que no tienen. Es un mundo en apariencia perfecto y funcional, justo, en el que sus habitantes viven felices y realizados. En ese mundo vive Cassia, adolescente que está en edad de conocer a la pareja que el Estado considera que es la mejor para ella, conseguir por fin su trabajo e incorporarse, en definitiva, a la vida adulta. Y es en estas circunstancias cuando, después de que un fallo en la microficha que contiene supuestamente la información sobre su futura pareja le muestre una fotografía de Ky, Cassia empieza a interesarse por el chico. Esta amistad podría ponerla en peligro a ella misma y a las personas a las que quiere.

El núcleo: creo que el gran fallo del libro en este sentido es que la autora intenta tocar demasiados palos al mismo tiempo, así que al final termina siendo una de «aprendiz de todo, maestro de nada». Trata los temas típicos de las distopías: la falta de libertad, la posibilidad de elección, la naturaleza humana, el control…; pero no parece que haya un tema en concreto que al que la autora haya querido proporcionar una importancia especial. Yo me quedo con el tema-reflexión que aparece hacia el final del libro: de dónde surge el enamoramiento, es algo espontáneo e impredecible o se puede «programar».

miércoles, 12 de febrero de 2014

¡Quiero conocer tu blog!


¡Hey, hey! ¡Cuánto tiempo!

Estoy preparando algunas entradas para el blog, pero estos días he estado bastante liada (me he presentado a una beca para un curso de narrativa, el trabajo, la uni... Agh). La cuestión es que, entre que voy terminando cosas, he decidido que las malas hierbas deberíamos presentarnos a esta iniciativa de La biblioteca de Flashia. Echadle un ojo, mola :P

La imagen me parece muy wannabe, pero por algún motivo me encanta *w*

sábado, 8 de febrero de 2014

El libro de los portales, de Laura Gallego García

Título: El libro de los portales
Autora: Laura Gallego García
«Un mundo en el que no existen fronteras para aquellos que se atreven a mirar más allá. Los pintores de la Academia de los Portales son los únicos que saben cómo dibujar los extraordinarios portales de viaje que constituyen la red de comunicación y transporte más importante de Darusia. Sus rígidas normas y su exhaustiva formación garantizan una impecable profesionalidad y perfección técnica en todos sus trabajos. Cuando Tabit, estudiante de último año en la Academia, recibe el encargo de pintar un portal para un humilde campesino, no imagina que está a punto de verse involucrado en una trama de intrigas y secretos que podría sacudir los mismos cimientos de la institución.»

Esta sinopsis es una estafa, no os dejéis engañar. El libro no va de eso. Pero no os preocupéis, que ahora mismo os resumo yo el asunto:

«A Tabit, estudiante de último curso (y a quien sus padres odiaban, por cierto, porque vaya nombre fruto de la mente de una niña de 13 años le han plantado), le encargan que dibuje un portal para un campesino que vive en una zona rural dejada de la mano de Dios y… Bueno, en realidad no sé por qué os estoy contando todo esto, porque no tiene verdaderamente ningún interés en relación con el resto de la trama. La cuestión es, en todo caso, que este encargo es finalmente denegado por la Academia y, pese a que existen antecedentes de este tipo (según admiten otros personajes), Tabit sospecha por algún misterioso motivo que hay algún tipo de conspiración soterrada chunga que te cagas. Así, relacionando este hecho con otra serie de acontecimientos inconexos en apariencia (la desaparición de un profesor, el hallazgo de un nuevo tipo de pintura para portales, la desaparición de un portal…), nuestro inteligente protagonista se inventa una historia truculenta de contrabando que lo explica todo.»

Lo siento, pero estas son el tipo de cosas que sólo puede relacionar el lector, precisamente porque ve la historia como una historia y tiene que interrelacionar: dentro de la ficción, el personaje de Tabit es claramente esquizofrénico y debería estar internado, porque se dedica a ver relaciones entre las cosas más dispares (esa mujer ha movido la pierna justo al mismo tiempo que el hombre de allá ha parpadeado… ¡son espías enviados por el gobierno para vigilarme y se están comunicando en código! Que cunda el pánico).

Bueno, ahora en serio. No sé muy bien quién escribió la sinopsis del libro, ni por qué, pero sí os puedo decir que la historia en realidad trata de Tabit y Caliandra, dos estudiantes de la academia, que se pasan el libro entero buscando a maese Belban, su profesor desaparecido mientras estudiaba las extrañas propiedades de la nueva piedra mágica para pintar portales que han encontrado (ah, no, espera, que no es magia… Ya llegaremos a eso).

viernes, 7 de febrero de 2014

Índice de Innombrables de Ortiga

Los Innombrables son aquellas novelas que, si quieres escribir, te pueden ser útiles: léelas fijándote muy bien en todo lo que hacen los autores, y nunca hagas tú mismo ninguna de esas cosas. Te irá bien =D

Aquí os iré dejando listados los títulos, para quien sienta curiosidad (no voy a dividir letras, con la esperanza supersticiosa de que eso me dé buena suerte y no tenga que encontrarme tantos).


Índice alfabético:
After, de Anna Todd (Innombrables 10)
Ágata azul, Bella Ficus (Innombrables 7)
Al otro lado del océano, de Francisco García (Innombrables 11)
Anatema, Lissa D'Angelo (Innombrables 6)
Diez, de Gretchen McNeil (Innombrables 9)
Drácula: el no muerto, de Dacre Stoker (Innombrables 10)
El círculo perfecto, Moruena Estríngana (Innombrables 7)
El despertar de Belle, de Catherine Roberts (Innombrables 13)
El Ejército Negro, El Reino de los Sueños, Santiago García-Clairac (Innombrables 8) + (Innombrables 8 bis)
Ex Libris, de Sandra Andrés Belenguer (Innombrables 4)
Fuego, Kristin Cashore (Innombrables 1)
Incursores de la noche, de Déborah Fernández Muñoz (Innombrables 16)
Jundos (II), Caminos cruzados, Ally Condie (Innombrables 2)
La cinta de Moebius, de César Colomer (Innombrables 16)
La selección, Kiera Cass (Innombrables 1)
Lágrimas de cristal, de Natalia Martín (Innombrables 11)
Lux, Jennifer L. Armentrout (Innombrables 1)
Nunca es tarde para morir, de Pablo Palazuelo Basaldua (Innombrables 17) + (Innombrables 17 bis) + (Innombrables 17 ter) + (Innombrables 17 quáter) + (Innombrables 17 quinquies)
Panteras, de Lena Valenti (Innombrables 14)
Pétalos de papel, Iria G. Parente y Selene M. Pascual (crítica)
Play (II), Show, Javier Ruescas (Innombrables 2)
Que nunca amanezca, de Abigail Gibbs (Innombrables 9)
Recuerda que me quieres, Fátima Embark Alí y Mª Mercedes Murillo García (crítica)
Saga Vanir (I), El libro de Jade, Lena Valentí (Innombrables 3)
Sangre enamorada, Natalia Hatt (Innombrables 6)
Si el amor es una isla, de Esther Sanz (Innombrables 15) + (Innombrables 15 bis)


Los innombrables de Zarza:
Apuesto por ti, de Jònia Anatòlia (Innombrables 12)
Te lo dije, de Megan Maxwell (Innombrables 5)
Te lo dije, de Megan Maxwell II (Innombrables 5 II)

martes, 4 de febrero de 2014

Índice de críticas de Ortiga

Los libros estarán listados en orden alfabético atendiendo a la primera letra del título (eso incluye determinantes, de haberlos). Cuidado con las sagas, porque lo más probable es que estén listadas por el nombre de la serie, salvo excepciones.

Si no encuentras el libro que estás buscando, prueba en la sección de Innombrables, puede que se quedase allí. Si tampoco está listado allí, entonces claramente es que no lo he leído/criticado.

Se admiten sugerencias y recomendaciones.

sábado, 1 de febrero de 2014

Los Innombrables (1)

En fin, entre que puedo conseguir o no Bajo la misma estrella para leerlo de una vez, os dejo la primera entrada dedicada a estos libros tan pintorescos.

El-que-no-debe-ser-nombrado o.o
Con la única excepción de Pétalos de papel, los Innombrables son libros de los que no voy a escribir ninguna crítica. Simple y llanamente porque no sabría qué decir de ellos: ¿qué está mal? Todo, literalmente. Podría coger el libro entero y plantároslo con una nota que dijera «no hagáis esto en casa, niños».

En serio. No lo hagáis.

Así pues, me limitaré a, cuando me tope con uno de estos libros, apuntar acusadoramente con el dedo en su dirección y, si acaso, hacer una breve y sucinta valoración global. Para vuestro disfrute y beneficio.

Con el fin de reducir el número de entradas, normalmente no publicaré una nueva entrada cada vez que me encuentre uno de estos libros, sino que intentaré agruparlos en tríos o parejas y así aprovechar el espacio.

Bien, pues comencemos.
Free Pencil 2 Cursors at www.totallyfreecursors.com