Donde la literatura y la maldad se toman un té

sábado, 7 de febrero de 2015

La blogosfera es un pañuelo (II)

Espero que os acordéis de la entrada del viernes. 

Para los que no estáis al tanto de los acontecimientos, dejadme que os ponga al día: Monti va a cerrar el Trampero. Por lo visto está recibiendo una inmensa cantidad de emails de haters bastante perturbadores y no quiere malos rollos.

Y así, queridas malas hierbas, trolls a los que un día espero poder estrechar la cara, es como acabamos hablando de ciberacoso.

Sé que casi todos sabéis que se acerca el fallo del Neo de este año. No sé vosotros, pero yo noto la tensión en el aire (y los silencios narrativos en vuestros mensajes, y los picos en las entradas relacionadas con Corazón de mariposa y Los días que nos separan y las recomendaciones para leer otras novelas publicadas por Plataforma Neo). Las malas hierbas estábamos preparando algunas cosillas para este año, dado que parece haberse convertido en cierta tradición.

La cuestión es que, a raíz de esto y de la que está cayendo con todo el asunto de Monti, me he acordado de la que se montó el año pasado con Corazón de mariposa. Así que voy a mandarlo todo a pique y voy a hablaros de algunos temas.


[Francamente. Esta entrada es lo más cliché que he escrito en mi vida, pero como la blogosfera parece una reunión de amas de casa norteamericanas un 4 de julio al final va a resultar innovadora y todo.]

En fin. No lo comenté en su momento, a pesar de que las malas hierbas lo hablamos bastante, porque nos pareció que los ánimos andaban muy caldeados. En esta ocasión los ánimos siguen caldeados, no nos engañemos, pero por nuestra parte. Así que abramos fuego.

El año pasado, por la época en la que salió Corazón de Mariposa, se descubrió que un blog había estado plagiando reseñas y parece ser que una marabunta de bloggers quedaron por Twitter y se dedicaron una tarde a lapidar a la pobre criatura que había andado posteando reseñas ajenas. Si no me equivoco, fue Volando entre páginas, aunque creo que la autora ha retirado todas las entradas relacionadas con el tema. Si tenéis curiosidad, buscad @LittleEaton_ en Twitter.

Quiero que quede claro, porque luego la gente nos acusa de burlarnos de los gallegos, e imponernos tanta estupidez empieza a parecerme un tipo de tortura muy refinada, así que mejor nos la ahorramos. No estoy justificando el plagio (aunque sin duda, este podría haberse evitado si la gente se molestara en diferenciar un poco su estilo de escritura. Ya sabéis, eso de no esforzarse todos para expresarse lo más anodinamente posible. Pero no voy a entrar en eso). Lo que estoy haciendo es denunciar el comportamiento de los blogueros que se abalanzaron sobre una cría en un ataque organizado y brutal ante una situación que ellos consideraban moralmente incorrecta. Una cosa es hacer eso con las malas hierbas. Otra cosa es hacerlo con una preadolescente. Pero en ningún caso me parece una acción justificable.

Veréis. A veces tengo una sensación rara.

Dejad que me explique. Recuerdo bien lo que significaba ser niña. No era saltar a la comba o coleccionar gogos. Era tomarse las cosas desmesuradamente en serio. Mi hermano y yo vivíamos tranquilos sabiendo que, si las cosas fallaban y las máquinas dejaban de funcionar y el dinero perdía su valor, nosotros podríamos sacar adelante a nuestra familia en cualquier medio. Cada día era una especie de entrenamiento en ese sentido. Nos dedicábamos a imaginar qué podía salir mal en cualquier situación y a prepararnos para poder salir del paso. Mi hermano solía atarme a una silla y darme un minuto para escapar. Él hacía el papel de secuestrador y yo tenía que disimular mientras él estaba en la habitación. Peleábamos constantemente. Trepábamos. Construíamos cabañas perfectas. Pescábamos pulpos con las manos. Sabíamos encontrar agua y orientarnos. Explorábamos. Escondíamos objetos y dejábamos pistas. Memorizábamos códigos. Inventábamos enigmas para que el otro los resolviera. Recogíamos fruta en el bosque.

Pero ahora soy adulta, y he pasado mi infancia preparándome para algo que nunca ha llegado (y que probablemente nunca llegue, a no ser que cualquier día de estos se desate un apocalipsis zombie o me vea envuelta por casualidad en una trama de espionaje). En cierto sentido es desconcertante. Se supone que es así como lo enfocan los animales: para los gatos, jugar es aprender dónde están los límites. Cómo cazar, cómo hacer daño, cómo no hacerlo. En general, para cualquier bicho la infancia es un tiempo de preparación. Pero el ser humano llega a la edad adulta y no hay nada. Nuestra vida no se ve amenazada de forma cotidiana, no tenemos que luchar para sobrevivir. Y me siento agradecida por ello, no os confundáis, pero me da la sensación de que una parte de nosotros echa en falta esa adrenalina. Tengo la teoría de que ese es el motivo por el que la gente busca emociones fuertes. A veces pienso que por eso hay deportes de riesgo, y por eso todo el mundo se toma exageradamente en serio su vida amorosa y el fútbol. Por eso queremos historias más interesantes que nuestras vidas y queremos ver películas en 3D con trepidantes efectos especiales. Para poder vivirlo más. La vida se nos queda pequeña, y la ficción supera la realidad. Y la gente oye la palabra corrupción y va a una manifestación con acampada incluida, para ser un revolucionario, para formar parte de la historia, para cambiar las cosas. Creo que queremos ser protagonistas y hacer algo con todo aquello en lo que hemos creído durante nuestra infancia. Es un juego multitudinario de nostalgia y autosugestión, y me resulta insoportablemente siniestro. Y creo que por esta razón también hay una parte importante de la blogosfera (sobre todo esa que lee literatura juvenil) que quiere sentirse como la niña de Los juegos del hambre y luchar contra la injusticia como quien se enfrenta al crío que le quita los cromos a los pequeños en un patio de colegio.

Quizás esté intentando justificar de forma pseudo racional el tema de las hordas de bloggers kamikazes y los estragos que causan en la blogosfera. No nos engañemos, tampoco importa. Lo que esconde este tipo de comportamiento es algo bastante más oscuro.

De verdad, me hace tanta gracia que gran parte de los blogueros se hayan sentido rechazados, o presionados por bullies a lo largo de sus vidas. Me hace tanta gracia cuando apoyan diversas causas de este tipo en sus redes sociales. Tanta gracia, de verdad. Me gustaría sujetarlos por la barbilla y reírme salvajemente en sus oídos.

“Oh. No sabía que los bloggers fueran tan fascistas. Es bastante aterrador”, comentó Cicuta durante el asunto de Corazón de mariposa.

“Sí, es todo muy curioso. Son como blogueros mafiosos”, respondí yo.

En el fondo, se trata de lo que las malas hierbas llamamos el Síndrome de los Merodeadores (quiero que conste en acta que me rechinan los dientes de rabia por tener que sacar ahora este término, porque lo estábamos reservando para las Jornadas Rowling). Es decir, que existen ciertas personas que se creen con derecho a hacer bullying a otros, y a ser, con todas las letras, unos maltratadores y unos auténticos (como suele decir Ortiga) hijos de puta con orejas. Pero luego misteriosamente la gente les considera de los buenos, ellos mismos incluidos. Defensores de la paz y los derechos de los demás allá donde van.

Y a mí, cuando veo estas cosas, me dan ganas de arrancar uñas ajenas. Porque veréis, queridos hipócritas, sois ingenuamente malvados y completamente estúpidos. E incapaces por tanto de daros cuenta de que sois los monstruos contra lo que decís querer luchar, y de que vuestra imbecilidad es tan profunda que resulta dañina.

Sé que la gente que vino aquí a decirnos que ojalá fuéramos anoréxicas o nos muriéramos, o qué sé yo, lo hizo pensando que luchaban por una causa justa (o queriendo pensarlo, lo mismo da). Soy muy consciente de ello. Pero aunque así fuera, volveré a repetirlo: hay cosas que no son justificables. Por mucho que te creas en posesión de la verdad divina, el mundo y los principios morales no se doblegan a tus pies para que tú puedas pasar por encima de lo que se te antoje en tu cruzada esquizoide. Claramente hay algo que funciona muy mal contigo si crees que tienes derecho a juntarte con un montón de gente y a presionar a alguien hasta que pida perdón. Eso no es moral, es terrorismo. Es usar la violencia para conseguir que una persona, por la fuerza, acepte tu visión del mundo y se someta a ella. Cuando la cría del plagio publicó una entrada en su blog suplicando perdón, había algo dentro de mí que quería morirse al ver que tanta gente lo consideraba una victoria y se creían con derecho, a pesar de todo, de “no perdonar”. Ayer Monti publicó la entrada diciendo que cerraba el Trampero, y no puedo dejar de preguntarme, una y otra vez, ¿cuál es vuestro maldito problema?

No es sólo que este tipo de situaciones se parezca sospechosamente al bullying.

[Hola, Wikipedia :D

"Acoso moral es el "proceso por el cual un individuo o grupo de individuos aplican violencia –psíquica o física– en pequeñas dosis a otro individuo con la intención de desestabilizarlo y hacerlo dudar de sus propios pensamientos y afectos. De esta forma le arrebata al otro su identidad, se niega y elimina la diferencia con el otro. El objetivo de esta conducta es paralizar a la víctima para evitar que surja el conflicto, para que no pueda pensar ni comprender, mantenerla a disposición del agresor mientras sea útil y adoctrinarla."]

No. Es que el contraste con el resto de características de la blogosfera me resulta francamente repugnante.

¿Estos son los bloggers que luego se niegan a escribir nada que se salga lo más mínimo de lo políticamente correcto? Hay una norma no escrita en la blogosfera acerca de no decir nada malo de nadie, y mucho menos de un libro. Pero por lo visto, esta prescribe en cuanto alguien no respeta una de las normas de este mundillo, y entonces todo vale. Se abre la veda. La blogosfera me recuerda mucho a una sociedad falsamente utópica en la que todo es maravilloso siempre y cuando no contravengas sus reglas. Un equilibrio irreal y falsamente apacible que está esperando un traspié para desmoronarse y mostrar su verdadera cara. No hay un poder que controle que todo marche bien porque no es necesario. En la blogosfera reina el biopoder, simple y llanamente.

Para los que os preguntéis qué es biopoder, una vez oí a alguien definirlo de una forma que me pareció muy gráfica: una cárcel sin celdas, en la que los presos nunca escapan, nunca abandonan el espacio asignado porque no hay paredes entre ellos. No hay guardias. Son los presos los que se vigilan unos a otros.

Dejadme que os pregunte algo: ¿no se supone que toda esta gente apoya la libertad de expresión? ¿No lo repiten a todas horas? ¿No se jactan de lo mucho que les gusta leer y expresar sus opiniones en sus blogs? ¿O sólo cuando es para decir cosas positivas, nada de verdades incómodas? ¿Cuántos de estos bloggers han puesto en sus redes sociales la etiqueta de Je suis Charlie? Creo que internet nos da a todos la falsa idea de que nuestra opinión importa y queremos que nuestra voz se oiga sobre todo el ruido, queremos la cresta de la ola. Lo que no queremos es tener que mirarnos al espejo.

Alguno me acusará de estar siendo injusta. Qué puedo decir. Me resulta muy hipócrita tanto servilismo extremo por un lado y tanto bully encubierto por otro. Honestamente, a veces tengo la sensación de que muchos bloggers son buenas personas hasta que encuentran la excusa para no serlo. Aunque sé que estos linchamientos no son sólo algo propio de la blogosfera. Hay mucha gente que se siente fuerte en el anonimato y en la presión de grupo, y se cree con derecho a todo para defender sus causas aprovechando que internet es el lugar perfecto para insuflar este tipo de valor en los cobardes.

Para muestra un botón. Hace poco descubrí un vídeo gracias a nuestra Amaranto. En él, un youtuber que había expresado una opinión negativa hacia un grupo llamado Los Gemeliers, recibió el ataque de unas cuantas adolescentes zumbadas amenazándole.

Por cierto. Ortiga se declara fan de este youtuber.

[Personalmente, no conocía el grupo. Ortiga opina que cantan mejor que ella, pero eso es fácil. Lo que realmente nos hace llorar de risa son sus caras y su sobreactuación en los videoclips (en plan, lo vivo mazo). En realidad no quiero ponerme a hablar de estos chicos porque no viene al caso, pero ¿habéis visto algún videoclip suyo? Cielos.]

Tengo la sensación de que toda esta entrada consiste en repetir una serie de argumentos tan obvios que me estoy sintiendo muy estúpida (evidentemente no tanto como ciertos bloggers con opiniones intensas sobre los gustos y el criterio de los demás). Quizás es porque acabo de volver de París (Paris est Charlie, y todo eso). Pero al mismo tiempo el empirismo dice a gritos que no se trata de algo tan obvio cuando esta conducta es socialmente aceptada en la blogosfera. Es más, se anima a este tipo de comportamiento. ¿Habéis curioseado por Twitter? Hay una especie de camaradería que nace de apalizar verbalmente a un blogger entre varios, algún tipo de causa bendita, una especie de hermandad de guerra. No, de verdad, ¿qué es esto? Sólo veo un grupo de adolescentes déspotas que gritan libertad. El Capitolio ha cambiado de sello: ahora firma como el Sinsajo.

37 comentarios :

  1. ¡Hola! Igual no debería empezar por el final, pero tengo que decirlo: me he enamorado de tu última frase. De forma total y absoluta, así que si no me gustara ya el blog, me habrías ganado sólo con eso xD

    Y ahora yendo al tema, estoy muy de acuerdo con todo lo que has dicho. Yo me considero una de esas bloggeras políticamente correctas, pero no porque crea que insultar a un libro por el blog sea algo que no se hace (o por miedo a las críticas), sino porque creo que de todo se puede sacar algo bueno, y es éso lo que intento resaltar en mis opiniones. Como además mis únicos conocimientos sobre el tema son que llevo años leyendo, pues tampoco puedo ponerme a criticar seriamente sobre un libro más allá de mi opinión personal, que es lo que hacemos casi todos.

    El problema es que internet nos hace fuertes, y nos da una falsa sensación de protagonismo. Y, como dices al principio, yo creo que en general nos faltan emociones: yo lo reconozco, me gustaría ser la heroína del cuento, la protagonista, la que salva el mundo y elimina al malvado. Pero eso no es razón para creerse con derecho a ser juez, jurado y verdugo; que alguien haga algo mal no te da derecho a hacer una campaña terrorista en su contra aunque quieras ser el salvador del mundo. Igual que esas personas que hacen críticas humillantes a las chicas que escriben malos fanfics (he leído muchos fanfics, sí xD), y que parecen sentirse bien resaltando todo lo que otros han hecho mal. Se puede criticar todo lo que se quiera, pero conservando un mínimo de respeto, tanto al trabajo de otras personas como a sus opiniones. Que poder llamar a alguien gilipollas impunemente no significa que esté bien hacerlo.

    Me da la sensación de que la gente que se mete tanto con opiniones un tanto radicales como las vuestras es porque se siente atacada: "si a mí me gusta un libro y alguien dice que es superficial, absurdo, etc, está diciendo todas esas cosas de mí, y me hace sentir tonto". Y, también, porque es muy fácil justificar un ataque a alguien que ha hecho algo mal (como el ejemplo del blog que pusisteis arriba), y de esa forma pensar que estás haciendo lo correcto y sintiéndote superior por ello. Hay que aprender a relativizar un poco, y a respetar, aunque la persona a la que insultes esté al otro lado de una pantalla.

    Pero lo dejo aquí o voy a terminar poniendoos una parrafada enoorme xD Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Bueno, voy a ver si me organizo por partes, porque tengo varias cosas para comentaros. Lo primero de todo es que, aunque desde mi punto de vista El trampero de libros se pasa algo con algunas entradas, en otras veo que coincido bastante con su perspectiva del libro en cuestión (ejemOSCUROSejemLASELECCIÓNejemOSCUROSejem), mientras que en otras me ha dado hasta pena (ejemMIHOMBREejem). No considero que valga la pena molestarse tanto por esa gente , que seguro que son adolescentes sin educación de ninguna clase. Eso es lo que le ha pasado a Auronplay con las gemeliers (me encanta cómo estáis de desconectadas del mundo musical, de verdad), lo que le está pasando al trampero y lo que os ha pasado a vosotras, y tened por sentado que os seguirá pasando, porque así de descerebradas son algunas. Es que una cosa es deciros que el libro X me gustó por esto y lo otro y otra desearos la muerte, que fueraos anoréxicas, sacar de contexto vuestras palabras, y esas cosas. Y ya no hablo del tema de los correos, porque eso tiene narices. No me quiero ni imaginar qué cosas le habrán escrito al trampero, porque prefiero no hacerlo. Estaría bien que pudierais hacer lo que hace Auron; llamar a sus partes (porque seguro que son adolescentes ) y contarles a sus padres a qué dedican su tiempo en internet. Ya veréis las ganas que tendrán de volver a dar por saco, ya veréis... No podría estar más de acuerdo con vosotras y con el tema de la hipocresía, porque es lo que son: unas/os hipócritas que quieren libertad para ellas/os y a los demás que les den, eso sí, exogiendo respeto e insultando. Muy coherente todo, sí señor.

    Bueno, ladies, (creo que os llamaré así a partir de ahora) ya he dicho lo que quería decir, o por lo menos eso creo, que me parece que me ha salido un buen testamento, pero en fin... Tenía que decirlo.

    Saludos!!

    E.

    Pd: ¿habéis visto el vídeo de Cómo ser swag? ¿Y El retrovisor de Alberto? El de la play station 3 también es digno de ver; el tío pica a la gente de una manera... Jajaja, es impresionante, aunque yo me quedo con los vídeos dedicados a responder preguntas de foros. Esos son geniales.

    ResponderEliminar
  3. Mu' fan de AuronPlay. Lo descubrí hace un par de meses y me meo. Ese tío tiene candela para todo el mundo XD Los niños de Gemeliers no son malos, yo los he visto crecer en un programa infantil de Canal Sur (Menuda noche), y eran muy graciosos y cantaban bastante bien coplas. Pero fueron a La Voz Kids y Telecinco se empezó a frotar las manos... Y aquí estamos. Que, tío, yo no recuerdo ser tan retrasada mental cuando era fan de las Spice Girls o de los Backstreet Boys, ¿qué les pasa a las generaciones de hoy en día? ¿Será que como antes no teníamos internet nos guardábamos nuestras opiniones para nosotros mismos?

    No niego que he sentido la tentación de darle un poco de su medicina a la persona que le escribió a Monti en el blog (escribe una historia en Wattpad, cuna de fanfinctions mierder como "After"), para decirle: "¿quieres opinión imparcial? pues toma, dos tazas". Pero luego me he acordado de que tengo cosas más valiosas que hacer con mi tiempo (como matar Sims en la piscina).

    Y lo de los blogueros abanderados por causas "justas" me recuerdan al típico agente de la CIA que va en contra del sistema y que tiene sus propias reglas, que mata secundarios a puña'os para defender una niña inválida o un secreto, pero, eh, es el bueno de la película. Toda su violencia está justificada.

    ResponderEliminar
  4. Pues yo sinceramente, prefiero blogs más ácidos. Cuando vi que el trampero de libros cerraba justo el día en que entraba a su blog, me sentí bastante tristonga.

    La cosa es que a mí la mayoría de los blogs me aterran. Conozco algunas escritoras que publican vía web, amazon, etc, y tienen sus blogs. La mitad de reseñas son a libros de otras amigas escritoras, y se forma así una especie de círculo de letradas que toman el té de las 5 mientras hablan de los románticos pasajes de Romeo y Julieta.

    Y a mí me daba pánico porque claro, siendo la mayoría novelas de amor (tema que sinceramente no me llama mucho excepto para dar unas pinceladas con ellas en algunas contadas páginas de mis historias y a personajes secundarios, porque es lo que considero el amor en algunos casos: secundario), yo me encontraba de repente en un mundo que al parecer tenía una opinión objetiva, y era yo la equivocada, y como dijera algo (incluso con educación, tipo "A mí sinceramente no me llama mucho la novela, lo siento"), sentía que miles de ojos de ese círculo de escritoras se posarían en mí con rechazo, con mucho rechazo.

    Por eso al encontrar este blog me sentí aliviada. Hay blogs cuyas opiniones incluso quizás no compartes, pero al menos te ríes, o ves las cosas bajo otro cristal. O incluso más aún...

    Una de las cosas más completas que creo que hay a la cosa de escribir es desarrollar un personaje. Muchos de ellos adoptan los valores morales del escritor: amor a la paz, la justicia, el bien sobre el mal, etc. Quizás algunas pizcas de carácter, de manías, algunas puntitas para no hacerlo tan clónico.
    Sin embargo, ¿y lo difícil que debe ser crear un personaje contrario a tus valores morales? Malvado, ruin, puede que homófobo, que maltrate animales, o cualquier cosa. Crear algo así debe ser complejo, y puede que desagradable, pero yo creo que es porque hay que obligarse a mirar por otro cristal para desarrollar este personaje.

    Y más o menos lo mismo con la libertad de expresión; las opiniones habría que mirarlas a veces con otro matiz, pero para mucha gente es complicado porque solo quieren usar un tipo de cristal.

    No estoy defendiendo con esto ni mucho menos cosas como el asesinato, o maltrato a animales, homofobia, violación, etc, que son cosas que prefiero que solo ocurran dentro de la ficción. Pero cosas como estas, del acoso que ha recibido Monti o la cantidad de trolls que os han acosado a vosotras, podría ser el caso.

    ¿De verdad hay gente dispuesta a quemarse los nervios por una reseña que (por mucho que hiera tus gustos) no comparte tu opinión? ¿De verdad hay gente tan sumamente infantil y encefalograma plano que es capaz de perder su supuesta compostura y educación para arremeter contra alguien que critica algo que te gusta?¿De verdad hay gente con el gran descaro para ir siempre con sonrisitas en blogs y luego sacar un basilisco interno? (Un basilisco con plumas, entiéndase)

    ¿De verdad, de verdad hay gente que es tan capaz de mentirse a sí misma?

    Porque sinceramente, creo que es lo que hay: que no solo se ocultan en sus propias y "perfectas" opiniones, sino que sin salir de ellas, diciéndose una y otra vez "lo que amo es perfecto", se están mintiendo. Acosar a otros cuando van de cultas en sus blogs de círculos mafiosos de reseñas compradas, es de cobardes.



    A la gente le encanta la libertad de expresión, pero bien que encierran en sí misma lo que de verdad quieren expresar, ¿eh?

    ...

    ...
    ¿Qué diantres acabo de decir? Cuando escribo parrafadas acabo soltando cosas cuyo hilo se pierde.

    Resumiendo: QUE ESTOY MUY INDIGNÁ y que la gente aprenda de una puerca vez a recibir críticas, que parece que están hechos de merengue de fresita. Co....codrilos ya.

    Alex.

    ResponderEliminar
  5. Esta gente, en mi opinión, son exactamente como el protagonista de El Ejército Negro: es un niño inmensamente cobarde que sólo se atreve a enfrentarse a su bully cuando tiene a su lado a un monstruo dos por dos con dientes del tamaño de katanas; y ya no es que "se enfrente a él", es que lo apaliza y humilla de mala manera, porque puede (bueno, no él, su guardaespaldas particular, porque él sigue siendo un cobarde), ¡y encima se siente un héroe!

    Pues estos curiosos bloggers, lo mismo: se esconden tras el monstruo del número, se crecen hasta creerse invencibles, y ya entonces atacan. Y ¡de qué manera!

    La gente es que no tiene sentido de la mesura, ni del autocontrol (bueno, ni de la justicia y la moral, pero eso es otro tema más largo).

    Si es que Internet, como cualquier arma, no debería dejarse simplemente al alcance de cualquiera. Tendría que venir en un frasquito con etiqueta: mantener fuera del alcance de los niños (reales o mentales).

    ResponderEliminar
  6. Venía a comentar la entrada anterior para dar señales de vida y eso, pero me he encontrado con esta y en fin, creo que has reflejado el lado oscuro de la blogosfera literaria muy bien.

    Por estas cosas, por las de la entrada anterior y porque una ya está mayor para meterse en estos berenjenales XD duré tan poco como "blogger literaria" era un patio de colegio con peleas día sí y día no y aunque fuese una cotilla me mantenía y me mantengo al margen por motivos como estos: una gran parte de la bloggosfera literaria, o la que más ruido hace, es adolescente o preadoslescente y cebarse con ellos por mucho que se tenga razón me parece muy feo (cada día doy gracias por haber crecido en los 80 sin redes sociales, ni blogs de nada, esto es como GH: todo se magnífica).

    Por otro lado, veo que hay mucha gente que confunde lo que puede ser una buena novela con sus gustos, es decir: si les gusta es buena, si no es mala...y por ahí vamos mal...claro, que esto lo achaco muchas veces a la edad de los lectores, el poco recorrido que puedan tener y el penoso momento literario que les ha tocado vivir de distopías que no lo son, romances que no lo son, vampiros que no lo son,...y portadas clónicas.

    Y siendo autocrítica tampoco me considero la mejor lectora, pero sí intento ser selectiva y escoger entre lo que me puede gustar, me puedo tropezar con algo horrible de vez en cuando y no pasa nada.

    Creo que ya me he enrollado mucho XD

    ResponderEliminar
  7. Hola! Excepto en lo de las manifestaciones comparto totalmente lo que has dicho y me pregunto si habrá algún mecanismo para evitar el ciberacoso.
    Algo más allá don't feed the trolls.

    Con respecto al bully, creo que es más que la blogosfera, vivimos instalados en él. Desde periódicos, rádios y tv, somos testigos de acoso. Da igual que sea política, corazón, fútbol o un vergonzoso programa de libros en la 2.
    Lo que sí me gustarîa es que no caigais en el error de pensar que este comportamiento viene solo por parte de adolescentes.
    No sé cual puede ser la solución más allá de la decisión personal de cada uno sobre su comportamiento.
    Os mando ánimos y un saludo.

    Pd: Os pongo mi caso. El mio fue al revés, se me ocurrió hacer un comentario a la bloguera de turno y al día siguiente me escribió una entrada poniéndome de analfabeta para arriba. Ser diferente se paga.

    ResponderEliminar
  8. Bueno, como otros comentarios ya han expresado por mí lo horrenda que es la doble moral me limitaré a decir que espero con ilusión las Jornadas Rowling. Yo también les cogí mucho asco a los merodeadores, así que espero que los pongáis a caldo. En serio ¿a cuento de qué había que poner esa escena en el quinto libro? ¿Cuál era extactamente la intención de la autora, que pasaramos de decir "que pena que se han muerto" a "bah, unas alimañas menos"? Porque eso es lo que consiguió conmigo. Por cosas similares en varios libros acabo poniendome de parte de los malos y deseando que ganen, por lo menos ellos son sinceros y tienen claro lo que son.

    Me despido. M.

    ResponderEliminar

  9. La tactica del whiteknighting - que es precisamente de lo que estais hablando aqui - es la que esta convirtiendo el panorama videojueguil en mierda, y todo porque las autoproclamadas feministas y los putos niños rata tienen que ser las que tienen la polla mas grande. Bueno, quitad lo de los niños rata, eso solo hacen swating - eso de denunciar a las autoridades pertinentes que quien les jode en el call of duty es un terrorista y al pobre jugador contrario le entra el ejercito por la puerta.

    Eso es justamente a lo que esta llegando el panorama bloguero literario, a que unos putos niños rata vengan jodiendo y que todo sea call of duty porque es lo unico que les gusta y a que los putos whiteknighters impongan su mandato de que todo tiene que ser pulcro, limpio y politicamente correcto.

    Vais a llegar al nivel del swatting y el doxxing si no poneis fin a esto os lo advierto, que si creeis que el panorama español esta mal, deberiais de ver el americano que es donde me muevo yo, ese si que esta calentito de la hostia.

    Memeces gamer a parte, yo he sido victima de bullyng y dominacion hasta el año pasado, y salir de ese tipo de entorno para los dominados es no solo dificil, sino a veces casi imposible. Yo sali porque me dije a mi misma basta.
    No es por ser whiteknighting, ni por ser alborotadora, pero es que la unica solucion para estas mierdas es decir basta.
    Ya se use la tactica de ponerlos en ridiculo publicando sus mails basura o lo que sea.
    Hay que decir no y punto.
    A los trolls se los debe de tratar como trolls y ya esta, si creeis que a Sarkeesian por muy famosa y miembro del gamersgate que sea se la tiene en cuenta, creedme que no, a un puto troll anonimo que nadie conoce deberia de importar todavia menos lo que diga o haga.
    Lo que es mas cachondo es que este tipo de acosos en USA a veces lo hacen las editoriales y los mismos autores. Y la respuesta deberia de ser la misma, para todo.

    Yo sufro hasta dia de hoy difamacion en la red y en mi vida real por esos gilipollas que me han tenido bajo una correa durante años.
    Han llegado a cerrarme post en foros contando lo que paso al llevar la conversacion a un rerreno total y completamente personal atacandome directamente. He sufrido incluso un robo, intentos de lavarle el cerebro a mi madre... de todo.
    Y cuando mejor me senti es diciendoles a su puta cara, NO.

    Hay que hacer lo mismo, decirles NO es su puta cara, ya sea civica o al estilo 4chan.
    Y que los jodan.

    ResponderEliminar
  10. Mirad, conmigo también se han metido durante años un reguero de furcias y chonis descerebradas. Hasta que no me defequé en sus asquerosas vidas de ir de botellón en botellón y tirándose a todos los que podían, no me dejaron en paz (bueno, y que mis padres fueron al colegio a ponerles a parir, que mucha religión y muchas mierdas de esas, pero a la hora de proteger al alumnado de esas situaciones, que nos den).

    Por lo tanto, os entiendo cuando habláis de esas situaciones, os entiendo bastante.

    Anónimo que habla de que esas cosas no solo las hacen adolescentes, mentalmente sí que lo son. Físicamente igual no, pero mentalmente sí. Además, no sabes cuánta razón tienes cuando dices que el ser diferente se paga.

    E.

    ResponderEliminar
  11. Comparto todo lo que has dicho, y diré porqué: Yo sufrí ésto. Cuando salió 'Un beso en París', yo le puse un 5/10, dije que me había gustado, pero que tampoco era para correrse: Recibí un aluvión de comentarios anónimos insultándome a mí directamente, y e-mails haters. A partir de ese día filtré los comentarios de mi blog: Osea, si no los aprobaba no saldrían, y los anónimos tampoco podían postear (cosa que no me gustó, porque he recibido comentarios muy interesantes por parte de anónimos). Tomé éstas medidas pero no cerré el blog, pero me di cuenta de que si decía cosas que no gustaban (y ojo! No puse el libro a caldo ni nada!!) me iban a matar, y no uno, ni dos, sino varios. Como dice Aura más arriba, en USA hay casos de los mismos autores (recordemos el caso de La Selección).
    Yo tengo varias teorías respecto a editoriales y demás en el panorama español, ahí lo dejo.

    ResponderEliminar
  12. Bueno, bueno, niños, mantengamos las formas xD Que si empezamos a todos a cagar, esto va a oler muy mal muy rápido...

    Pero sí, os entiendo. Y sí, los que hacen estas cosas no son solos los adolescentes (aunque mentalmente parezcan todos conservar la etiqueta), de la misma manera que (gracias a Dios) no todos los adolescentes se dedican a estos pasatiempos.

    Yo lo que opino es que toda respuesta a una agresión tiene que estar equilibrada. No puede ser que te dejes agredir impunemente, pero tampoco puede ser que alguien te estornude encima y tú le saques una navaja, ¡vamos a ver! Un poquito de moderación. Que es que parece que en este mundo todo es un drama.

    ResponderEliminar
  13. Vale, que sepáis que os quiero a TODAS como amigas....creo que al final me volveré un loco pero es que vuestras entradas son sakvhjkvmslñ,csakj, y tenéis razón en todo (la mayoría de veces la tenéis).
    Y pues eso, que si un día os levantáis y falta una de vosotras, ya sabéis con quien estará (y si, es una amenaza xDDD).
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  14. Yo os dije al principio cuando os conocí que tuve que leer dos veces vuestra reseña para entenderla bien, pero al principio venía para deciros que os habíais excedido con el tono, pero luego algún hado del destino hizo que pensase y luego ver y decir, Bego, si aquí no ha habido falta de respeto, sino un par de cojones bien grandes para hacer semejante entrada. Y me hice fan vuestra. Luego afiancé mi fanatismo con la reseña de Ex Libris, que me encantó por motivos personales-twitteros relacionados con la autora (soy de las que piensan que, según como sea el autor, el libro puede ser de una manera u otra). Aunque no suela comentar mucho, porque a veces, para dejar una mierda de comentario (no hater) os leo en las sombras. Y con lo de Neo, va a traducir una obra y media blogosfera anda lamiéndole el culo a la editorial (aunque lo raro es que no se lo lamiera, tienen a Neo en un pedestal)

    También recuerdo el caso de la pipiola plagiadora. Vi todos los bloggers que la lincharon, aunque en parte los entiendo. A ver, yo me tiro como mucho un par de días (o incluso una semana) para hacer una reseña y, de hecho, llevo casi 3 haciendo la reseña de The Hour y no hay manera de avanzar para que quede decente y si veo que una persona va y copia y pega, ese trabajo me lo tira por la borda. Y la chavala esta, por "falta de tiempo" copió varias.

    Recuerdo que leí su entrada (tristemente borrada) donde se justificaba así y que iba a cambiar. Resulta algo incoherente que fuera plagiando cuando tenía banners de "be original" y eso. Y meses más tarde, hablando con otra blogger salió el tema de nuevo. Esta chica solía hablarse con la plagiadora y le preguntó si habría seguido plagiando si no la hubieran pillado. La nena dio a entender que sí, así que yo desconfío y me temo que no tardaría mucho en reincidir. Pero muchos la han perdonado, parece ser.

    En cambio a Monti por expresar su opinión, lo han linchado, haciendo que se harte y cierre su blog, que si él lo quiere cerrar, habrá que entenderlo, pero me da rabia que deje ganar a esa gente. Si decide volver, yo me alegraré mucho.

    Yo también prefiero estos blogs donde podemos expresar lo que pensamos y parece que no nos da miedo las críticas. Ojalá sigáis así, que hacemos falta (suena pretencioso que me incluya, pero hay tan poca gente que lo hace...)

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  15. Suelo mantenerme al margen de las polémicas blogueras y tal vez por eso paso desapercibida por la vida... pero en todos los años que llevo on line, es cierto que he visto ya por lo menos cuatro o cinco veces esto de lo que estáis hablando.

    La gente es dictadora por naturaleza y piensa que su opinión impera sobre la de los demás, y más en el pequeño universo personal que es el Blog de cada uno, allí pueden soltar toda la podredumbre sobre quien quiera con solo teclear y publicar.

    Y esto se puede aplicar a Blog, perfil de red social ,etc... La gente se ceba con el pobre de turno en el que recaen las miradas de todos los que se aburren mucho en su vida cotidiana. Pero es que algo hay que hacer, por alguna causan deben de luchar, no?

    En mi opinión, lo mejor que se puede hacer es ignorar a esos maltratadores en potencia. Tanto los que lo sufren como los que son morbosos espectadores. Así la bazofia que escupen caen en saco roto. Si te insultan en tu Blog, perfil... Comparte lo, riete de la vida... No dejes que te afecte. Porque hay que aceptar criticas, consejos,etc... Pero ñu humillación ni maltrato.

    Me ha gustado la entrada vuestra, pero también opino que le da más leña a un fuego que deberíamos ignorar para que se apague. Porque gente que piensa como vosotras cotillerá sobre el tema si no se había enterado y los aludidos moverán aun mas la mierda defendiendo sus posturas.

    Lo dicho... Corramos un estúpido velo.

    ResponderEliminar
  16. Uhm. Bego, me parece lógico y razonable que cualquier persona a la que plagien reseñas se enfade. Aunque las escribiera en un momento y no les dedicara esfuerzo. Lo mismo da. Es su trabajo, son sus palabras. Pero una cosa es eso y otra cosa muy distinta es lo que se desató aquellos días en Twitter y en el blog de la cría. No sólo comentaron allí los implicados, y no todos lo hicieron de una forma sensata. Francamente, me da igual si esa niña es una hermanita de la caridad o una evil mastermind, o cualquier cosa entre medias. Me da igual si habría seguido plagiando o no en caso de que no llegaran a pillarla. Eso es totalmente independiente de lo que intento contar aquí: lo que se hizo aquel día fue una bestialidad.

    Quiero decir que nuestras acciones no son moralmente buenas o malas según quien sea la víctima.

    Por cierto, Amarie, estoy en absoluto desacuerdo con lo que comentas del silencio ante este tipo de comportamientos. Por mil motivos. Porque me parece que hay muchas personas que pecan de lo que menciono en la entrada y nunca se han parado a analizar lo que hacen, y si nadie dice nada nunca tendrán motivos para hacerlo. Porque hay quien no tiene fuerzas, o quien está tan metido que no puede hablar, y el silencio lo único que hace es aplastar a esa personas. Porque si nosotras, que somos unos malos bichos y no tenemos problema en hablar, nos callamos, habrá personas en una situación parecida que ya no podrán beneficiarse de nuestras palabras. Porque creo que, en general, a todos nos conviene ser un poco más conscientes.

    Mira, cuando hablo de estos temas siempre recuerdo de una frase en una canción de The cranberries (Zombie): When the violence causes silence, we must be mistaken. No prueba nada y no viene al caso, pero la recuerdo igual.

    ResponderEliminar
  17. Yo entendí el enfado porque que te plagien jode y algunos que se metieron eran afectados (por así decirlo. Luego ya la avalancha ya fue excesiva, sí. Pero yo con 13 años sabía lo que es plagiar. En fin, yo espero que no vuelva a hacerlo, eso sí. Pero luego la blogosfera ignora otros plagios (y spam masivo) y estos acosos como el de Monti son lo peor que le puede pasar a la blogosfera, según ellos.

    Pero en fin, ojalá todo al final salga claro y hayamos más gente manifestándonos.

    ResponderEliminar
  18. Una entrada muy edificante. Has expresado ideas que de vez en cuando rondan por mi mente, pero yo nunca las hubiera abordado de manera tan magistral. Recuerdo un par de chicas de la universidad. Eran unas firmes defensoras de los derechos de las mujeres. Se mostraban especialmente susceptibles con la situación de las mujeres en Oriente Medio. Y en la misma clase había una chica musulmana que también hablaba de libertad e igualdad en los debates que organizábamos en clase, pero a la que nunca llegaron a tomar realmente en serio por ocultar el cabello tras un velo. Supongo que daban por hecho que estaba obligada por alguien de su familia a llevarlo, porque todavía estaba soltera. Independientemente de que pudieran tener o no razón estas chicas, me pareció repugnante ver como se reían y burlaban a sus espaldas. A veces, las personas que más hablan de ética suelen ser las que más carecen de ella. También me viene a la mente lo mucho que se ataca a los niños rata. Los críos pueden llegar a ser muy cansinos, y eso lo dice alguien que trabaja con ellos una o dos horas por semana, pero no puedes desquitarte con ellos a base de insultos, sobre todo cuando lo único que hacen es dar el coñazo en videos que no es necesario que veas. ¿No se han parado a pensar estos gamers adultos en el daño que pueden hacer? Muchos dirán que ellos no eran tan ridículos a esa edad, y puede que algunos tengan razón, pero, leñe, contrólate un poco, que no dejan de ser niños.


    "Una cosa es hacer eso con las malas hierbas. Otra cosa es hacerlo con una preadolescente. "

    Me habéis emocionado con esa frase. Por mucho que pongáis ese dibujo tan mono de la niña abrazando al zorro ese de estropajo, yo siempre os imagino como las dos brujas malvadas de Oz, pero tras esta entrada ahora os imagino como dos rollizas y esponjosas hadas madrinas. Hierbas buenas!

    ResponderEliminar
  19. ... ¿Hadas? ¿Se puede saber qué te hemos hecho nosotras?

    No, de verdad, nos va más la versión brujas de Oz. Excepto por la parte en que una muere aplastada por la caída del inmueble y le roban los zapatos.

    No es personal, pero a las hadas les tengo un tipo de alergia homicida muy particular.

    ResponderEliminar
  20. Me ha gustado mucho esta entrada y estoy totalmente de acuerdo con vosotras en la necesidad de denunciar el ciberbullying. En el fondo estos acosadores buscan una manera de ejercer un poder que creen merecer, lo que da mucho miedo. Por ejemplo, en el caso de esta chica de la que habláis no creo que nadie pueda pensar que acosando a una chica de 13 años se vaya a acabar con el plagio en Internet (ante el cual la indignación es muy legitima, pero hay formas y formas).
    También pienso que aunque haya colectivo que sean más propicios a este comportamiento que otros es algo que se repite en todas partes: las mismas gemeliers que reaccionan de manera tan exagerada a un vídeo que critica a sus ídolos probablemente sean igualmente acosadas por sus gustos musicales y así se crea un circulo vicioso que se alimenta en blogs y twitter.
    Yo he llegado a ver amenazas de daño físico que me han puesto los pelos de punta e incluso conozco casos de mujeres, cuyos datos se han publicado en Internet y como consecuencia han tenido que dejar sus casas por miedo de sus acosadores que estaban indignadísimos por cualquier motivo random.

    ResponderEliminar
  21. Zarza no he dicho hacer voto de silencio, he dicho ignorar a los maltratadores. Que no se sientan apoyados, ni el centro de atención del momento.

    ""Si te insultan en tu Blog, perfil... Compártelo, ríete de la vida... No dejes que te afecte. Porque hay que aceptar criticas, consejos, etc... Pero no humillación ni maltrato""

    ResponderEliminar
  22. Lo sé, no me refería a esa parte. Me refería a esta otra:

    "Me ha gustado la entrada vuestra, pero también opino que le da más leña a un fuego que deberíamos ignorar para que se apague."

    No creo que los problemas desaparezcan a fuerza de ignorarlos. Si quiero apagar un fuego le echo un cubo de agua encima, no me arriesgo a dejarlo solo y que queme el bosque.

    ResponderEliminar
  23. Amarie F.A., yo creo que la clave en este caso en particular es que mucha de esta gente no actúa de esta manera que estamos denunciando por "maldad", sino por ignorancia. Si fuese maldad, y ganas de ser el centro de atención, definitivamente, el silencio me parece una herramienta de lucha muy útil (don't feed the troll), pero cuando se trata de ignorancia, estoy con Zarza: corres el riesgo de que se te queme el bosque.

    ResponderEliminar
  24. No he leído los últimos comentarios, sorry e.e

    Pero vamos, solo quería añadir que no es la blogosfera la que está ¿corrompida? los blogs son plataformas, altavoces para expresarse igual que el resto de la red.

    El problema es la gente, la sociedad, aquí es donde está el problema. Desde luego que si un adulto insulta y amenaza es grave, pero que lo haga una niña me parece mucho más grave todavía, tal vez sea por imitación de lo que ve a diario en todas partes. Amenazan a cualquiera y se quedan tan anchos sin pensar en las consecuencias, quiero pensar que estas cosas no se dirían en una situación cara a cara en la mayoría de casos, no sé si es ser muy ingenua.

    Y también he recibido insultos de trolls en otros blogs que no son literarios, simplemente por expresar mi opinión de una forma bastante neutral, solo porque pensaba lo contrario que algunos fans, en fin.

    Vamos, que alucinando me hallo con este tema. Y no me refiero a estos casos concretos, es mucho más.

    ResponderEliminar
  25. ¡Hola, malas hierbas! MUY de acuerdo con que el bulling se ha instalado en la blogsfera como una peste, (lo peor es que muchas veces lo llevan a cabo personas que DICEN que lo han sufrido en sus carnes, por eso del escritor torturado, para dar penica y tal) La gente se esconde mucho tras el anonimato (cof, cof, sí, yo escribo como anónima pero no para insultar a nadie) y esto contrasta mucho con el maltrato "habitual" o "clásico" en el que tenías cara a cara a la persona que te insultaba, lo cual, al menos, requería un poco de valentía y un poco de riesgo, (cualquiera podía llevarse un tortazo o un tirón de pelos) pero ahora no hay ninguno tras los anónimos, donde se esconden insultos y vejaciones de todo tipo, muchas veces, sin posible réplica.

    Y sí, es triste que todos esos amantes de la libertad de expresión sean tan sectarios y "fans" (al nivel de believers directioners-o como se escriba-) locos que no saben ser objetivos (o simplemente no saben aceptar opiniones diferentes) y que se dedican a gritar sus pensamientos como si de verdades universales se tratasen.

    De todas maneras una cosa me ha llamado la atención de la entrada: ¿qué tiene que ver el Neo? ¿El concurso o la editorial se han manifestado sobre este tema? No creo que la autora de Corazón de Mariposa tuviera la culpa de todos esos orcos que salieron de Moria para invadir vuestra reseña sobre ese libro, ¿o sí?


    Un saludo hierbecillas :P

    ResponderEliminar
  26. No puedo estar más de acuerdo con vosotras. Ya era hora, joder, de que alguien dijera de una puñetera vez lo que de verdad se cuece en la blogosfera. Que te lo pintan todo de color de rosa, en plan "somos superamigos, la chupipandi, mira cómo molamos", y luego resulta que hay más hipocresía y falsedad que otra cosa. Que parece que tienes que lamerles el culo a todos, sin excepción, o si no se juntarán todos e irán a por ti por opinar distinto. Esas actitudes de verdad que me ponen enferma, porque es que, a ver, cada lector es un mundo y dos personas no leen siempre el mismo libro. Y digo yo que ahí es donde está la gracia, no sé, a mí al menos es lo que más me gusta de tener un blog: compartir opiniones, contrastar, ver los libros (o películas, o lo que sea) desde otro punto de vista distinto al mío. Creo que eso es lo mejor de tener un blog, o al menos una de las mejores cosas, porque te hace abrirte de miras y ponerte en la piel de otro.

    Así que de verdad que no entiendo a esas personas que no saben aceptar una opinión negativa de un libro que adoran. Yo, por ejemplo, detesto Bajo la misma estrella, pero no se me ocurre ir a los blogs de las personas a las que sí les gustó para insultarles por eso, o ponerlos verdes a sus espaldas, o emprender una cruzada contra el libro y sus fans (he puesto ese como ejemplo, por lo famoso que es y porque a mí no me gustó, pero es sólo eso: un ejemplo). No se me ocurre unirme a otras personas a las que no les gustó el libro y empezar a criticar y/o insultar a los que lo adoran. Es que a medida que lo escribo me estoy riendo por dentro porque lo veo como una auténtica estupidez xD ¿Acaso van a cambiar los gustos de los demás porque yo (o cualquiera, vaya) los insulte o despotrique contra su libro tan querido? O, igualmente, si se trata de un libro que me gusta y a otros no, ¿van a cambiar los gustos de esas personas si yo los insulto por detestar un libro que yo adoro? Es que, de verdad xD Es tan absurdo que me entra la risa.

    Por desgracia hay gente que lo hace y se debe a una de las cosas que comentáis en la entrada: los fans asocian un insulto al libro con un insulto a ellos mismos. Lo que igualmente me parece una estupidez. ¿Qué tiene que ver una cosa con la otra? ¿Ha ido el autor del libro a tu casa o a tu blog a llamarte estúpido por gustarte tal libro en cuestión? NO. Tan sólo ha dicho que a él/ella no le gustó y ha explicado los porqués, ya que, al fin y al cabo, es su blog. Y al ser SU blog, tiene absoluto derecho a poner lo que le salga de las narices. No creo que una persona que escribe una reseña negativa lo haga pensando precisamente en ofender al autor o los fans del libro que sea. Es que hay que ser muy egocéntrico pa pensar eso, leñes.

    En fin, no me extiendo más porque vosotras ya lo habéis explicado bastante bien todo :P Tan sólo recalcar que os aplaudo por haber dicho de una puñetera vez lo podrida que está, en líneas generales, la blogosfera (sus excepciones tendrá, que no es bueno generalizar). Y que lamento de veras que haya bloggers, como Monti, al que mencionáis, que se vean obligados a cerrar sus blogs sólo por dar su opinión. Manda narices que luego esos blogueros que van de santos y de chachis anden pidiendo libertad de expresión. ¿Para qué, para juntaros todos y hundir luego a la persona que hace uso de dicha libertad? Manda... manda.
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  27. A mí tampoco me gusta que Monti tenga que cerrar por acoso. Había leido algunas de sus entradas y aunque no siempre estuviera de acuerdo, lo cierto es que me hacía gracia cómo lo expresaba.
    Esto del acoso, tanto en la red como al natural, es una verdadera plaga. En los colegios e institutos hay algunas hienas y garrapatas más malos que un dolor de muelas. Y ahora, con internet, pues la cosa se eleva a la enésima potencia.No sé, todas las soluciones son malas. Retirarte, es lo mejor para tu salud mental (o física), pero te corroe pensar que se han salido con la suya. Enfrentarte, puede ser muy peligroso. Aguantar el chaparrón, y esperar a que escampe, muy duro.
    En fin, ánimo a todos los que lo sufren, decidan lo que decidan.

    ResponderEliminar
  28. Soy relativamente nueva en esto así que no tenía ni idea de todo este bullying, y tampoco me había enterado del caso del plagio. Me enteré de lo de Monti de chiripa, porque hace poco tiempo que lo sigo y vi su entrada (flipé mucho). Y bueno, sí, había notado las reseñas políticamente correctas de la mayoría de los blogs, pero suelo buscar diversidad (aquí estoy). Poco puedo añadir a lo que ya habéis comentado salvo que estoy de acuerdo con lo que argumentáis, como la mayor parte de los comentarios.

    En fin, que cada día me da más asco la gente y me gustan más los libros xD Y a los que sufren bullying cibernético, que denuncien. Estas mierdas tienen que estar contempladas por la ley, no es justo que puedas denunciar a tu vecino porque te amenaza y no al gilipollas de turno que se dedica a acosarte por email diciendo barbaridades. Hay que emprender medidas legales, porque esta gente se ampara en el anonimato pensando que no les pasará nada y sí que puede pasarles. Cuando la sociedad entienda que si amenaza a alguien por internet le cae la policía encima, dejarán de pasar todas estas cosas y se normalizará la situación, como en la vida real. Mientras tanto, mucho me temo que estas cosas seguirán pasando, muy a nuestro pesar.

    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
  29. ¡Hola!
    Yo creo que viví aquel caso de plagio, creo, porque nunca estoy muy al tanto de estas cosas. La verdad es que nunca voy a entender esos lapidamientos que se hacen por la blogosfera. Si alguien te ha copiado, te comunicas en privado con esa persona y todo queda ahí, entre las personas interesadas, y ya se buscará una solución.
    El problema es que hoy en día parece que es obligatorio airear cada cosa que pase, todo el mundo se tiene enterar de que la has cagado y deben decírtelo todos, aunque no les afecte para nada. En serio, muchas veces me planteo que si la gente dedicara todo el esfuerzo que pone en dejar mal a otros en algo útil, el mundo sería un lugar de puta madre.

    En cuanto a lo que habláis de las reseñas y las críticas, es que ni me extraña. Cada vez hay más fanatismo y realmente pienso que hay personas que leen libros y los adaptan a su propia realidad, por eso les afecta tanto. A mí que opinen como el culo de un libro que me ha encantado, o que se hable mal de un libro que trata la anorexia no me parece políticamente incorrecto ni nada. ¿Es que si en un libro criticas al racismo y ese libro no te gusta ya eres racista? Joder, separemos conceptos.

    En fin, no me enrrollo más. Me parece muy fuerte que alguien deje su blog por un puñado de gente sin nada mejor que hacer que amenazar y acosar a una persona simplemente por dar su opinión.

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  30. Bueno, ya que monti se nos va, pues figuro las malas hierbas. Espero encontrar cosas interesantes.

    ResponderEliminar
  31. Había escrito un comentario y se me ha borrado justo cuando lo iba a enviar. ¬¬ Vuestro blog es tan malvado como vosotras.

    Lo que decía básicamente era que para qué queremos libertad de expresión si hay que balar todos al unísono o sufrir las consecuencias. Estoy hasta las narices de esos supuestos progres que creen que basta con decir que lo son para justificar todas sus acciones. (El pensamiento de “decir = ser” parece estar muy extendido en la sociedad en conjunto, pero ese ya es otro tema).

    Soy una persona muy individualista y que vinieran a decirme qué puedo o no decir o escribir en la vida real me cabrearía muchísimo, y creo que a la mayoría de la gente también. ¿De verdad es tan difícil de entender? Creo que la clave está en la actitud de algunos de querer ganar un debate a toda costa, convirtiéndolo en una discusión o llevándolo a lo personal; o intentar evangelizar a la gente, en vez de escuchar a los que tienen opiniones distintas. Esas personas, aparte de ser inmaduras y ególatras, demuestran que no sienten ningún respeto en absoluto por otros que no sean ellos (o como ellos). Me he topado con varios así y he tenido que sufrir su furia, su falsa compasión o sus indirectas pasivo-agresivas. Y no, no todas esas personas eran niñatos prepubescentes. En vez de intentar "corregir" todo lo que según ellos está mal, deberían pensar por un momento y ponerse en la piel del otro.

    Este tema me recuerda un oneshot que, aunque no menciona el bullying expresamente, trata sobre la psicología de masas. No recuerdo si ya os lo había recomendado, así que si es el caso, mil disculpas.

    https://7213ef67b8be8209b4bd6ab5255aeadd2351eb3d.googledrive.com/host/0B0BEg7TvZCqwT0JwVm53NG5sQjg/%5BPrinceScans%5D%20Myum-Myum%20Oneshot.html

    ResponderEliminar
  32. Dios, qué maldito mal rollo o.o Ahora, que el hecho de que el "dios" sea un tuerto es... aún más creepy. Me encanta.

    ¡Gracias por el link! o.o


    P.D. Tenemos muy bien amaestrado nuestro blog jejejeje e.e

    ResponderEliminar
  33. Hola,

    Hace unos días que me leí la entrada y al final me he decidido ha hacer una sobre el tema, evidentemente, aparecéis por ahí.

    https://mrraton.wordpress.com/2015/02/11/blogs-literarios-juveniles/

    ResponderEliminar
  34. ¡Uhh! =P Voy a cotillear.

    ¡Muchas gracias por el aviso!

    ResponderEliminar
  35. ¡Hola!
    Yo pienso que esto no es nada nuevo, es indignante pero es parte de la naturaleza humana, esa que nos esta llevando a la extensión.

    Esa necesidad de que todos estén de acuerdo contigo, esa creencia de que tu opinión es la única que vale, de que eres el centro del universo.

    Solo hay que fijarse en la historia. La inquisición, el imperio romano, la primera y segunda guerra mundial, el maltrato animal, el machismo, la homofobia.

    Todos creemos que tenemos la razón y hacemos hasta lo imposible por defender lo que creemos y persuadir a los demás.

    La funda del pastel, es que ka violencia es la reacción natural a la frustración y hay muy poca gente que hace el esfuerzo se controlarlo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. *guinda del pastel... *la violencia...

      Disculpen, me cuesta escribir desde móvil

      Eliminar

A las malas hierbas no nos gusta la censura, así que eres muy libre de comentar lo que te apetezca. Eso sí, cuidado con faltar al respeto a otros usuarios: las malas hierbas sabemos cuidarnos solas, pero ojo con pisarnos las margaritas.

Por cierto, por cierto. Si te lanzas a poner un comentario en una entrada y luego lo borras (sin motivo justificado), volveremos a postearlo. Es una amenaza. ¡Muajajajajajjajajaj!

Free Pencil 2 Cursors at www.totallyfreecursors.com