Donde la literatura y la maldad se toman un té

jueves, 30 de abril de 2015

This is Sparta

Eh... no. No de estos.
Lo de desaparecidas era un decir.
Me vais a decir que estamos desaparecidas, lo sé muy bien.

Qué le vamos a hacer. Nos hemos reunido tres de las malas hierbas en la misma ciudad y esto está siendo salvaje. Estamos haciendo tantas maldades que dentro de poco colgarán carteles de "Se busca" por las calles. Para que os hagáis una idea, el abuelo de Ortiga la ha repudiado. Mañana vamos a ver si podemos hacer pleno y conseguimos que el resto de su familia nos extienda la misma cortesía :D Deseadnos suerte.

En fin, si he decidido pasarme por aquí es porque Ortiga es muy insistente para anunciaros que... THIS IS SPARTA!!! 

Quizás no lo hayáis notado, pero si miráis el contador de seguidores del blog, veréis que ya somos 300 malas hierbas. Con los que somos ahora mismo podríamos frenar a un ejército persa, morir heróicamente y que nos hicieran una película. De aquí a conquistar el mundo no hay más que un pequeño paso.

jueves, 23 de abril de 2015

La quinta ola, de Rick Yance

Título: La quinta ola
Autor: Rick Yance
«En el amanecer de la quinta ola, Cassie está huyendo por un tramo desolado de autovía. Huye de esos seres que aunque parezcan humanos, deambulan por el campo matando a cualquiera. Dispersando a los últimos supervivientes en la tierra, aislando a los resistentes, intentando vencer, así, los últimos vestigios de la humanidad. Cassie sabe que mantenerse a solas es la única opción para seguir con vida. Hasta que se topa con el cautivador y misterioso Evan Walker. Un joven que parece capaz de ayudarle a encontrar a su hermano. Así que Cassie deberá tomar una elección definitiva: confiar o perder la esperanza, desafiar o rendirse, vivir o morir… abandonar o levantarse y luchar.»

Permitidme que comparta con vosotros mi sorpresa. En un primer momento, yo había seleccionado este libro pensando que probablemente sería lo suficientemente malo como para poder reírme de él durante aquellas ya un tanto lejanas Jornadas Arcoíris [sí, tengo esta crítica escrita desde hace meses]. Y, de hecho, cuando me encontré en una de las primeras páginas con una mención a un búho que tenía «unos ojos gigantescos ribeteados de blanco», pensé que no me había equivocado: sin duda, una persona que no había sido capaz de buscar en google ojos de búho para ver que aquello no tenía sentido sería capaz de aportarme toneladas de risas en capítulos sucesivos. Así que para mí ha sido una muy grata sorpresa descubrir que este es un libro bastante pasable, incluso decente. Muy grata, de verdad.

Comenzaré, como siempre, por la sinopsis. No tendría esencialmente nada que reprocharle a esta sinopsis, de no ser por lo del «cautivador y misterioso Evan». Joder, vaya forma más absurda de desacreditar un libro. Odio, ODIO cuando hacen estas cosas. Lo siento, pero es que una no puede tomarse en serio una historia si resulta que te la presentan con la sinopsis de un fanfiction. Si yo hubiera ido a una librería en busca de un libro decente que leer, ya os digo que solo esos dos adjetivos ya hubieran bastado para que devolviese el libro a su estante con una mueca de disgusto en los labios. Como digo: vaya forma más estúpida de desacreditar el buen trabajo de Rick Yance. Pobre hombre.

La trama. Nada especialmente original, debo decir, en los tiempos que corren. Pero, en fin, ¿qué lo es, al fin y al cabo? Dicen por ahí que en literatura ya está todo escrito, y no les falta parte de razón.

Esta es otra historia postapocalíptica, esta vez cortesía de unos alienígenas muy poco simpáticos que han llegado con su nave nodriza a desatar el infierno sobre la faz de la Tierra: apagón mundial, mega-tsunamis, peste y enfermedad… (de hecho, los métodos de extinción son el punto más original e interesante de toda la trama, al autor se le ocurren ideas bastante chulas en ese sentido). Todo con la aparente intención de borrar al ser humano del mapa. Así que las pocas personas que quedan por ahí desperdigadas como que están un poquito con los nervios a flor de piel y haciendo lo que pueden con tal de sobrevivir. Este es el caso de una de nuestras protagonistas (Cassia, de la que habla la sinopsis), y digo «protagonistas» porque en realidad el libro no es exactamente la historia de Cassia: la novela está narrada a varias voces, contando las respectivas peripecias de varios personajes cuyas historias están interrelacionadas en todo el caos al que ha quedado reducido el mundo.

sábado, 18 de abril de 2015

Las honrosas excepciones (4)

Queridos hierbajos y hierbajas, hoy es un día para celebrar: Las honrosas excepciones tiene una cuarta entrega. ¡Viva! ¡Hurra! ¡Que corra el ron!

Además, estoy especialmente emocionada en esta ocasión porque, por una vez (y sin que sirva de precedente), la novela afortunada es una víctima voluntaria. Llevo mucho tiempo deseando que llegase este momento.

Podría ir directamente al grano y deciros de qué libro se trata, pero hoy me he levantado con ganas de enrollarme. Y el caso es que he estado pensando…

El libro del que vengo a hablaros es un autopublicado y, como buen autopublicado, no lo conoce ni su madre. Esto me lleva a enrabietarme, la verdad. Me refiero al hecho de que, hoy día, tenemos que lidiar con no poder entrar en una librería sin vernos asediados por libros como Ex Libris, Grimpow, El libro de los portales o [que Dios me perdone por cometer la herejía de llamar a esto «libro»] After. Sin embargo, novelas modestamente decentes como esta quedan por siempre condenadas a la oscuridad. Agh.

Por supuesto, esto es culpa de absolutamente todos nosotros. Hasta que no empiecen a cambiar los hábitos de lectura, y a la gente no le interese leer algo mínimamente bien escrito en lugar de ponerse a babear con la telenovela de turno, la cosa seguirá como está.

En todo caso, yo, desde mi rinconcito oscuro y desquerido de la red, quiero alzar la voz para seguir diciéndole al mundo que no saben leer, y muchísimo menos escribir. Aunque a nadie le importe. Porque, afrontémoslo, a mí tampoco me importa lo que opine el mundo: esta es mi casa, y aquí la única que opina soy yo. Punto en boca.

Está bien, no me enrollo más. Aquí os lo dejo:

miércoles, 15 de abril de 2015

Escritores con mucho tiempo libre

Bu.

Últimamente estoy tan harta de todo. A estas alturas sólo me hace ilusión sacarme el carnet de conducir para ir atropellando cretinos.

Para quien se lo esté preguntando, Ortiga y yo hemos decidido finiquitar el tema del #NeoQueTeVeo. Leer aunque sólo sean las primeras páginas de estas novelas empieza a volverse una tarea insoportable.

En fin. Hace unos días, Eleazar publicó en su blog un artículo sobre toda la polémica que se ha desatado a raíz de los premios Hugo. En concreto destacaba las sabias palabras de una criatura a la que yo no tenía el dudoso placer de conocer. Hablo de John C. Wright, un escritor con una visión encantadora sobre las mujeres. En fin, id todos a leer la entrada de Eleazar. Francamente no sé a qué estáis esperando (los que estabais esperando a que yo os lo ordenara podéis comeros una galleta a mi salud).

El artículo de este hombre es largo como una Biblia, y pensábamos hablar de él, pero Ortiga aún está traduciéndolo. Sin embargo, Wright ha escrito otro muy corto (corto en dos de sus acepciones, no sé si me seguís) sobre el final de cierta serie, La leyenda de Korra, en la que la protagonista acaba con una mujer. Como interés romántico (creo que si sencillamente hubiera acabado con ella con, digamos, un cuchillo como arma homicida, esto no habría supuesto ni de lejos tanto problema como la primera opción para nuestro respetuoso caballero).

Ortiga se ha ofrecido muy amablemente a traducir también dicho artículo, que podéis encontrar en inglés aquí.

sábado, 11 de abril de 2015

Neo, que te veo: La hija del rey araña

Zarza y yo estamos preparando un artículo sobre un tema diferente para el lunes, pero entre tanto yo pienso seguir a mi rollo. Mientras que tenga tiempo…

Así que a ver qué podemos sacar de esta. Me parece una buena idea publicar libros ambientados en sitios menos típicos. De verdad, genial. Pero siempre me muestro un poco escéptica antes de leer estos libros: la mayoría son fruto de la mente de algún iluminado que cree que puede escribir sobre algo sin tener ni idea y que le quede creíble. Creo que este no es el caso, porque aparentemente Nigeria es el país del autor (no lo he comprobado, pero parece que sí), pero en todo caso eso no lo convierte automáticamente en un libro bien escrito.

When I’m not fair it’s because I’m busy being funny.

viernes, 10 de abril de 2015

Neo, que te veo: The Duff

Prosigamos.

Le he echado un ojo a las primeras páginas de Lola y el chico de al lado, pero lo cierto es que ha resultado ser sorprendentemente fumable [sí, increíble pero cierto. Quizá más adelante, conforme avance la cosa, empiece a hacer aguas por todas partes (sin duda, tiene pinta de paletada de órdago), pero esas primeras páginas son bastante decentes y presentan al personaje muy majamente]. Luego miré Ojos azules en Kabul, pero al margen de que me ha parecido insufrible, narrativamente plano y personalmente irritante, no he visto ninguna frase concreta de la que pudiera reírme en un destripe express [también es verdad que no he sido capaz de leer más de tres páginas, porque realmente me parecía insoportable. Si queréis leer sobre ojos azules en una situación chunga, os recomiendo The bluest eye (creo que el título en español es, de hecho, Ojos azules). Muy dura, muy buena]. Así que he decidido que voy a meterme con The Duff.

Sois bienvenidos si queréis curiosear.

When I’m not fair it’s because I’m busy being funny.

jueves, 9 de abril de 2015

Neo, que te veo: Colisión

Buenas.
Oh. Esperad. ¿Creíais que tras el fallo del Neo íbamos a abandonar estas entraditas tan simpáticas? Ingenuos. Tenemos material para rato y no pensamos desperdiciarlo. Aunque vuestra tontería me enternece. Además, en palabras de Ortiga, Plataforma Neo  ha dejado muy alto el listón en esto de ser unos malquedas, y las Malas Hierbas tenemos una (mala) reputación que mantener. ¡No vamos a consentirlo!

Para el próximo destripe, abrochaos los cinturones. Hay riesgo de...



miércoles, 8 de abril de 2015

Fallo Plataforma Neo 2015

Bu.

Resulta que tenemos misteriosos poderes. 


        

         


[Claramente nos han hecho caso.]

martes, 7 de abril de 2015

Neo, que te veo: Un haiku para Alicia

Tres huevos de buen tamaño. Tres, tres, tres, tres, tres.

Tercera entrega de «Neo, que te veo». ¿Emocionados? Yo, sí.

Nos ha chivado un pajarito llamado Nuni que el fallo del Neo sea hará público aparentemente la semana que viene, así que en el Jardín ya estamos empezando a frotarnos las manos…

Entre tanto, seguimos calentando motores. Y aquí llego con otro nuevo mini-destripe de una publicación de Plataforma Neo, esta vez de la mano de Francesc Miralles, muy archiconocido en estos premios.

¡Que lo disfrutéis!

When I’m not fair it’s because I’m busy being funny.

lunes, 6 de abril de 2015

Neo, que te veo: Huellas y manchas

Este mes tiene que ser ágil, así que yo sigo con mi rollo.

Le ha tocado el turno a una novela de Jordi Sierra i Fabra, o (como diría Cicuta) de su Jordinator. Sí, Cicuta tiene la teoría de que este hombre en realidad no escribe él mismo las historias que dice haber escrito: tiene un programa informático en el que introduce número de personajes, nombres, edad y tema adolescente a tratar y el ordenador le escupe la historia completa. A mí me parece muy plausible (aunque opino que el que haya programado eso debería hacerse revisar las normas de puntuación para el castellano).

Así que…

When I’m not fair it’s because I’m busy being funny.

sábado, 4 de abril de 2015

Neo, que te veo: Un beso en París

Esto es todo lo que conozco de la narradora de Un beso en París: se llama Anna, es profundamente adolescente, no sabe escribir fonéticamente en su propio idioma (aunque sí en español) y no tiene ni pajolera idea de cómo escribir listas que mantengan una mínima dignidad en cuanto a puntuación se refiere.

Sí, queridos hierbajos y hierbajas: acabo de leerme las primeras páginas de Un beso en París, libro publicado por la editorial Plataforma Neo. Como comprenderéis, entre que espero a que me enviéis cosas jugosas, tengo que entretenerme con algo (y todos sabemos que Allende no va a poder ayudarme más).

Inauguro de esta manera el evento «Neo, que te veo», que se alargará hasta que la editorial tenga a bien comunicar (de una vez por todas) el ganador de su tan esperado premio literario.

Aprovecho además para recordaros que durante este evento me voy a dedicar a destripar fragmentos más o menos descontextualizados de novelas publicadas por Neo. No voy a escribir críticas, sólo a reírme un rato. Esto significa que este evento sigue la filosofía de mi querida Dana, de Reasoning With Vampires: when I’m not fair it’s because I’m busy being funny.

Espero que lo disfrutéis.

viernes, 3 de abril de 2015

Neo, que te veo

Me niego a saludaros.

No huyas, Neo. No huyas.
Últimamente nuestros anónimos se han puesto las pilas con la creatividad (desde lo de arpías cancerígenas falta les hacía. Nosotras nos esforzamos mucho más que ellos por ser ingeniosas) y nos han llamado por ahí criaturas trepadoras y rastreras. Es un concepto un tanto paradójico, pero lo compro porque las malas hierbas somos adaptativas y este apelativo lo refleja bien.

De eso quería hablaros, precisamente. Las malas hierbas nos adaptamos estupenda, maravillosamente. No sé si lo sabréis, pero el fallo de Plataforma Neo tendría que haber salido hace siglos, y sin embargo aquí estamos. En el jardín, en lugar de sangre y algarabía, tenemos un concierto de grillos. El fallo de Plataforma Neo es uno de nuestros eventos favoritos del año por lo mucho que nos reímos, y sin embargo vamos a tener que esperar a algún momento indeterminado de abril para lanzar todas las espinas que tenemos por ahí acumuladas.
Free Pencil 2 Cursors at www.totallyfreecursors.com