Donde la literatura y la maldad se toman un té

sábado, 6 de febrero de 2016

Vida y muerte, Crepúsculo reimaginado I

Bu.

Oh. Cuánto tiempo.

No voy a volverme loca y a decir que os echaba de menos, pero de pronto tengo muchos planes y me apetecía volver a escribir para el blog, así que ese es el sentimiento. Y quien dice para el blog dice para tantas otras cosas. Claramente necesito un Nanowrimo. Así que Cicuta y yo, que somos unas díscolas, nos vamos a fugar al bosque a escribir y a leer cuentos junto al fuego, porque estas cosas son importantes. A nuestros planes de fuga los hemos llamado proyecto CEMBA (es un acrónimo secreto: Campamento de Escritores Misántropos Beligerantes y Artistas. Sssshhhh).

Vamos a escuchar a Joe Pug, a pintar en piedras mensajes con tinta invisible y a trenzarnos el pelo con cintas. Vamos a sentarnos en el cementerio porque tengo que hablar con un muerto. Veremos episodios de Veronica Mars, quemaremos nubes y jugaremos en mi portátil a Longest Night y Lost Constellation. Y escribiremos. Hasta que se nos caigan los dedos si hace falta. Aún le debo a Ortiga una historia cursi y adolescente sobre sirenas y cosas que están rotas, y a mi hermana un cuento de hadas cruel, así que es una cuestión que no puedo demorar más.

Ya, lo sé. Yo no había venido aquí a hablaros de esto.


Si alguno de vosotros está atento a Twitter sabrá que empecé a leerme la versión genderbender de Crepúsculo, Vida y Muerte. Y sabrá que no podía parar de reír y reír. Hasta que paré y entonces empecé a sufrir mucho con la lectura de la segunda mitad del libro. Pero honestamente, ha sido refrescante, no sabéis cuánto. Ha sido como volver a tener trece años y llorar de risa con Memorias de Idhún. Horrible y maravilloso y nostálgico.
La temática de las imágenes de hoy es... ¡Genderbender!

Mi intención no es contaros todo en una entrada, porque tengo dos documentos con apuntes (unas quince páginas, temblad). Pero voy a ir comentando cosas generales.

Beau es una tía.

En serio, la construcción del personaje es bastante amorfa (la de todos en cierto sentido. Ya os contaré) y la autora te intenta vender en una nota al principio del libro que el personaje es OCD. Es mentira. De vez en cuando te dice que es más ordenado que su padre o que va a ordenar las cosas del baño. Y ahí acaba la caracterización. No obstante, sí que tiene un complejo de inferioridad muy marcado y muy pateable.

La voz narrativa es en primera persona y hace aguas por todos lados: no está justificada, es explicativa prácticamente hasta niveles Marías, y más plana que un plato llano. Usa terneros. Como único aspecto positivo mencionaré que tiene un par de puntos que le dan autoridad racional ocasional (uno hablando sobre madera arrastrada por la marea). Autoridad emocional… Ffff. En tanto que adolescente insoportable, mucha (sobre todo en las escenas con el padre). En tanto que varón, ya es otro cantar.

No diría que hay núcleo, más allá de un débil y enfermizo “el amor lo hace todo chupi, hasta la necrofilia”. Al principio, el personaje está vivo y amargado. Al final está muerto, enamorado y feliz.

Oh, sí. Eso era un spoiler.

Los personajes son, como decía, amorfos. Meyer ha intentado mantener las características que tenían antes del makeover y está todo muy poco justificado. Tenía sentido que la rubia tuviera una melena deslumbrante teniendo en cuenta su personalidad. Que en su versión masculina la mantenga…  Es raro. Dice otras cosas del personaje. Lo coloca en otro rol. Pasa lo mismo con el novio de la rubia, que era un hombre oso mazado. Como mujer, sigue siendo una torre musculosa y cambia mucho la imagen que proyecta. No obstante, en el instituto la gente les sigue percibiendo como divos divinísimos. Chirría como raspar un plato con un cuchillo.

Dejando de lado el aspecto físico y cómo perciben los demás a los Cullen, en general los personajes son planos y no se les ve el pelo (ba dum tsss). En serio, la mayoría apenas hace acto de presencia.
Salvaría de la quema (muy reticentemente) a los padres de Beau, porque las escenas suelen estar algo mejor cuando aparecen ellos (y se da el caso de que no es resumen narrativo, rara ocurrencia). Por supuesto, dentro de que Beau sigue destripando todo lo que pasa según sucede.

En fin. Me quedan cosas por comentar, como diálogos, prosa, descripciones, objetivo y cambio, pero lo voy a dejar para la siguiente entrada.

Ahora vamos con las risas.


Como decía, Beau es una tía:

(Hablando de su madre):
—Se parece mucho a mí, tenemos los mismos ojos, el mismo color de pelo, pero es más bajita. Es más sociable y atrevida que yo. También es irresponsable y un poco excéntrica, y una cocinera impredecible. Era mi mejor amiga.

(La primera vez que ve a los Cullen):
—Son… todos muy guapos. [Un comentario muy de tío].

(Hablando de Edythe):
O: No sólo hay de Disney, también hay de Harry Potter.
Y... qué cara de bitch tiene Malfoya O.O
Z: ¿La has llamado... Malfollá? O.O
O: Qué bestia eres O.O
Imaginaba que, desde tan cerca, sería capaz de descubrir en ella alguna imperfección: la sombra de una espinilla, una pestaña caída, un poro… algo. Pero no tenía ni una sola. [O: Sí, oye, es como tengas una pestaña eres un callo. En serio, ¿no es como una imperfección muy... pasajera? Z: Ya puesto a mirar, que compruebe si se ha depilado el labio].

(Hablando de la madre de Edythe):
Entonces entró una doctora y me quedé boquiabierto. Era joven, rubia y más guapa que cualquier estrella de cine. Como si alguien hubiera troceado a Audrey Hepburn, Grace Kelly y Marilyn Monroe, hubiera elegido las mejores partes y las hubiera combinado para crear una diosa. [Z: Qué pensamiento más CREEPY, DIOS. Y seamos francos, si Beau fuera un tío habría escogido mujeres como Megan Fox, Scarlett Johanson y Jennifer López, no actrices retro cuyas imágenes se usan para decorar bolsos y fundas de gafas de sol. O: Y aún así seguiría siendo FrankenCullen. Y seguiría siendo un personaje más interesante. Y lo sabes. Z: Amén].


Y además, es pasivo-agresivo:
Esta sí que es Bestia. Qué MIEDO da O.O

(Hablando con Edythe le dice lo siguiente):
—Supongo que… es una lástima que no lo descubrieras antes. Te podías haber ahorrado todo ese pesar. 
—¿Pesar? —mi respuesta la pilló con la guardia baja, sin duda—. Pesar ¿por qué? 
—Por no dejar que la furgoneta de Taylor me atropellara cuando tuvo oportunidad.

(De nuevo, hablando con Edythe):
—No sé qué quieres de mí —le dije. 
Me enervaba que mis pensamientos parecieran explotar a través de mis labios cuando estaba cerca de ella, como si no tuviera ningún tipo de filtro. Nunca había hablado así con ninguna otra chica. 
La media sonrisa divertida desapareció de sus labios y su rostro adoptó una actitud tensa. 
—Nada —respondió demasiado deprisa, casi como si estuviera mintiendo. 
—Entonces deberías haber dejado que la camioneta me quitara de en medio. Así habría sido más fácil.

(Hablando con Edythe le dice esto):
—¿En serio? —enarqué las cejas—. ¿Frustrante como que alguien rehúse revelar sus pensamientos, sobre todo después de haber efectuado unos cuantos comentarios crípticos especialmente ideados para mantenerme en vela toda la noche, pensando en su posible significado…? ¿Así de frustrante? [En serio, ¿Bella era así de passive-agressive?].
(...)
—O es frustrante como si hubiera hecho un montón de cosas raras, como salvarte la vida bajo circunstancias imposibles un día y al siguiente tratarte como si fueras un paria, y jamás te explica ninguna de las dos, incluso después de haberlo prometido. ¿Así de frustrante? [Ostrás, que sigue].
Errr... ¡Crossover!

[Veamos, los personajes pasivo-agresivos suelen tener muchas cosas buenas a nivel narrativo, pero en este caso en concreto no cuenta porque el narrador es TAN explicativo que lo que no está diciendo con esa frase ya nos lo han explicado por activa y pro pasiva (-agresiva :D)].

(Sigue hablando con Edythe y ella dice):
—Me prometiste un favor. 
—Claro, y tú no has roto ninguna promesa —le recordé. [Dio-ses].

Edythe lamentaba haberme apartado de la trayectoria de la camioneta de Taylor. No se me ocurría ninguna otra explicación. Claramente, me prefería muerto, y por eso actuaba como si ya lo estuviera [Si alguien que aparta camionetas con las manos te prefiriera muerto, voy a ser temeraria y a decir que ya lo estarías].

Relación padre e hijo:

(Beau está a punto de morir atropellado y su padre se lo dice a la madre):
Embargado por la culpa, agachó la cabeza. Me espanté. 
—¡Se lo has dicho a mamá! 
—Lo siento. 
Al bajarme, cerré la puerta del coche patrulla con un portazo más fuerte de lo necesario. [Como
construcción de adolescente insoportable, bien. Ahora. Qué hostia tiene].

(Hablando con el padre, este le dice a Beau lo siguiente):
—¿No quieres que te acompañe? 
Me pregunté si realmente se preocupaba por mí, o si simplemente acababa de reparar en que dejarme solo tantos sábados seguidos era una negligencia por su parte [Ahm. ¿Negligencia? ¿Dejar sola a una persona de casi 18? Why on earth?]. Lo más probable es que estuviera preocupado. Estaba seguro de que en su mente me seguía viendo como un niño de cinco años la mayor parte del tiempo. [Si de verdad te viera como a un niño de cinco años SÍ seria una negligencia dejarte solo tanto tiempo y no lo haría. Ergo, eres imbécil].

(Beau va a subirse al coche y casi se mata al resbalar en el hielo. Se da cuenta de que su padre, del que ha estado pensando muy mal, le ha puesto cadenas en los neumáticos para que no se mate):
Fruncí el ceño, sorprendido de notar un nudo en la garganta. Así no era como se suponía que debían ser las cosas. Probablemente debía de haber sido yo el que se preocupara de poner cadenas a los neumáticos, si hubiera sabido cómo hacerlo. O, al menos, debería haberle ayudado. Él no debería ocuparse de aquellas cosas… Aunque, en realidad, sí que debería. Él era el padre. Y estaba cuidando de mí, su hijo. Así funcionaba en los libros y en las series de la tele, pero, en lo más hondo, me producía una sensación muy extraña. 

[Mira, capullo. Era cosa tuya porque es tu coche. Tu padre no te saca el abrigo cuando hace frío, ¿verdad? Estupendo. Pero sí que es verdad que tú no estás acostumbrado a lidiar con ese tiempo. Así que podría habértelo comentado. El hecho de que te los haya colocado sin decirte nada es encantador de su parte, pero no te lo tomes como si fuera su obligación y te lo debiera. Tú no lo tratas como un padre, así que exigirle lo mismo es un tanto tocanarices. Tienes 17 años, así que no fastidies, que en un año te habrás independizado.

Ya está. Ya he terminado de hablar con Beau :D].

Hasta aquí por hoy. En la próxima entrada, más y mejor.

No os quiere,

Z.

14 comentarios :

  1. Esa versión de Crepúsculo, cuando oí hablar de ella por primera vez, me dio unas ganas terribles de reír y no parar. ¡Qué gracia me hizo que todos se intercambiaran los papeles! Pero nunca me llamó la atención, no sé. Ahora, con tu entrada, me llama aún menos, pero me ha encantado. ¡Esperando la segunda parte!

    PD: eso de Malfoya casi me hace caerme de la silla XD.

    ResponderEliminar
  2. Crepúsculo reimaginado, o lo que es lo mismo: ¿para qué molestarte en escribir nuevas historias cuando la gente está dispuesta a comprarte cualquier variación sobre las novelas que te hicieron famosa?

    Por cierto, no veo la mayoría de los botones de arriba, creo que ImageShack se os ha puesto rebelde.

    ResponderEliminar
  3. jajajaja, así que ahora hay una cullen musculosa y un cullen con melenaza pantene xD no lo pensaba leer pero es agradable ver por ahí que lo critican, así se lo que me pierdo y puedo reírme a gusto :P malfoya sale muy ahostiable, como el beau ese.

    ResponderEliminar
  4. Hola.

    Estoy de acuerdo con lo que comentas de que el chaval tiene una buena hostia pero quiero señalarte una cosa en la que me he sentido aludido personalmente. Te apoyas en estereotipos de género para decir que Beau es tía. Aunque no te lo creas existimos los chicos dicharacheros que tenemos mejores amigas, somos observadores, hacemos comentarios sobre el físico sin parecer camioneros y no estamos todo el rato burracos pensado en actrices buenorras. No me considero una mujer con pene y no me hace gracia que me consideren así.

    En otras entradas como la Wright os parece mal que use estereotipos sobre como tiene que ser una mujer y un hombre. No veo a que viene que ahora le deis la razón haciendo cachondeo de que los tíos que piensan o dicen cosas no tradicionales de tíos son en verdad tías.

    ResponderEliminar
  5. Hola, Anónimo.

    Veamos, yo pensaba que esto se entendía, pero parece ser que no, así que vengo a aclararlo. Siento que te hayas sentido aludido, porque no tenía ninguna intención de señalar ni a hombres dicharacheros en general ni a ti en concreto.

    En efecto, me parece mal que Wright y cualquier otra persona pretendan encasillar a la gente en lo que puede o no hacer/ser/pensar/sentir según su sexo. No le estoy dando la razón (y mucho menos las demás malas hierbas, que ni siquiera se han leído el libro). De la misma forma que no considero que los chicos a los que les gustan las actrices retros son tías, tampoco considero que no pueda/deba haber chicas altas y musculosas (versión masculina de Emmett) ni chicos con el pelo largo (versión masculina de Rosalie). Estoy hablando del rol de estos personajes dentro de la novela (y de mis sospechas más o menos infundadas acerca de que la autora haya podido sencillamente darle al botón de sustituir de Word y ¡bin! Una novela nueva recién salida del horno).

    No sé si te has fijado, pero a menudo solemos hablar de la gente pasivo-agresiva, y lo relacionamos mucho con personajes femeninos, sobre todo a la hora de reírnos. Las malas hierbas somos mujeres, pero no somos muy pasivo-agresivas ni creemos que todas las mujeres deban serlo. O que los hombres no puedan ser así, vaya.

    Ahora mismo tengo muchas cosas en la cabeza, así que no sé si me estás siguiendo. A la hora de presentar a un personaje, el lector va a tirar de ideas preconcebidas (sean o no ciertas), que vamos a llamar realidad compartida. No me voy a meter en si los tíos son unos camioneros (ni en si lo son de forma natural o por presión social) ni tampoco en si las mujeres son todas pasivo-agresivas. Creo que, por un motivo o por otro, la mayoría tiende a comportarse de cierta manera. Eso quiere decir que si pones el estereotipo de un chico diciendo de una mujer que está buena a nadie le va a sorprender. Y es interesante jugar con ello a nivel narrativo, pero Meyer está haciendo algo muy claro con la novela: chico normal acaba en la vida de una chica supermodelo con su familia de supermodelo. El mundo ordinario es lo común, ni más ni menos. Y el mundo mítico son bellos vampiros relucientes.

    Bien, pues dentro de esto, el estereotipo no funciona. Porque Beau no hace ni piensa como el común de los adolescentes heterosexuales (al menos en ciertas escenas, las del padre las clava), o al menos como lo que concebimos como realidad compartida sobre adolescentes heterosexuales. Tampoco la versión femenina de Emmett se ajusta a los cánones de belleza y popularidad de un instituto americano.

    To Be Continued...

    ResponderEliminar
  6. A nivel narrativo me parece bien, precisamente porque no son estereotipos, pero si estás partiendo de la premisa de la que parte Meyer (normalidad vs. Glamour vampírico) vas a tener que justificarlo (a nivel racional y a nivel narrativo), porque no cuela. No se trata de una vuelta de tuerca para romper el estereotipo, se trata de una estereotipo que ya de primeras no encaja en lo que es la idea esperada por el lector. Francamente, molaría que la literatura comenzase a incluir más personajes centrados en romper este tipo de estereotipos y roles de género, pero tiene que ser intencional y estar justificado, y en este caso no lo es. Los personajes femeninos ya hace tiempo que están liberándose más, pero los masculinos siguen estando terriblemente estereotipados.. Ya puestos, también podría jugarse un poco más con la sexualidad de los personajes (Ortiga shippea a Beau con el de la melena XD).

    Una vez explicado esto, quiero decir que lo que has entendido con mis palabras no es, por otro lado, nada que yo haya dicho. En ningún momento he dicho que los hombres que tengan amigas son tías (más que nada porque además Beau no tiene amigas, tiene pretendientas, y es una relación muy retorcida entre ambas partes), ni que los hombres tengan que estar salidos todo el rato. Ni nada de lo que me has acusado, vaya. Me he limitado a señalar comentarios y pensamientos que me parecían más propios de una chica que de un chico y a bromear al respecto. En este caso me parece un fallo de caracterización especialmente relevante precisamente porque hablamos de una versión genderbent de una historia original: Bella era muy femenina (lo que socialmente se entiende por femenina, ciertamente no lo que yo entiendo por femenina). Entiendo que convertirla en hombre implica replicar sus circunstancias, no decir que es un chico y seguir usando alegremente el mismo tipo de discurso y los mismos pensamientos. En cualquier caso, mi forma de expresarlo (Beau es una tía) era una forma claramente efectista de hacer una broma, de la misma forma que Ortiga comentó en otra novela que un personaje no era negro, sino un blanco con complejo de negro. No iba en sentido literal, vaya XD (o en el caso de los personajes masculinos de Recuerda que me quieres, por poner otro ejemplo).

    Por el contrario, Edythe sí me parece mejor caracterizada en cuanto a mujer (a lo que se espera de ello). Pero no estoy entrando en si se ajusta a mi idea de cada sexo, ni siquiera en si se ajusta a lo que cada sexo de forma natural es, sino lo que socialmente se espera como estereotipo.

    En cuanto a los casos concretos en los que he afirmado que Beau es una tía, me refiera a lo que se esperaría de un adolescente del montón:
    1º Cuando afirma que su madre era su mejor amiga. Este tipo de comentarios suele estar asociados a chicas y a ciertos chicos gays. Es de hecho, un comentario estadounidense muy cliché para referirse a una madre por parte de una chica.
    2º Cuando ve por primera vez a los Cullen y lo primero en que se fija es en que son guapos. Esto es triste, pero común, las mujeres suelen estar más obsesionadas con el aspecto físico que los hombres
    3º Cuando le busca poros y espinillas a Edythe. No es que sea observador, es que es obsesivo al respecto, y de nuevo, es un comportamiento más común en la típica chica insegura que quiere sentirse mejor buscándole defectos a su guapa compañera de mesa.
    4º Cuando comenta de forma muy siniestra lo de las partes de las actrices, basándose en su belleza. A los hombres les suelen parecer más atractivas las actrices que yo he mencionado, no por nada son famosas por su éxito entre los hombres.

    Espero que haya quedado todo aclarado.

    ResponderEliminar
  7. Me ha hecho mucha gracia lo de la insistencia en "mejor me hubieras dejado morir atropellado", me lo imagino con voz chillona, salida teatral y portazo incluido. Sobre lo que mencionan de la masculinidad de adolescente, yo he crecido rodeada de hermanos y primos (literalmente rodeada) y no puedo imaginar a ninguno diciendo o haciendo ciertas cosas que comentan sobre Beau. Creo que esta mujer apenas le dio al botón de reemplazar con los nombres, y se dejó lo de la melena y la mujer musculosa por ver si quedaba moderno, y por pereza también.
    Acabo de volver de vacaciones y ya con eso que comentan me dan ganas de irme de nuevo T_T Me voy a escapar a las sierras, que son lo más parecido a un bosque por acá.

    ResponderEliminar
  8. Ups,me acabo de dar cuenta de que tengo empezado ese libro desde hace muuucho. Ya ni me acordaba! Así que ahora mismo voy a ponerme a acabarlo,que me apetece reír un rato (por no llorar).
    No me acuerdo muy bien pero me parece que en Vida y muerte, Beau conocía la escuela de ballet porque su madre había trabajado allí, y yo me pregunto: Por qué Beau no podía haber hecho ballet de pequeño? Tan mal quedaría?

    ResponderEliminar
  9. Pues mira, yo eso sí lo entiendo, en el sentido de que Meyer intenta presentar la normalidad con el personaje de Beau. En los 90 (e incluso hoy en día) es poco habitual ver niños en academias de ballet, y en cambio niñas, a patadas.

    Sin embargo, en tanto que personaje, me habría parecido interesante que Beau hiciera ballet de crío.

    ResponderEliminar
  10. Muchas gracias por tu reseña tan completa y divertida, me haz salvado de una lectura que sin duda acabaría del todo con los pocos aspectos rescatables que tuvo Crepúsculo, como....Ummmm :). Al principio amé la saga, y después me leí Hush Hush y la saga Evernight y me di cuenta de que prefería un personaje femenino menos quejoso y más valiente. Tal vez sea solo yo pero es que a veces me provoca darle de bofetadas a Bella:). Me encanta tu blog!!

    ResponderEliminar
  11. Te juro que hace un año o así cuando supe que esta novela iba a salir me escandalicé. Venga a explotar el mundo Crepusculero... Que incluso las quinceañeras que babeábamos por team-Edward o team-Jacob en ese entonces acabamos hasta los cojones (hablo desde mi experiencia).
    Mi amiga me contó (o quizá entendí mal) que pretendía hacer una segunda parte de The Host, una historia mil veces más interesante. Y eso que en su momento no me acabé el libro, pero quiero retomarlo.
    Por cierto, últimamente me he leído dos sagas juveniles/young adult que me han encantado y que tienen muy buena recepción, al menos en los blogs. Y me encantaría verlas criticadas aquí para que le saquéis la sangre *_* (soy así de masoquista), aunque igual os gustan y todo (?). Son las siguientes:
    -The Grisha
    -Hija de Humo y Hueso.

    Saludos!
    PD: Os lo digo porque recuerdo haber leído a principio de año que pedíais sugerencias... Por cierto, ¿habrá nuevas Jornadas Sangrientas?

    ResponderEliminar
  12. Correción: [..] Mi amiga me contó que MEYER pretendía hacer una segunda parte de The Host. [...]
    (Si ésto fuese un libro, mi frase estaría al final de la entrada con los errores)

    ResponderEliminar
  13. Tengo ganas de empezar la lectura conjunta de este libro en mi blog, muajajajaja, pero primero quiero terminarme un par de libros que estoy leyendo ahora mismo antes de ponerme a tope (a rajar) de éste xD

    ResponderEliminar
  14. Hola...
    la verdad es que empece a leerlo y, perdón pero ¿Soy la única a la que le pareció simplemente ridículo?, los personajes, los nombres que les dio, ¡todo!. Lo espesé con la mente muy abierta y termine con cara de wtf?. No se, tampoco me gusta sufrir tanto, y lo deje. Yo entendí en lo que stephenie escribió al principio que lo cambio todo porque muchos criticaban lo machista que era el libro y lo dependiente que era bella de Edward, solo que bella al lado de Beau era increíblemente menos irritante.
    ¡¡saludos!!

    ResponderEliminar

A las malas hierbas no nos gusta la censura, así que eres muy libre de comentar lo que te apetezca. Eso sí, cuidado con faltar al respeto a otros usuarios: las malas hierbas sabemos cuidarnos solas, pero ojo con pisarnos las margaritas.

Por cierto, por cierto. Si te lanzas a poner un comentario en una entrada y luego lo borras (sin motivo justificado), volveremos a postearlo. Es una amenaza. ¡Muajajajajajjajajaj!

Free Pencil 2 Cursors at www.totallyfreecursors.com