Donde la literatura y la maldad se toman un té

miércoles, 10 de febrero de 2016

Vida y muerte, Crepúsculo reimaginado II

Soy yo de nuevo.

Tenía toda la intención de subir esto ayer, pero el bosque es un amante posesivo y he andado algo justa de tiempo deshaciendo maletas y comiendo pizza y cruzando el bosque para buscar leña y leyendo cuentos a la luz del fuego (coughsorrynotsorrycough).

Nos habíamos quedado a medias con la entrada de Crepúsculo genderbender, así que vamos a seguir donde lo dejamos.



La prosa es plana. Diría que es plana como el pecho de un varón, por parafrasear a algún filósofo insensato. Explicativa a más no poder. Hay algún ternero por ahí, y ciertas expresiones que me hacen levantar las cejas, pero por fortuna nada demasiado horrible.

Concretamente con el tema de las descripciones, tengo que decir que Beau es como una de esas Mary Sues que describen compulsivamente toda su ropa, pero con la decoración de interiores. Es un personaje al que le veo futuro trabajando en Ikea. La descripción de elementos es malísima.

Sorpresa, sorpresa, los diálogos no están tan mal como me temía. Sobre todo los que conciernen a Beau y a su padre, o a los otros alumnos del instituto (en especial con todos los líos de faldas que parecen perseguir al protagonista). Estarían decentes si la voz narrativa no se dedicase a destriparlos todo el tiempo, por supuesto. ¿Os he comentado alguna vez cuánto odio las cosas explicativas? Beau es tan insidiosamente explicativo que sólo le falta ponerse a leer las etiquetas de comida (y tratándose de Estados Unidos nos podemos morir).

En cuanto al tema de objetivos, estoy muy decepcionada, pero no es nada que no me esperara.

Beau viaja a Forks por hacerle un favor a su madre, pero él odia estar allí y no se lleva bien con su padre. Por un lado, es un rasgo muy adolescente que esté constantemente pensando lo mucho que le gustaría salir de allí. Se considera una especie de víctima trágica que se está sacrificando por la felicidad de su madre, pero no parece alegrarse de que al menos ella esté siendo feliz por su sacrificio, lo cual me lleva a pensar que en el fondo lo hace para poder regodearse en su propia miseria. Dejando estas hipótesis de lado, si bien, como decía, es un rasgo muy adolescente, le da menos profundidad a los objetivos de Beau: siguen siendo conscientes, pero si al menos hubiera un conflicto habría más de donde tirar. Luego, cuando conoce a Edythe, los pierde todos: el deseo de protección hacia sus padres, el deseo de huir de Forks, Todo. Ni siquiera su relación con Edythe es conflictiva (y, teniendo en cuenta que ella se lo quiere beber, tiene todas las papeletas para serlo). Todo pasa a convertirse en una obsesión malsana con ver a la vampiresa y estar cerca de ella. Sé que algunos me vais a discutir lo del deseo de protección de sus padres porque Beau al final se enfrenta a la loca que lo quiere matar pensando que tiene cautiva a su madre, pero toda esa escena es muy estúpida. Es el equivalente de "tengo a tu hija, pero no llames a la policía". Sólo que la policía aquí son un grupo de vampiros chetados que pueden leer la mente y ver el futuro. Por otro lado, la loca es una cazadora, o eso te aseguran, así que dudo ampliamente que fuera a soltar a la madre de Beau simplemente porque él se entregue, Por cómo la presentan, yo diría que se dedicaría a jugar con ambos. Pero Beau es estúpido, así que no lo considero un fallo de personaje, más bien una confirmación de mi teoría de que este personaje busca ser la víctima trágica de su propia historia. Cuando se convierte en vampiro se pasa bastantes páginas como unas castañuelas (durante su propio entierro), a pesar de que sabe que no volverá a ver a sus padres y de que les acaba de destruir la vida (sobre todo a su padre, al que, al marcharse, le dice las palabras con las que le dejó su madre. Narrativamente este detalle me gusta. Ahora bien, ya hay que ser rastrero).

Un poco más conflictiva es Edythe, que por un lado quiere comerse a Beau y por otro lado quiere protegerlo. De nuevo, sigue sin haber objetivos inconscientes, pero algo es algo. No obstante, el conflicto parece desaparecer mágicamente cuando se declaran y de pronto están presentándose a los padres y... En fin.

Todo son objetivos simplistas, cuando los hay. Como decía, decepcionante, pero dentro d elo que me esperaba.

Los cambios en los personajes también son bastante cutres. Beau pasa, como comenté en la anterior entrada, de estar vivo, a muerto y enamorado. Edythe pasa a estar enamorada. Los padres de Beau pasan a estar destrozados. Nada con un poco de interés donde morder.

Si no me equivoco, esto es todo lo que tenía apuntado para comentaros, así que pasamos a la sección de las risas.

-Fragmentos varios en los que Beau es... Beau:
Cuando sonó el zumbido del timbre, una chica flacucha, con acné y pelo negro grasiento, se ladeó desde un pupitre al otro lado del pasillo para hablar conmigo. —Tú eres Beaufort Swan, ¿verdad? Parecía demasiado amable, la típica chica miembro del club de ajedrez. [Ehh… ya. Porque el cliché es que los miembros del club de ajedrez son súper amables. No cuela. El cliché es que los listos frikis son callos y no los quiere nadie].
(...)
—En fin, suerte —dijo cuando rocé el picaporte—. Tal vez coincidamos en alguna otra clase. Parecía esperanzada. Le dediqué una sonrisa —que confiaba en que no comprometiera a nada— y entré. [Porque eres un callo, entérate].


Al principio no resultaba obvio que fuera una escuela, solo el cartel que indicaba que se trataba del instituto de Forks me dio una pista. [¡Una pista! O.O]


Eran blancos como la cal, los estudiantes más pálidos de cuantos vivían en aquel pueblo sin sol. Más pálidos que yo, que soy albino [¿Eres sarcástico contigo mismo, motherfucker?].
(...)
Todos tenían ojos muy oscuros —desde donde yo me encontraba parecían negros— a pesar de la diferente gama de tonos de los cabellos, y ojeras malvas, sombras de color púrpura, como si fueran moratones. [Guapos, guapos. Aquí Beau, que le va el sado. ¿Irán a sacar un 50 sombras de Grey reimaginado?)
(...)
Aunque sus narices, al igual que el resto de sus facciones, eran rectas, perfectas, simétricas. [A Snape no podrían convertirlo en vampiro. El universo implosionaría. Aunque mola que eso del vampirismo venga con rinoplastia incorporada].
(...)
Tanto las chicas como los chicos eran hermosos. Eran rostros como nunca esperas ver, excepto tal vez en las páginas retocadas de una revista de moda o en una valla publicitaria. O en un museo, pintadas por un artista antiguo, como el semblante de un ángel.
Sep, los mismos cánones de belleza. Clavaditos.


Decidí que la más guapa de todos era la chica más baja, la del pelo color cobre, aunque me imaginaba que la mitad femenina del cuerpo de estudiantes votaría por el chico rubio que parecía una estrella de cine. Pero se estarían equivocando. Es decir, todos eran espectaculares [Qué bi es este pensamiento de tu parte].
(...)
Los cinco desviaban la mirada los unos de los otros, también del resto de los estudiantes y de cualquier cosa hasta donde pude colegir [La gente de estas novelas es tan awkward. Lo de colegir se lo paso porque no sé si esto es una traducción fan].
(...)
Mientras los observaba, el chico enjuto de la cabeza rapada se levantó con la bandeja —el refresco sin abrir, la manzana sin morder— y se alejó con un trote grácil, veloz, propio de un corcel desbocado [EHH. C: Y breve, porque no creo que en un comedor haya mucho margen para correr como un caballo desbocado]. Los observé y me pregunté si habría una compañía de danza en la ciudad, hasta que vació su bandeja y se deslizó por la puerta trasera a una velocidad superior a lo que habría considerado posible [Y me quedé tan pancho. Veo a alguien moverse más rápido de lo que un humano puede hacerlo y me pregunto si habrá una compañía de baile en la ciudad. Seh].
(...)
Y de repente, mientras él alzaba los ojos para ver a quiénes me refería, aunque probablemente ya lo intuía por mi tono de voz, la que era perfecta nos miró. [LA QUE ERA PERFECTA. Hale].


Vi cómo sus ojos se clavaban en las manchas rojas que florecían en mis mejillas. ¿Por qué mi sangre no podía quedarse quietecita en las venas, donde se suponía que tenía que estar? [CREEPY. Dios, qué creepy].
(...)
Tenía los dedos fríos como témpanos, como si los hubiera metido en un ventisquero antes de la clase [Teniendo en cuenta que fuera está nevando y que Edythe llega a clase con el pelo lleno de nieve y se ve que los Cullen han estado jugando, no entiendo ese "como si". Tenía las manos heladas. No es muy difícil encontrarle una explicación lógica].


(Cuando uno de los amigos de Beau se entera de que este ha quedado con Edythe, le dice lo siguiente):
—Así que me pregunto cómo lo has conseguido. ¿Tienes una lámpara maravillosa con un genio? ¿Has descubierto algo con lo que hacerle chantaje? ¿O le has vendido tu alma al diablo, o algo así? —Lo que tú quieras, tío.
—¿Qué beneficio exacto obtienes del trato? Apuesto a que ayer tuviste una noche salvaje, ¿no?
[Qué manera tan... casual de hablar de violación y chantaje, ¿no?]


La miré, un poco mareado, mientras examinaba la diapositiva durante otra minúscula fracción de segundo. [Ya… no puedes apreciar eso. Sorry].
(...)
—Es una lástima, lo de la nieve, ¿no? —preguntó Edythe. [Vale, esto ya suena mas natural y menos hilarante que la versión película: ¿Te gusta… la lluvia? Ô.Ô].
(...)
Ladeó la cabeza y sentí sus ojos dorados como un láser [Ya te digo yo que no como un láser] penetrando la superficie de mi piel. 
—Das el pego —dijo arrastrando las palabras—, pero apostaría a que sufres más de lo que aparentas. [Sí, porque sufro en silencio].


Sentía todo el cuerpo como si me lo hubieran electrocutado de una manera extrañamente agradable. Mis nervios no eran capaces de procesar más que eso. [Cómo le va el masoquismo a Bello. Es como una invitación para que alguien escriba 50 sombras de Christina Grey para conmemorar el aniversario de la conversión de ese fic en novela publicada].


Esta vez no vacilé en subirme al asiento del copiloto lo más rápidamente posible. Me dedicó esa sonrisa y esos adorables hoyuelos que me provocaban pequeños paros cardíacos. No podía concebir nada más hermoso, ya fuera humana, diosa o criatura angelical. No había nada en Edythe que se pudiera mejorar. [Quitando de lado los pequeños paros cardíacos yo sigo pensando que esta chica tiene pinta de yonki].


—¿Te asusté?
La pregunta parecía esperanzada.
—¿Querías hacerlo? 
Ella ladeó la cabeza. 
—Tal vez sí. 
—Entonces sí, por supuesto. Me aterrorizaste [Beau es tan sumiso que voy a afirmar en serio lo de las 50 sombras].


Mientras lanzaba una rápida mirada inquisitiva a Edythe. Ella esquivó mis ojos. [Porque se los lancé O.O].


—Y tú probablemente quieres recuperar el coche antes de que el jefe de policía Swan vuelva a casa, para no tener que contarle el episodio del síncope. 
Se le daba bien la jerga médica, pero entonces recordé que su madre era médico [O sí, sí, vocabulario técnico al máximo].


(Hablando con Edythe):
—Quizá… —empezó a decir. 
—Puedo esforzarme más —me apresuré a interrumpirla—. Solo dime cuáles son las reglas, y yo las seguiré. Haré cualquier cosa que quieras que haga. 
Ella suspiró. 
—En serio. Pídeme algo, lo que sea, y lo haré.
[Uhm. Tráeme una Fanta].


(Llaman a la puerta, y Beau va corriendo a abrir porque sabe que es Edythe):
Al principio no estaba sonriente, sino seria, casi sombría, pero su expresión se alegró en cuanto se fijó en mí, y se rio entre dientes. [Porque paso desapercibido en el umbral de una puerta].

(Hablando con Edythe):
Me interrogó sobre mis cumpleaños [Cuando eres tan torpe que tienen que repetir tu nacimiento y acabas con más de un cumpleaños].


(A Beau lo está persiguiendo una vampiresa y Archie, que ve el futuro y tiene un sentido distinto del tiempo, le dice que para él es como si Beau y él fueran amigos desde hace siglos, y le asegura que le protegerá):
—¿Y si te hiere, Archie? ¿Crees que eso me va a parecer bien? ¿Crees que solo puede hacerme
daño a través de mi familia humana?
Archie enarcó las cejas al mirar a Jessamine. [Sí, enarca, enarca. Para Beau se conocen de UN DÍA].

-Los vampiros son... peculiares:
—Bueno, joven Swan —dijo la doctora Cullen, con una voz marcadamente seductora [WTF].


(Reflexión de Edythe):
—¿De dónde proceden los seres humanos? ¿Evolución? ¿Creación? ¿No podríamos haber evolucionado igual que el resto de las especies, presas y depredadores? O, si no crees que el universo surgió por su cuenta, lo cual me resulta difícil de aceptar, ¿tan difícil es admitir que la misma fuerza que creó al delicado chiribico y al tiburón, a la cría de foca y a la ballena asesina, hizo a nuestras respectivas especies? [WTF!].

(Describiendo a Edythe):
Os juro que por más que lo intento yo no veo guapa
a Edythe.
Nunca había visto que mostrara tanta piel. Sus pálidos brazos, sus esbeltos hombros, la frágil apariencia de sus clavículas, las vulnerables oquedades que se dibujaban sobre ellas, la columna de su cuello, tan parecido al de un cisne [O.O EH...], la ligera protuberancia de sus pechos [Sus pechos forman una única protuberancia, así de amorfa es] —no la mires, no la mires—, y las costillas, que casi se podían contar bajo la fina capa del algodón. [Que alguien le dé un sándwich de morcilla a esa niña (¿qué? La morcilla es sangre frita u.u)].


(Edythe se pone al sol y brilla como una bola de discoteca):
Sentí el impulso de arrodillarme a propósito [No sin querer]. Aquella era del tipo de belleza digna de adoración. El tipo de belleza por el que se erigían templos y a la que se ofrecían sacrificios. [El tipo de belleza por el que la gente se pone gafas oscuras y se compra perros lazarillos y bastones blancos].
(...)
—Edythe —suspiré.
—¿Ahora sí que te asusto? —susurró.
—No. [Sí, me recuerdas tanto a una bola de discoteca que no creo pueda superarlo nunca].
(...)
—Quería poder creer que eres real. Tengo miedo…
—No quiero que estés asustado. [No se lo cree nadie. Lleva como 100 paginas cabreada porque el imbécil este no tiene miedo].
(...)
No pude contestar. Olí su gélida y dulce respiración en mi cara como solo lo había hecho una vez. Sin pensar, me incliné más cerca para aspirar su olor. [Necesito que alguien me diga que no le está oliendo el aliento].
(Y entonces a ella se le va la cabeza y empieza a brincar de lado a lado del prado):
—Soy la mejor depredadora del mundo, ¿no es cierto? Todo cuanto me rodea te invita a venir a mí: la voz, el rostro, incluso mi olor. ¡Como si los necesitases! [A ver, no, esto no tiene sentido. Una ventaja evolutiva así, que tus victimas se te peguen como lapas, sólo sucede cuando el depredador no es una maquina de matar. ¿Qué criaturas atraen asi a sus victimas? Las plantas carnívoras, por ejemplo, que no pueden echar una carrera a la velocidad de la luz para atrapar moscas. Así que una cosa u otra, pero no seamos overachiever con nuestros monstruos. Y sí, también te estoy mirando a ti, Rowling. A tu basilisco de quince metros venenoso que convierte a la gente en piedra con la mirada, no. Por precaución].
(...)
—¡Como si pudieras huir de mí! —dijo con amargura. [Tómate un Valium, drama llama].
(...)
—¡Como si pudieras derrotarme! —dijo en voz baja. [Sí, es lo que la gente suele pensar: uhm, esta persona está buena. ¡Podré vencerla fácilmente! ¡Adelante Pikachu! **La abofetea con un guante**].

(...)
—Nunca deberías olvidar que tu compañía no es lo único que anhelo.
La vi contemplar con ojos ausentes el bosque.
Medité sus palabras durante unos instantes.
—Creo que no comprendo exactamente a qué te refieres con la última parte. [A que te quiere sorber con pajita, genio. Un vampiro que te ha dicho q quiere beberte la sangre. Uhm, ¿qué puede querer? Ah, sí, un cartón de leche].
(...)
—Y de ese modo la leona se enamoró del cordero… —murmuró.
Aquella palabra desató una nueva descarga eléctrica por mi cuerpo.
—¡Qué cordero tan estúpido! —intenté ocultar mi reacción.
—¡Qué leona tan morbosa y masoquista!
[¡Qué protagonistas tan retrasados! ¡Qué diálogo tan verosímil!]
(...)
Solo fue lo cerca que estuviste. Por instinto, la mayoría de los seres humanos nos rehúyen repelidos por nuestra diferenciación… [No me vengas con patrañas, que antes nos has intentado vender otra película mientras saltabas por el prado].
(...)
—De acuerdo, entonces —me acaricié el mentón—, nada de exponer el cuello.
Ella sonrió ampliamente.
—No, en realidad, fue más la sorpresa que cualquier otra cosa. [YA. La sorpresa te hace saltar de un extremo a otro del prado mientras declamas. Ya].


—Si me apresurase, si no prestara la suficiente atención, podría extender la mano para acariciar
tu cara y aplastarte el cráneo por error [O: ¡Ups! Sorry]. No comprendes lo increíblemente frágil que eres. No puedo perder el control mientras estoy a tu lado [¿Y como se las apaña el medico? O.o En realidad teniendo el cuenta su supuesto sentido del olfato y el hecho de que van a un instituto mixto no sé cómo se las apañan cada vez que una chica tiene la menstruación. Y quien dice una chica dice el equipo de animadoras].

-Stalkers:
(Edythe está fuera y Beau le abre la ventana de su cuarto para que pase):

Abrí la ventana y me sorprendió que se moviera sin ruido ni esfuerzo alguno a pesar de que no se había abierto en quién sabe cuántos años, y aspiré el aire, relativamente seco. [Este tío lleva aquí semanas y aún no ha ventilado su cuarto. Dejando eso de lado… sabéis por qué no hace ruido, ¿no? Una compi de universidad me amenazó para que leyera sol de medianoche, la historia desde el punto de vista de Edward, y el genio se lleva una lata de aceite para engrasar la ventana cuando se mete en la habitación de ella para espiarla mientras duerme. **Swoons**].

(Edythe le confiesa que le espía cuando duerme. El chico no sabe si está enfadado pq no sabe si ha dicho cosas vergonzosas mientras dormía. Ella dice lo siguiente):
—No te enfades. Mi intención no era mala. Prometo que estaba completamente bajo control. Si en algún momento hubiera pensado que estabas en peligro, me hubiera marchado. Yo solo… quería estar donde tú estuvieras.

A veces, incapaz de contenerme, la miraba a cierta distancia, siempre en la cafetería o en el aparcamiento. Contemplaba cómo sus ojos dorados se oscurecían de forma evidente día a día (y luego, de repente, volvían a ser color miel. Y la lenta progresión volvía a empezar de nuevo [Confiesa, usas prismáticos].


En fin, esto era todo. Risas aseguradas, como podéis ver. Además de una saludable pérdida de fe en la humanidad del 15%. A vuestra salud.

No os quiere,

Z.

8 comentarios :

  1. La parte de que la novela fuese mala me la esperaba, pero no que hubiese una vampiresa creacionista incluida, aunque puede tener su sentido si la tipa tiene ciento y pico años. Lo que me temo es que Meyer sea también creacionista, lo cual tampoco sorprende teniendo en cuenta que en la versión original de Crepúsculo decía que los vampiros tenían 25 pares de cromosomas y los hombres lobo, 24.

    ResponderEliminar
  2. ¡Lo que me he podido reír!

    NO me puedo explicar cómo te has podido tragar "Crepúsculo" y después esto. Está Bello (lo llamo así porque síp), que es un imbécil monumental, y la prota vampiresa (que estoy segura de que es la autora, en cuanto a su belleza), que es una psicópata yonki. No me podría tragar eso ni con agua, madre mía.

    Por cierto. NO sé si habréis oído hablar de un autor que se llama Lorenzo Silva (supongo que sí, es un tío que escribe literatura a medias entre infantil y juvenil). Pues él escribió un libro, "El cazador del desierto", que me leí en mi época (no os penséis, hace unos años). Iba de la vida de la prota (Laura), que era la narradora, su amiga la empollona (Irene), y Silvia (la guapa de la clase). Luego vi que tenía otro libro, "Algún día, cuando pueda llevarte a Varsovia", que iba de los mismos personajes, pero con los mismos nombres y personalidades. Este no me lo leí, miré la sinopsis en Wikipedia XD. Con esto lo que quiero decir es que a la gente se le está secando la imaginación. ¡Podrían, por lo menos, intercambiarles los rasgos! Cosas así me descolocan, la verdad.

    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
  3. Esos libros de los que hablas tienen ya unos añitos, Adri. A mí me los hicieron leer en el cole... No recuerdo nada de ellos salvo que me parecieron un muermo y decidí borrar la historia de mi cabeza para poder tener sitio para cosas más importantes. Pero recuerdo que a una buena amiga mía el gustaron mucho.


    O.

    ResponderEliminar
  4. Qué gracioso, el tipo puede verle bien el color de los ojos a distancia. Yo creo que un chico normal de esa edad hubiera aprovechado esa mirada para captar otros detalles de la chica. Pero no voy a ponerme en criticona. Y no sé cómo nadie relee esas escenas que quedan tan mal cuando uno se hace la imagen mental: los vampiros llegando al colegio y sin mirarse entre ellos, ni a los demás, ni a la nada misma. O la vampiresa saltando y hablando a los gritos como demente por el valle. No sé, un poco más de naturalidad, que después la gente tiene que comerse esas escenas en el cine.
    Gracias por el resumen, me ahorran tiempo valioso para ir a leer otras cosas. O no. Lo confieso, estaba a punto de echarme una siesta xD
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  5. ¡Hola!
    Genial la entrada, como siempre. Yo sólo añadiría mi profunda decepción al enterarme de que no se llaman Isabello y Eduarda. Tenía la esperanza...
    Aún así, que se llamara Beau (¡BOOOOOO!) también ha dado algunas risas interesantes.

    ¡Ale! ¡Un saludo!
    Muff.

    ResponderEliminar
  6. No podía parar de reírme con "Mientras lanzaba una rápida mirada inquisitiva a Edythe. Ella esquivó mis ojos. Porque se los lancé"
    Muy buena critica.

    ResponderEliminar
  7. Lo has malinterpretado todo.

    El enamoramiento repentino es porque son almas gemelas y era el destino de Beau ser vampiro por eso sentia todo el rato que no encajaba. No es porque este mal planteado el libro sino la autora es mormona y es todo una alegoría religiosa. Beau no tiene su su lugar en el mundo hasta que conoce a los vampiros que son una alegoría para adolescentes de la familia mormona porque si ponian tal cual eso iba a ser un coñazo. Son una familia que es lo mas importante para los momones y su amor es para toda la vida. En crepusculo original se contraponen a los vulturis y otros que son una representacion del cristianismo y el ateismo que si rompen sus vinculos. Por eso son salvajes y se han dejado llevar por sus pasiones que en el libro son la sangre. Los Cullen son superiores y mejores porque han superado esa necesitad y por eso ya son tan perfectos. Por eso todo lo de conocer el amor verdadero es alegoria de conocer el verdadero amor de dios que llena la vida que esta vacia y te transforma pero hay que hacer sacrificios por eso la transformacion en vapiro es tan dolorosa y Beau tiene que hacerse la idea de dejar su familia y antigua vida atrás a cambio de la felicidad de dios que esto es un tema religioso muy claro porque para llegar al verdadero camino hay que hacer secrificios.

    Todo el libro es como una parabola y es precioso pero no puedes tomar las parabolas de forma literal porque son instrumentos para transmitir un mensaje. Si le quieres buscar a la logica a porque se enamoran o hacen vampiros es imposible igual que si le buscas logica a la historia de Jonas y la ballena. Tienes que quedarte con lo importante. Por eso tambien los vampiros son hermosos pero los demas no se relacionan con ellos, el resto solo puede admirar porque no esta dispuesto ha hacer el sacrificio y su amor es interesado. Quieren la felicidad y belleza y perfeccion y no estan dispuestos a pagar el precio. Beau si y por eso el esa capaz de volverse como Edyte y se enamoran. Cuando ella dice que es peligrosa tambien es una prueba para ambos. El deseo de sangre es simbolo del deseo sexual y como no te puedes dejar llevar por el o te haces un animal, eso se veia mejor con Edwar hombre y Bella mujer. Por eso deben resistir por amor, que es el camino a hacer lo correcto y redimirte y alcanzar la felicidad con la familia Cullen. La prueba de Beau es ser capaz de resignarse y hacer sacrificios para conseguir esa misma felicidad, que eso tambien se veia mejor con Bella. Por eso tambien la comparacion cuando dicen que son ovejas no es casual sino una alegoria.

    No tiene ningun sentido que critiques el libro por cosas que no son creibles porque te has equivocado y no le tienes que buscar logica sino quedarte con el menjase.

    Ya termino con que es estupido también lo que dices de que no haya cambios porque hombre y mujer no pueden ser iguales o no se podrian complementar. Por eso se ha perdido un poco el mensaje con la nueva version y queda mal ver las cosas del reves.

    Que dios te bendiga y encuntres tambien manera de ver mas claro lo que tienes delante.

    ResponderEliminar
  8. Claro, Zarza, es que no entiendes nada u.u Crepúsculo es como la Biblia mormona. Para algo ha vendido tantos ejemplares.

    ResponderEliminar

A las malas hierbas no nos gusta la censura, así que eres muy libre de comentar lo que te apetezca. Eso sí, cuidado con faltar al respeto a otros usuarios: las malas hierbas sabemos cuidarnos solas, pero ojo con pisarnos las margaritas.

Por cierto, por cierto. Si te lanzas a poner un comentario en una entrada y luego lo borras (sin motivo justificado), volveremos a postearlo. Es una amenaza. ¡Muajajajajajjajajaj!

Free Pencil 2 Cursors at www.totallyfreecursors.com