Donde la literatura y la maldad se toman un té

domingo, 31 de enero de 2016

Sueños de piedra, de Iria G. Parente y Selene M. Pascual

Título: Sueños de piedra
Autoras: Iria G. Parente y Selene M. Pascual
«Érase una vez un reino muy, muy lejano donde un príncipe premió a un mago por ayudar a rescatar a una joven en apuros.
Encantador. Lástima que nada de esto sea verdad.
En realidad, el príncipe sueña con gloria y venganza; el mago, con que sus hechizos no sean siempre un desastre y la joven en apuros, con huir de un pasado que la atormenta... y del recuerdo del hombre al que ha matado.
Érase una vez... »


Espera, espera, espera… El príncipe sueña con ¿venganza? Yo no me he leído ese libro [DAME O.O].

Está bien, no me adelanto. Seguimos con nuestro mes de novedades en el Jardín, y lo cierto es que este libro ha sido bastante mejor que lo que me temía. Sin ninguna duda, nada que ver con lo primero que leí de estas dos muchachas, Pétalos de papel. No puedo menos que felicitarlas.

Hablemos del libro.

La sinopsis no me parece mala idea en absoluto: muestra el principio del que parte el libro y es una buena manera de captar la atención. Creo que al que se le ocurrió se merece una palmadita en la espalda [yo se la doy, si quiere e.e].

El tema de las imágenes de hoy es...
cosas que tengo guardadas en mi ordenador
y a las que quiero dar un uso de una vez por todas.
La trama es la siguiente: un príncipe muy ingenuo [Zarza: es muy amable por tu padre decir que es ingenuo. Es pobre es ESTÚPIDO, pero sin duda eso es un precioso eufemismo] que decide partir en busca de aventuras y fama, una prostituta que se escapa de su burdel para labrarse una vida honrada [Zarza: oooh, qué bonito], un aprendiz de hechicero un tanto gafe con una importante misión que cumplir [Zarza: cliché. Odio a este tipo de personajes] y un mundo fantástico de corte medievalesco en el que hay criaturas como banshees y mantícoras que dan para muchas aventuras y desventuras. El asunto termina convertido en un viaje un tanto accidentado, como os podéis imaginar, con una historia de amor de por medio.

Se aprecia un evidente esfuerzo de crítica social y tono reivindicativo del texto (derechos de la mujer, crítica del abuso, importancia de la salud emocional de las personas), pero no sé si me atrevería a decir que eso cuenta como núcleo. Quiero decir: la teoría dice que el núcleo es el mensaje que quieres transmitir o sobre el que quieres reflexionar con una determinada historia, y que las escenas, recursos, personajes…, que escojas se escogerán atendiendo a ese objetivo. En este caso tenemos un texto que habla de temas inevitablemente interconectados si bien un tanto diversos y al final el mensaje que se extrae es sencillo: la mujer tiene derecho a tener derechos, el abuso es mu' malo y la salud emocional es muy importante. En fin, en cierto sentido sí es un núcleo (si bien es increíblemente explícito y simple), pero por otro lado… es que casi es más un crítica social a secas que un núcleo como tal. Para que nos entendamos: es la diferencia que existe entre escribir un libro que hable de «lo malo que es el maltrato animal» y otro que quiera hablar de «cómo el maltrato es percibido o no como tal por diferentes individuos y por qué puede ser esto». No se supone que los núcleos tengan que darte la reflexión moral ya hecha, indicarte simple y amablemente cómo pensar y qué cosas son moralmente reprochables (o no); la idea es que te remuevan por dentro y te obliguen a pensar en ello por ti mismo. En este libro no hay reflexión, sólo juicios de valor: esto es bueno, esto es malo. Para colmo, tenemos un final de estos de cuento, «comieron perdices», en el que el bien y el amor terminan por triunfar sobre el mal y todos (los buenos) consiguen lo que querían y son felices como regalices. Y lo cierto es que este tipo de historia tiene aplicación limitada una vez que sales de la Literatura infantil [sobre este punto incidiré al final].

miércoles, 27 de enero de 2016

Yo también quiero ser escritor (12) - Corrección de las primeras páginas de El fuego en el que ardo

Seh, seh. Soy consciente de que el título dice que esta es la decimosegunda entrega de la sección a pesar de que no hay entrada número once. Bien, la cosa es que la decimoprimera entrega ya lleva un tiempo escrita y en recámara (con esto del mes de novedades, tenemos algunas entradas en espera). Y diréis: ¿por qué no les cambias los números y ya'tá? El motivo es sencillo: yo tengo un pequeño dios nórdico en mi cabeza, como a Zarza le gusta llamarlo, mi querido TOR TOC, y a mi TOC le resulta menos perturbador (por algún motivo aleatorio en el que ahora mismo no me voy a molestar en indagar) alterar el orden de publicación que separar a la entrada número once del resto de sus compañeras temáticas (quizá recordéis que el bloque sobre puntuación no estaba todavía cerrado: queda esa última entrada). Así que ahí lo tenéis. Si alguien tiene alguna queja… id a contársela a quien le importe [:D].

A ver, la entrada de hoy.

Vamos a hacer una cosa, hierbajos. En un principio yo iba a utilizar la entrada de hoy simplemente para recopilar las imágenes con la corrección que he ido a haciendo por Twitter de la novela El fuego en el que ardo, en favor de aquellos que no tienen Twitter o no están atentos a esa red. Y Santas Pascuas. Sin embargo, se me ha ocurrido que puedo tunear un poco la entrada para poder incluirla dentro de la sección de Yo también quiero ser escritor. Así que voy a arriesgarme a hacer un pequeño experimento de escritura que quizá a alguno le resulte útil/interesante.

¿Preparados? Pues adelante.

sábado, 23 de enero de 2016

El fuego en el que ardo, de Mike Lightwood

Título: El fuego en el que ardo
Autor: Mike Lightwood [Zarza: este seudónimo es raro, porque es el nombra de uno/varios personajes de Cazadores de sombras. Mmm... ¿qué opináis del seudónimo Zarza Hija de Arathorn. Ortiga: ah, claro, porque thorn es espina O.O]
«Ser gay puede complicarte mucho la vida.
¿Todas esas películas y series que te cuentan lo maravilloso que es ser gay? ¿Estar rodeado de compañeros modernos en el instituto que te quieren como eres? ¿Padres que te apoyan incondicionalmente?
Todo mentira. La realidad no es esa. Al menos, no la del protagonista de esta historia, que vive un auténtico infierno por culpa de aquellos que no lo aceptan como es.
Pero, cuando las cosas se complican de verdad, conoce a un chico de ciudad con una visión del mundo completamente distinta. Con su ayuda, deberá escoger entre dejarse consumir por las llamas de quienes lo odian o renacer de sus propias cenizas.»


Mmm… Okay.

Aunque parece un poco difícil renacer de tus propias cenizas si no te dejas consumir primero por las llamas. Suena contraintuitivo. Pero vale. Okay.

Está bien. Os adelanto que esto no va a ser una crítica sino una simple valoración de las primeras páginas de la obra que Plataforma Neo tiene colgadas en su web.

Esta vez quiero intentar algo un poco diferente, más visual. Ja, qué justificación tan bonita. Digo eso y quedo tan divina de la muerte. En realidad lo que pasa es que sigo siendo una puta vaga y la aplicación de lectura de la página de Plataforma Neo no me permite copiar el texto a un Word. Como no puedo copipastear para hacer una corrección del texto, que hubiera sido interesante, he hecho pantallazos y voy a ver si me animo a hacer una corrección ahí directamente sobre las imágenes con código de color.

Que lo disfrutéis.

miércoles, 20 de enero de 2016

Entrevista a Javier Ruescas

Bu.

Veréis, el otro día vimos una entrevista eterna a Ruescas en una de las revistas del Templo de las mil puertas y pensamos que no la iba a leer ni su madre, así que, bueno, no sé, aún nos queda algo de espíritu navideño y hemos decido hacerle un favor y regalarle un poco de publi. De nada. 


«Las historias que escribo son mías hasta que se publican [Z: Luego ya no O.O a esta pobre criatura le roban los derechos]. Es decir, que no me dejo influir en el argumento o la trama por mis lectores». 

sábado, 16 de enero de 2016

La reina roja, de Victoria Aveyard

Título: La reina roja
Autora: Victoria Aveyard
«En una sociedad dividida por el color de la sangre, los Rojos luchan por sobrevivir [Zarza: a la posguerra española] bajo la sombra de los Plateados, "superhumanos" con poderes terribles que les permiten manejar el mundo a su antojo. Pero cuando se revela que Mare Barrow —una joven ladronzuela Roja— tiene también esas habilidades, es llevada al mundo de los Plateados. Allí descubrirá que el poder es un juego peligroso y que la única certeza es la traición.»


Ah, que... ¿aún esperábais que fuera Zero?
¡Pooooooobres almas en desgracia!

Queridos hierbajos, estoy tan pero TAN decepcionada con este libro.

El mundo me odia.

Tenía muchas ganas de leerme este libro, la verdad: el principio prometía. Como no estaba dispuesta a gastarme más de once euros en un ebook, lo busqué por internet y encontré una traducción fan que ha resultado ser bastante pasable [como traducción pagada habría que despedir al traductor, pero siendo una traducción de andar por casa y a cientos de manos… la verdad es que el resultado se deja leer (los he visto infinitamente peores)].

La cuestión es que, arrastrando todavía como arrastraba la emoción de haberme leído La maldición del ganador, y juzgando solo por las primeras páginas, me sentía optimista. Sin embargo, al final ya veis que este libro no ha estado a la altura del anterior.

Está bien, iré por partes, como siempre.

¿Os he dicho ya lo mucho que me he aficionado
a las imágenes tematizadas?
No tengo nada que decir de la sinopsis, la verdad. Si me la hubiese leído antes de leerme el libro lo cierto es que no me hubiese llamado particularmente la atención. Pero puedo concederle que no apesta a márquetin barato y que no es mentira. Digo yo que eso cuenta como punto a su favor, ¿no?

Esta historia va de lo que nos dicen que va: tenemos un mundo en el que viven humanos chachis con poderes (los plateados, por el color de su sangre), que son la élite de burgueses, nobles y otros mandamases monárquicos; y luego tenemos humanos normales (los rojos), que corresponderían a los estratos sociales bajos y están oprimidos y explotados. Y se lía parda cuando se descubre que la prota, que es roja, tiene poderes a pesar de ser roja de pura cepa y no ser la hija perdida de nadie. Así que los reyes plateados, que son mu' malos, deciden usar a la niña para sus propios propósitos: le dicen a todo el mundo que en realidad sí que se trata de la hija perdida de alguien, que es plateada a pesar de haber sido criada por rojos, y se la prometen al segundo príncipe del reino para tenerla ahí controlada y cerquita de casa y que así su presencia les ayude a sofocar la revolución roja que se está gestando (quieren tener una princesa con la que el pueblo rojo se pueda sentir identificado para que los ánimos se aplaquen un poco, clásica estrategia). Y… bueno, ya sabéis que cuando la gente empieza mintiendo la cosa no puede llegar muy lejos. Por el camino la prota se nos enamora de un príncipe, luego de otro, luego de ambos y luego de ninguno; y todos los personajes masculinos heterosexuales en edad casadera se enamoran de la prota, para equilibrar la balanza. Y tal.

viernes, 15 de enero de 2016

Los Juegos del Guante



Queridas malas hierbas. No hay quien os a-guante.



Ya está, ya puedo morir tranquila.

jueves, 14 de enero de 2016

Noches blancas

Bu.

Estoy tan aliviada de saber que hay varios de vosotros que estaríais dispuestos a haceros cargo de estos pobres guantes sin hogar... Amaranto ya ha expresado su deseo de adoptarlos. Criaturitas.

En fin, tercera noche de sorteo, y el botón del helicóptero me quema en las manos. Como siempre, mismas reglas: el ganador tiene hasta el amanecer para reclamar el premio. Aproximadamente, las 8:36.


miércoles, 13 de enero de 2016

Las mil y una noches

A Dios pongo por testigo que lo de Sherezade iba en broma.


No obstante, viendo que nuestra ganadora no ha reclamado el premio, heme aquí de nuevo. Si de verdad llegamos a mil y una noches y nadie ha reclamado los guantes, me los quedo yo, decidido.

Por favor, inserte aquí risa maníaca.

Como anoche, la idea es la misma: el nuevo ganador tiene hasta el amanecer de mañana (las 8:36) para reclamar el premio. Si alguien se queja me lo como. El camino fácil es para los débiles. Y yo a los débiles me los meriendo para acompañar el té.

Una vez establecido esto, vamos a darle al botón del Rafflecopter. La verdad es que me he aficionado a darle al botón del helicóptero. Me da ganas de sortear más cosas.

En fin, malas hierbas, margaritas de todas las edades... ¡Con vosotros el nuevo ganador!

a Rafflecopter giveaway

Felicidades, Silvia. Hala, corre, corre. Y confírmanos con qué nombre eres seguidora del blog porque no apareces con el que nos has dado.

[O:¡Pedalea, pedalea! O.Ó]

No os quiere,

Z.

martes, 12 de enero de 2016

Hablemos de Faulkner

¿A que no sabéis qué es lo que os traigo yo hoy?


Si habéis pensado maldad en grado sumo, estáis sobre la pista correcta. Si simplemente habéis leído el título y habéis pensado en buitres y en El ruido y la furia, tampoco voy a decepcionaros.

Me gusta Faulkner. No solamente tiene un apellido maravilloso. También era un tipo maravilloso que escribía unos libros maravillosos y decía querer reencarnarse en animales maravillosos. Es uno de esos autores a los que querría abrazar si no estuvieran muertos (este último detalle es importante).

viernes, 8 de enero de 2016

Cómeme si te atreves, de Daniel Ojeda

Título: Cómeme si te atreves
Autor: Daniel Ojeda
«¿Lo arriesgarías todo por un amor perdido?
Babia tiene diecisiete años, una guitarra, un gato que se llama Mousse de chocolate y unos cuantos kilos de más que el resto del mundo se empeña en recordarle. El verano toma un giro inesperado cuando Daniel Creek regresa a su vida, justo en el momento en el que ella acaba de aceptar ser la acompañante y casamentera de su prima Helena para ganar un dinero extra. Pese a las advertencias de su tía Gloria, Babia decide que solamente tendrá que pasar dos meses más aparentando y después no volverá a verles. Un inesperado giro de los acontecimientos hace que Babia, Helena y Daniel terminen trabajando en el mismo sitio durante todo el verano. Y esto hará que la amistad de Babia y Daniel cuando eran pequeños resurja y con ella todos los sentimientos que Babia trataba de esconder fingiendo que no le echaba de menos. ¿Es capaz un beso de despertar todos los recuerdos que viven en nuestros corazones?»

Y... sip: sigue sin ser Zero.

Este libro todavía no ha sido publicado (sale el 14 de enero), pero Zarza encontró la vista previa en Google Libros y me animé a echarle un vistazo. Y la verdad es que esta historia no me interesa lo más mínimo (personalmente, las cosas pastelrosas me parece un coñazo, así de claro), pero me había propuesto muy firmemente leerlo entero, pese a todo, para poder hacer una crítica como Dios manda. Olvidé que estábamos hablando de una vista previa (como podéis comprobar, poseer una buena memoria no es una de mis muchas virtudes), así que por suerte o por desgracia mi lectura ha durado mucho menos de lo que me esperaba. Podría pedir el libro y terminarlo el día 14, que al fin y al cabo el Kindle solo son seis euros, pero… uff, pereza máxima: ha sido verme obligada a parar de leer (porque no había más páginas) y se me ha desinflado toda determinación.

Como al fin y al cabo no he leído la novela completa, esto no va a poder ser la crítica que yo quería escribir. Sin embargo, esta vista previa creo que me ha dado una idea bastante aproximada de a qué tipo de libro nos estamos enfrentando, así que me voy a lanzar a la piscina (wink wink) y animarme a decir algunas cosillas.

lunes, 4 de enero de 2016

Las honrosas excepciones (6)

¡Comenzamos! ¡Evento en el Jardín! ¡Que corra el hidromiel!

Pues hoy, queridos hierbajos, vengo con algo muy ameno: una nueva excepción. Sí, sí, vuestros ojos no os engañan. No quepo en mí de gozo.

Y lo cierto es que este es un libro que quizá no os esperabais [o quizá sí, porque... mmm... tuvimos un percance en una taberna y a Zarza es que se le suelta la lengua con el vino (especiado)]. Al menos, yo no me lo esperaba [Zarza: Ortiga bebe para olvidar]. No por el libro en sí (aunque la sinopsis prometía paletismo en dosis letales), sino porque, para ser sincera, no me esperaba ponerle esta etiqueta a un libro que hubiese publicado Plataforma Neo. Sí, de verdad: vuestros ojos siguen sin engañaros. En fin, no me malentendáis: claro que tengo mis propios prejuicios (in)fundados sobre esta editorial, totalmente subjetivos y personales (y perfectamente válidos para mi persona, que para algo son míos), pero tampoco se puede negar que en su catálogo hay una invitada de honor muy especial: una tontería adolescente literariamente (muy) cuestionable.

Pero yo soy una mala hierba muy sincera: lo que no tiene perdón de Dios, pues no tiene perdón de Dios; pero, si algo es bueno, lo digo.

El libro del que vengo a hablaros hoy, queridos hierbajos, ¡es más majo!

domingo, 3 de enero de 2016

Enero de novedades

¡Buenas noches!

Puede que sonemos un poco incoherentes, pero el invierno polaco es frío y Ortiga y yo estamos borrachas en una taberna. ¡Que corran el vino especiado y el hidromiel! Esto es
como vivir en El señor de anillos. Bueno, o no, porque por algún motivo hay un trineo colgado del techo (afortunadamente sin renos). 
Y afortunadamente también sin conejos.

Lo que intentamos contaros es que empezamos un nuevo año (por si no lo sabíais. Feliz 2016) y queremos traeros un evento para enero. Vamos dedicarnos a criticar novedades de literatura juvenil, para variar un poco y demás. También incluiremos alguna otra tontería, por qué no.

Oh, por cierto, el objetivo de esta entrada es también recordaros que sólo quedan unos días para que finalice el sorteo del segundo cumpleaños de blog. Si os dais prisa aún podéis apuntaros aquí.

Y con esto y un bizcocho, hasta mañana a la hora que sea, que será cuando Ortiga publique la primera entrada del evento, dedicada a un libro titulado Zero (nombre apropiado donde los haya).

Espero que los Reyes os traigan carbón a todos.

Z.
Free Pencil 2 Cursors at www.totallyfreecursors.com