Donde la literatura y la maldad se toman un té

sábado, 8 de febrero de 2014

El libro de los portales, de Laura Gallego García

Título: El libro de los portales
Autora: Laura Gallego García
«Un mundo en el que no existen fronteras para aquellos que se atreven a mirar más allá. Los pintores de la Academia de los Portales son los únicos que saben cómo dibujar los extraordinarios portales de viaje que constituyen la red de comunicación y transporte más importante de Darusia. Sus rígidas normas y su exhaustiva formación garantizan una impecable profesionalidad y perfección técnica en todos sus trabajos. Cuando Tabit, estudiante de último año en la Academia, recibe el encargo de pintar un portal para un humilde campesino, no imagina que está a punto de verse involucrado en una trama de intrigas y secretos que podría sacudir los mismos cimientos de la institución.»

Esta sinopsis es una estafa, no os dejéis engañar. El libro no va de eso. Pero no os preocupéis, que ahora mismo os resumo yo el asunto:

«A Tabit, estudiante de último curso (y a quien sus padres odiaban, por cierto, porque vaya nombre fruto de la mente de una niña de 13 años le han plantado), le encargan que dibuje un portal para un campesino que vive en una zona rural dejada de la mano de Dios y… Bueno, en realidad no sé por qué os estoy contando todo esto, porque no tiene verdaderamente ningún interés en relación con el resto de la trama. La cuestión es, en todo caso, que este encargo es finalmente denegado por la Academia y, pese a que existen antecedentes de este tipo (según admiten otros personajes), Tabit sospecha por algún misterioso motivo que hay algún tipo de conspiración soterrada chunga que te cagas. Así, relacionando este hecho con otra serie de acontecimientos inconexos en apariencia (la desaparición de un profesor, el hallazgo de un nuevo tipo de pintura para portales, la desaparición de un portal…), nuestro inteligente protagonista se inventa una historia truculenta de contrabando que lo explica todo.»

Lo siento, pero estas son el tipo de cosas que sólo puede relacionar el lector, precisamente porque ve la historia como una historia y tiene que interrelacionar: dentro de la ficción, el personaje de Tabit es claramente esquizofrénico y debería estar internado, porque se dedica a ver relaciones entre las cosas más dispares (esa mujer ha movido la pierna justo al mismo tiempo que el hombre de allá ha parpadeado… ¡son espías enviados por el gobierno para vigilarme y se están comunicando en código! Que cunda el pánico).

Bueno, ahora en serio. No sé muy bien quién escribió la sinopsis del libro, ni por qué, pero sí os puedo decir que la historia en realidad trata de Tabit y Caliandra, dos estudiantes de la academia, que se pasan el libro entero buscando a maese Belban, su profesor desaparecido mientras estudiaba las extrañas propiedades de la nueva piedra mágica para pintar portales que han encontrado (ah, no, espera, que no es magia… Ya llegaremos a eso).


Argumento no hay ninguno. ¿Qué nos quiere contar Laura Gallego con esta historia? Categóricamente nada. Supongo que se despertó un día y pensó: «Mmm… me apetece escribir sobre personajes que viajan a través del entramado espacio-tiempo utilizando portales de teletransporte. Pero nada de magia, ¿eh? Todo según un método científico claro. ¡A por ello!» Se inventó un puñado de personajes paletos, uno o dos pasados traumáticos y a eso empezó a añadirle páginas y páginas… y páginas, y páginas, y… sí, páginas. Resultado: El bodrio interminable.

Esto resume muy bien mi impresión de la lectura :D
La voz narrativa casi ni me atrevo a decir que exista. Contamos con un narrador omnisciente en tercera persona que va cambiando de punto de vista según a la autora le convenga estar con un personaje u otro en un determinado momento. El problema es que el punto de vista del narrador intenta asimilarse al del personaje al que acompaña en cada momento, pero no muestra ningún tipo de diferenciación entre unos y otros: siempre habla exactamente de la misma manera, es decir, exactamente de la misma manera que en el resto de los libros de la autora, porque Laura tiene una única voz narrativa que utiliza para todo. Vamos, que nos da lo mismo que hable Tabit, dibujante de portales, inteligente y altamente cultivado, que Yunek, campesino pobre y analfabeto. Resultado: la autoridad, tanto racional como emocional, brilla por su ausencia.

Los personajes. Madre del amor bendito. Voy a ser benévola y a decir que la mitad de ellos sencillamente no pintan nada en esta historia, están puestos para hacer bulto (y añadir más páginas). ¿Tash? Ni pincha ni corta. ¿Rodak? Totalmente accesorio. ¿Los amigos de Tabit? Mejor ni mentarlos. Los diferentes profesores y alumnos con los que se cruzan sólo están de adorno, y para acordarse convenientemente de ellos en momentos específicos. Los protagonistas son Tabit y Caliandra, y son planos, planos como dos platos llanos: él, estudioso y responsable, y con un pasado traumático y oscuro que no quiere recordar; ella, intuitiva e impulsiva, y con miedo a enamorarse por si vuelven a romperle el corazón. La Virgen. Yunek no existe más que con el propósito de distraer y confundir (en serio, try harder); y el personaje del maese Belban, al que se pasan todo el libro buscando, ni siquiera está construido, así que me lo ahorro.


Los objetivos de los personajes son también muy, pero que muy chuchurríos. Todos tienen objetivos conscientes, simples y bien especificados: Fulanito quiere encontrar trabajo de minero, Menganita quiere encontrar al profe perdido, el de más allá quiere un portal, los malos quieren ser muy malos… ¿Objetivos subconscientes? ¿Qué es eso? Aquí somos todos exactamente lo que decimos ser y queremos exactamente lo que decimos querer. Mucho cuidado, no se nos vaya a confundir algún pobre incauto.

La evolución de los personajes es irrisoria, y eso cuando tenemos suerte y hay evolución. Tabit aprende que no todo se puede aprender hincando codos y Caliandra aprende a amar de nuevo. Dadme un momento, necesito vomitar. De verdad, ¿esto era todo lo que tenía que decir Laura? Porque, francamente, esto ya lo he leído medio millón de veces, otros tantos escritores han contado la historia de estos mismos personajes unas cuantas veces antes que ella (con una necesidad muchísimo menor de malgasto de papel, por cierto).

La prosa. Ostras, tú. ¿Por dónde empiezo? Mal empleo de vocabulario, mala división de párrafos, fallos de referente, no hay una adecuada selección de elementos, empleo aleatorio de los signos de puntuación, uso obsesivo de cultismos innecesarios (cuando no directamente inadecuados)… Toda la novela se compone de un interminable resumen narrativo y párrafos completamente explicativos. Te lo dice TODO, te lo deletrea, si hace falta. ¡Qué pesada!

No, you Kant write
Por otra parte, la autora se la pasa saboteándose a sí misma toda la historia: se contradice, se olvida de cosas que ya ha establecido previamente y las cambia a posteriori, se hace un lío ella sola con el orden cronológico de los acontecimientos, se saca soluciones milagrosas de la manga cuando más le conviene (cuando no, pues no)… Bueno, bueno, impresionante, sin duda. Además, los personajes están la mitad del tiempo haciendo cosas que no tienen ningún sentido, ya sea porque no encajan con su personalidad o con su supuesta motivación, o porque sencillamente es absurdo y no responde a ninguna razón comprensible.

Por cierto, ¿soy la única que se está preguntando de qué clase de obsesión extraña le sale a esta tipa lo de los 14 capítulos forever? Que funde un club o algo, si quiere, pero esto empieza a ser cansino. Además, ya sé que ella no se da cuenta, porque es obvio que no sabe cómo se hace en realidad una división de capítulos, pero esta compulsión en concreto no juega precisamente en su favor.

Amo a Laura Gallego *-*
Y ahora… me voy a reír. La verdad es que me ha encantado esta historia. Hacía mucho tiempo que no me reía tanto, desde Crepúsculo, más o menos. Para que os hagáis una idea: a la hora de hacer mis críticas, suelo abrirme un Word en el que voy haciendo anotaciones; donde normalmente escribo un par de hojas con cosas absurdas sobre la historia, con esta me ha dado para llenar cinco páginas completas. Me lo he pasado como una enana en una juguetería. Había momentos en los que hasta me costaba parar de reír para poder seguir leyendo. Os recomiendo encarecidamente que busquéis el libro en la biblioteca y lo leáis (no lo compréis, por Dios, no sigáis contribuyendo a este asesinato de neuronas), porque no tiene desperdicio; pero para que se os vaya abriendo el apetito, aquí os dejo unas cuantas joyas… ¡Atención spoilers!

-Los cultismos:

«Maese Denkar y el rector conferenciaban en voz baja». Conferenciaban, que no hablaban.

«Llevaba el cabello blanco suelto, en lugar de recogérselo en una trenza, como era preceptivo entre los maeses». Tan preceptivo no sería.

«Aquel estaba siendo su día más nefasto en mucho tiempo». Sí, y el más peor, también.

«Dos habían optado por diseños florales, mientras que otros tres habían elegido modelos poligonales, un pentágono y dos octógonos, respectivamente». Está claro que no sabes cómo se usa la palabra «respectivamente», así que mejor no lo intentes.

-Fallos de vocabulario:

Mmm... cuajada...
«Dedos cuajados de anillos». La madre que la…

«[Tabit] había saciado la insondable curiosidad de Yania». Tuvo que apuntarse a clases de submarinismo, pero ¡lo consiguió!

«Se levantó de un salto, excitada». Too much information. En serio, deja de usar extranjerismos, no sabes lo que dices.

«Le disparó una mirada de irritación», y su oponente cayó fulminado, como no podría ser de otra manera.

-Mala selección de elementos:

¿Habéis probado alguna vez a intentar «jadear sonoramente» mientras tenéis «la boca seca y la lengua pegada al paladar»? Tiene pinta de ser la leche de chungo, pero en este libro no solo lo intentan, ¡lo consiguen!

-Las minas:

Me encanta esto: «Los más viejos del lugar sacudían la cabeza, desconcertados. Tenían la suficiente experiencia para reconocer «su» mineral con los ojos cerrados, por la textura, la consistencia, el peso y hasta el sabor, y no podrían haber diferenciado un fragmento rojo de aquellos de color azulado.» Puta madre, los mineros son daltónicos. O ciegos. Y además muertos de hambre, por lo visto, que se andan comiendo la bodarita. No me extraña que les quede poca.

-Tash:

Vale, a ver, la parte en la que te cuentan que Tash es en realidad Tashia no es solo absurda hasta límites insospechados, es total y absolutamente repugnante. Ahorráosla si podéis: ya no me queda lejía para los ojos para poder prestaros. Luego no digáis que no os lo advertí. Que si se pone a toquetearse en la bañera (¡y te lo cuenta!), que si «Se habría arrancado aquellos fastidiosos pechos»… Me das asco, deja de decir guarradas.

Este pan necesita un arma. Caliandra, no.
-Caliandra:

«Se inició una lucha confusa, algo más equilibrada ahora que Yunek se había vuelto contra Kelan y los suyos. Rodak peleaba a puñetazos, arriesgándose a ser herido por las dagas de sus enemigos; Cali había arrancado una pata a una silla desvencijada y la utilizaba como garrote, manteniendo a los matones a cierta distancia de ella.» Joder con la Cali, macho. ¿Para qué quiere la pata de una silla? ¡Si está tan mazada como para cargarse los muebles no necesita un arma!

En boca de Caliandra, refiriéndose a Kelan: «De hecho, pensándolo bien, no debería sorprenderme que esté detrás de la trama invisible». Claro, porque ser un cabrón que se cansa de ti después de haber mojado es sólo el entrenamiento para convertirse en un mastermind mafioso, no te jode. Y por cierto, que la presentación del exnovio-trauma es una basura: no ha tenido ni la más remota importancia en cientos de páginas de historia, ni se le menta, y luego, de pronto, toma pastillas de goma, es el malo malísimo del asunto. Tócate un cojón, macho.
Tócate un cojón, Tashia. Ah, no, que no puedes :D

-La «ciencia» de los portales:

Los portales no son magia, son ciencia. Hay que saber dibujarlos y calcular las coordenadas exactas del lugar, pero no de cualquier manera, no: los pintores tienen un aparatito llamado (nombre rompedor) «medidor de coordenadas», una especie de brújula que te dice el valor exacto de cada variable. ¿Qué os creíais? ¿Os estabais imaginando a los pintapuertas haciendo números? No, nombre, no; que lo haga una brújula mágica, vive dios, dónde vamos a parar… Eso sí, Tabit es el primero de la clase en cálculo de coordenadas, ¿es… el más rápido apuntando? ¿Hacen carreras?

Es ciencia, ¡he dicho! En la tabla pone elementos, ¿no lo ves?
¿Que cómo funcionan los portales? La clave es la pintura de bodarita, es lo que hace que el artilugio funcione: un portal pintado con cualquier otra cosa no se abrirá. Por otra parte, las propiedades de la bodarita «no han sido suficientemente estudiadas», así que no se sabe por qué esa pintura funciona y el resto no. Un método muy científico y riguroso, como podéis comprobar.

Y ahí no queda la cosa: las «coordenadas» son las variables de cada lugar. ¿Tres variables espaciales más la coordenada temporal? No, hombre, ¡no! Son once: la luz, la vegetación, el agua, la muerte… Por supuesto, por supuesto, ¿en qué estaría yo pensando cuando dijeron coordenadas?

-Y ya por ir terminando (aunque me dejo mucho en el tintero), os dejo tres no categorizados:

«Estamos en un mundo muerto», no hay plantas ni animales, y el esqueleto que nos hemos encontrado no nos convencerá de lo contrario. No, señor.

Tash y el anciano maese Belban trasladan a pulso al enorme Rodak, herido, en mitad de un mundo en el que claramente la atmósfera tiene menos oxígeno de la que están acostumbrados. Di que sí, con dos cojones.
Con dos cojones, Tashia. Ah… no :D

«Sin embargo, los dos jóvenes comprendieron de inmediato que no era humana. No sólo por la agilidad sobrenatural con la que se desplazaba por una superficie casi vertical, sino, sobre todo, porque tenía cuatro brazos y una larga cola que movía blandamente tras ella». Sí, puede que lo de los brazos y la cola les diera alguna pista.


Chichómetro: xDDDDD

Potabilidad: no potable.

Carcajadas: 9/10



Otras páginas que tienen publicadas críticas o reseñas de este libro, por si os interesa contrastar: El rincón de libros, Trotalibros, Trazos en el bloc.

64 comentarios :

  1. Sigo sin conseguir Bajo la misma estrella =( lo tienen cogido en la biblio, los muy malditos... Así que, entre tanto, esta crítica ya estaba escrita =D
    Con amorrr,
    O.

    ResponderEliminar
  2. Diooooooooooooooos!! Eres mu mala, pero mala, mala, mala!!! xD A mí el libro me gustó, no es de lo mejor de la autora pero me gustó. Joder, pero aun así es que me tengo que reír, creo que a Laura Gallego tiene que estar picándole todo el cuerpo jajajajja

    ResponderEliminar
  3. ¿Puedo permitirme una pregunta no exenta de cierta malicia, Laura? e.e En tu opinión, ¿cuál es el mejor libro de la autora?

    ResponderEliminar
  4. Madre mía, estamos tan acostumbrados a leer tanta mierda mal escrita que ya ni la notamos, porque hasta que no has puestos los ejemplos de mal uso de vocabulario (te agradezco mil que pongas ejemplos, porque queda "guay" soltarlo al viento pero no justificarlo XD) no me había dado cuenta de algunas cosas. Lo de "excitada" me ha sorprendido, porque es verdad que es un extranjerismo en esa frase, y lo leí y ni me di cuenta... Debería dejar de leer estas mierdas y volver a leerme el Quijote XD

    Aunque bueno, si te acercas a leer a Laura Gallego es por la ambientación, la historia... Porque escribir... Lo hace normalito y crea muchos personajes odiables. El primer libro que me leí de ella fue "La llamada de los muertos" y es el que más me gusta, pero claro, habría que ver lo que pienso ahora si lo releo XD

    ResponderEliminar
  5. Yo el primer libro de Laura que me leí fue Finis Mundi, con el que ganó Barco de Vapor hace la tira. En su día me gustó muchísimo (¿qué edad tendría yo... 10-11 años?). Precisamente por eso me niego a releerlo: guardo un recuerdo entrañable del libro, no quiero sabotearme a mí misma.

    ResponderEliminar
  6. Puffff. Yo también me leí Finis Mundi a esa edad, y me niego a releerlo por el mismo motivo. Aunque no sé, igual le echo un ojo a Crónicas de la Torre. Creo recodar que esa saga me pareció entretenida, pero odiaba a todos los personajes, así que no creo que mis recuerdos de la adolescencia vayan a sufrir mucho si la releo.
    Lo que definitivamente quiero es que hagas una crítica de Alas de Fuego, Ortiga. Por fi *-*

    ResponderEliminar
  7. Me mataste, o mejor dicho, Laura Gallego me mató. Sobre todo con la de «Sin embargo, los dos jóvenes comprendieron de inmediato que no era humana. No sólo por la agilidad sobrenatural con la que se desplazaba por una superficie casi vertical, sino, sobre todo, porque tenía cuatro brazos y una larga cola que movía blandamente tras ella» JAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJA, ¡¿QUÉ CARAJOS, LAURA?! De ella solo he leído "Dos velas para el diablo", cuando tenía algo de 16 años, y creo que ese será también el último. Adoro tu bloggg, espero que bajes otra entrada pronto!

    ResponderEliminar
  8. No sé, Laura se me hace la versión española (es española no?) de paulo coehlo, me asusta y no quiero leerla nunca. disfruto mucho tu blog.

    ResponderEliminar
  9. Pues a mí me ha gustado. Y sí que le encuentro el sentido a muchas de las cosas que ha escrito Laura. En mi opinión, Ortiga, confundes la crítica literaria con la exposición de lo que a ti te gusta y lo que no. Me parecen interesantes algunas de tus apreciaciones sobre palabras que quizá no estén del todo bien elegidas. Pero de ahí a decir que es un bodrio, que el protagonista es esquizofrénico (lo cualo????) y otras barbaridades va un gran trecho. Tampoco hay que olvidar que aunque lo pueden leer personas adultas, está dirigido a adolescentes y jóvenes, y por lo tanto, el estilo no puede ser el mismo, como tú misma pruebas con tu comentario sobre que ahora prefieres no releer Finis Mundi que te encantó con 11 años.
    También me resulta cargante el excesivo y pedante uso de expresiones en inglés, omnipresentes por todo el blog.

    ResponderEliminar
  10. No te confundas, Ana María, hay una línea divisoria muy clara en mi cabeza para separar "lo que me gusta" de "lo que tiene calidad literaria". Me gustan mucho y disfruto enormemente gran cantidad de libros malos, y hay muchos libros con gran valor literario que sencillamente me resultan insoportables (El malogrado, Dios, qué agobio de libro, fui incapaz de terminarlo).

    Los libros de Laura Gallego, en concreto, me parecen muy entretenidos, pero en términos de calidad literaria (no solo de la prosa, ojo, sino de madurez de los contenidos, incluso) dejan mucho que desear.

    Te invito a que contradigas esas afirmaciones mías que consideras barbáricas, pero con algún tipo de argumento que respalde tu afirmación, a ser posible. ¿Tabit no relaciona acontecimientos aparentemente inconexos, dentro de la ficción? ¿La voz narrativa cambia de registro cuando está centrada en el personaje de Yunek y crea un personaje analfabeto creíble? ¿Rodak tiene alguna relevancia para toda esa historia de encontrar al Maese Belban? Porque me parecen tres argumentos perfectamente válidos por mi parte a la hora de afirmar que El libro de los portales es, en definitiva, un mal libro.

    Los libros de Laura Gallego están dirigidos a niños y adolescentes. Totalmente cierto. Ahora bien, mi pregunta es la siguiente: como los lectores son niños, ¿se supone que me tiene que parecer adecuado que esté mal escrito? Porque "¿qué más da, si no se van a dar cuenta?"
    Demos a los niños lecturas con calidad, y estaremos creando personas con criterio; criemos a nuestros hijos a base de lecturas regurgitadas y culebrones y tendremos un ejército de borregos con una dicción envidiable y un vocabulario lleno de cultismos cuyo significado y empleo desconocen.

    Me parece fantástico que a ti te haya gustado el libro. De verdad. Pero eso no quiere decir que sea un buen libro. Creo que nuestra obligación como lectores es ser conscientes de lo que estamos leyendo. A mí esta historia me tuvo muy entretenida; pero eso no quita para que fuera viendo al mismo tiempo los fallos que tenía.

    Además, creo que las cosas hay que tomárselas como lo que son, ni más ni menos; y reírse de los fallos (propios y ajenos) me parece una manera muy amena de enfrentarse al mundo.

    Lamento que mi empleo de expresiones en inglés te resulte excesivo y pedante, Ana María; aunque creo que sería discutible afirmar que "what the fuck" y "try harder" puedan considerarse expresiones pedantes. Pero eso es otro tema.

    Que tengas un buen domingo =)

    ResponderEliminar
  11. Dios mio, Jesusitooo Os adoro <3333333333
    Yo tengo el libro no esta leído pero lo tendré que hacer uno de estos días, menudo panorama me espera XD
    Yo leí hace muchos años a Laura Gallego y me gusto mucho mucho El valle de los lobos.Pero después se me ocurrió la idea de leer mas libros de ella y hace muy poco leí Finis Mundi y pfff lo odie yo lo puse a parir no me gusto nada y me costo la vida terminarlo, y eso que es super corto.. Así que no se que esperar de este, yo espero que al menos me entretenga un rato.Cualquier cosa es mejor que hacer deberes de Mate ^_^

    besitos, Ellie

    ResponderEliminar
  12. Léelo con la mente abierta e.e así es como mejor se le encuentra la gracia al asunto xD

    ResponderEliminar
  13. http://lema.rae.es/drae/?val=excitado
    Acepciones número 1, 2 y 3.
    De nada ^^.

    ResponderEliminar
  14. Tienes toda la razón, Álvaro. Fijaos en esto:

    excitar.
    (Del lat. excitāre).
    1. tr. Provocar o estimular un sentimiento o pasión. Su riqueza excita la envidia de sus compañeros. U. t. c. prnl.
    2. tr. Provocar entusiasmo, enojo o alegría. La idea del viaje me excita. U. t. c. prnl. Se excita con la falta de puntualidad de sus empleados.
    3. tr. Producir nerviosismo o impaciencia. U. t. c. prnl. El niño se excita con las visitas.
    4. tr. Despertar deseo sexual. U. t. c. prnl.
    5. tr. Biol. Producir, mediante un estímulo, un aumento de la actividad de una célula, órgano u organismo.

    A veces el DRAE me deja muy fascinada, lo admito. Me explico. Se supone que el orden en el que parecen las diversas acepciones de cada palabra en el DRAE corresponde a su frecuencia de uso. Bien, no deja de resultar fascinante que "despertar deseo sexual" no aparezca hasta la cuarta posición, y que ni siquiera se mencione la acepción de excitación empleada en Física. Por supuesto, no he hecho ningún estudio de prevalencia (espero que los de la RAE sí, pero... luego te encuentras con todo tipo de cosas **ejemdinosaurioejem**). Me he topado a lo largo de los años con unas cuantas entradas que me han dejado muy alucinada en este sentido (en este momento me hubiera venido bien tenerlas apuntadas. En fin, una pena).

    En todo caso (que me desvío). Conozco las acepciones del verbo "excitar". La 4 es más más conocida por todos, probablemente; pero sí, la 1 y la 3 también son usadas con relativa asiduidad. La 2... es peligrosa (la 1 y la 3 lo son también un poco, pero no tanto como la 2).

    Para empezar, el propio uso ha restringido de manera natural el empleo de la palabra "excitar", porque tiene la molesta tendencia a las malas interpretaciones. Para continuar: la ingente cantidad de traducciones con las que contamos hoy en día procedentes del inglés ha propiciado un abuso del empleo de la palabra "excitar", que ha terminado de apañarlo todo.

    Contamos en castellano con suficientes recursos lingüísticos como para evitar los malos entendidos. O alguien va a negarme que es precisamente eso lo que tiende a hacer todo el mundo cuando, a pesar de que "excited" podría "legalmente" traducirse por "excitado", se utiliza la palabra "emocionado"?

    Excitado es una palabra correcta. Eso no lo discuto. Pero su empleo puede ser peliagudo. Y para eso precisamente sirve establecer la autoridad narrativa: uno tiene que saber qué palabras utilizar para que el lector te pueda tomar en serio. Porque, seamos sinceros, ¿vosotros decís "estoy excitada" con el sentido de "estoy emocionada"? Yo nunca lo he usado, y nunca he oído a nadie decirlo (sólo lo he visto, y el 95% de las veces era en una traducción).

    Pero esto me interesa, en serio. ¿Qué opináis vosotros? ¿Usáis esa palabra?

    ResponderEliminar
  15. Oh, acabo de recordar una cosa. Esto lo pienso cada vez que sale este tema a relucir, y sistemáticamente todas las veces lo olvido a renglón seguido, hasta que vuelve a surgir (soy un desastre, lo admito xD). El DRAE considera la prevalencia de uso de los vocablos en todo el ámbito hispanohablante, eso, por descontado, incluye Latinoamérica. Bien, sin meterme en consideraciones ridículas (y ofensivas) sobre "el español de dónde es más/mejor español" (no debería tener que especificar esto, pero luego hay quien me acusa de reírme de los gallegos por su habla, así que ya me espero cualquier cosa o.o), objetivamente se puede afirmar que el español hablado en Latinoamérica está mucho más influenciado por el inglés (americano) que el castellano.

    Lo que quiero decir es que, quizá, la palabra "excitar" se utiliza de manera habitual con ese sentido en países de Centro o Sudamérica (y hay MUCHOS más hablantes de español en Méjico, Argentina, Venezuela... que en España; así que eso explicaría el orden de las acepciones del DRAE). Aquí ya tendría que meterse a opinar alguien de allí, que lo sabrá de primera mano. Porque yo estoy especializada en Lengua castellana, no en Español (que no es exactamente lo mismo), y no creo que me vayáis a oír nunca opinar sobre cuestiones de uso de la lengua o estilo de escritores sudamericanos, porque es algo que está fuera de mis conocimientos (de la misma manera que no opinaría sobre el empleo de la lengua en un libro escrito en inglés, vamos, sería absurdo). Laura Gallego, no obstante, habla castellano (hasta donde yo tengo entendido, vaya; es valenciana, ¿no?), así que me tomo esa "libertad" xD

    Insisto en que yo nunca he usado ni he escuchado a nadie decir en una conversación que estaba "excitado/a" con el sentido de "emocionado/a". Ahora, si vosotros me decís que lo usáis todos los días y, de hecho, de donde demonios me he sacado la palabra "emocionado/a" que no la habíais oído nunca, ahí ya tenemos un debate abierto. Personalmente, me encantan los debates =P siempre son una buena oportunidad para aprender. Así que te agradezco la aportación, Álvaro =)

    ResponderEliminar
  16. Yo no he dicho que porque sean para adolescentes su calidad literaria no importe. Sino que me estoy refiriendo a que lecturas que a los adultos nos pueden parecer poco novedosas, planas o incoherentes en su lógica interna, a la edad de quince o dieciseis años no lo notas, porque todavía no has visto ni leido ni estudiado ni, sobre todo, vivido tanto como un adulto.

    Por otro lado, el enfoque de la trama no puede ser como el de una novela para adultos; hay que explicar más las cosas, tanto que, a un adulto nos puede parecer estúpido. Pero por eso, no es que la novela sea estúpida. No se pueden hacer elipsis (que un adolescente le va a costar desentrañar); tampoco comparaciones con tiempos pasados o históricos, etc. Las lecturas entrelíneas han de ser también muy limitadas. En fin, que no siempre es fácil escribir una novela que entiendan los adolescentes y que a la vez resulte atrapadora para los adultos.

    En tu último comentario haces la distinción entre español y castellano, cosa que muchos hemos considerado así siempre, sobre todo porque en España hay más idomas que el castellano. Pero el otro día mi perplejidad no tuvo límites al ver que la primera duda del libro "Las 500 dudas más frecuentes del español" editado por el Instituto Cervantes en 2013, hace tabla rasa y dice que son sinónimos. En fin, que existan el catalán, el gallego, el euskera, o que la lengua que nos ocupa se hable en 20 o 30 países más, no tiene importancia, "mire usté, pelillos a la mar, tos españoles y punto".

    Sobre las expresiones en inglés en el blog, quizá me expresé mal. A lo que me refiero es que encuentro contradictorio y no le veo la razón a usar expresiones en inglés en un blog que trata de libros en castellano. Además, a veces resulta dificil desentrañar el sentido último pues son expresiones muy coloquiales que por mucho inglés oficial que sepas igual no se pillan y las entiende una al revés. Pero por supuesto es vuestro blog y podeís poner lo que os de la gana, faltaría plus.

    ResponderEliminar
  17. Escribir un libro (o hacer cualquier otra cosa) que sea adecuado para niños y adultos no es fácil, eso no te lo discuto. De hecho, es en mi opinión terriblemente complicado (tanto más cuanta mayor sea la diferencia de edad entre los colectivos). Pero se puede conseguir: mi ejemplo favorito es la película de Los Increíbles.

    Sin meterme a analizarla (tiene sus cosas mejores y sus cosas peores, como todo, obviamente), de Los Increíbles me encanta el hecho de que tiene detalles que escapan a la comprensión de un niño, sin dejar de ser por ello una película infantil. Por ejemplo: cuando la madre está limpiando y encuentra un pelo largo plateado en la ropa del marido; ese es un detalle claramente dirigido al público adulto, porque ningún niño pequeño puede ver eso e inferir "el marido está siendo infiel" (probablemente ni siquiera saben aún qué diantres es eso).

    Pero bueno, dejando esto aparte (porque realmente no es tan relevante para el tema). No se trata de que todos los libros para niños/adolescentes que se escriban tengan que estar obligatoriamente pensados para agradar también a un público adulto (el que quiera hacerlo, bien, y el que no, pues bien, también). No. La cuestión es que ya es hora de que dejemos de tratar a los niños como si fueran retrasados. Que son niños, pero no son tontos. Si un libro está verdaderamente orientado a un público juvenil, entonces tampoco debería ser necesario andar dando tantas explicaciones: escribe sobre algo que los adolescentes vayan a entender, o escríbelo de una manera en que lo vayan a entender, no como una cosa aparentemente sinsentido que tengas que ir desenmarañando palabra por palabra.

    Es decir, si estás escribiendo un libro para niños de 5 años, que todavía están desarrollando su capacidad empática y afectiva, entonces sí, tienes que escribir un libro con muchas ilustraciones en el que además digas "Paquito se sentía muy triste, porque le había pasado esto". Si estás escribiendo un libro para chavales de 12, 14 o 16 años, por el amor de Dios, no le digas "Paquito estaba triste", tienes miles de opciones que son perfectamente comprensibles: "Paquito rompió a llorar", mira tú qué cosa tan sencilla, con 12 años uno ya tiene la madurez emocional suficiente como para saber que una persona que llora, probablemente está triste (si no, ese niño tiene algún tipo de problema o retraso socio-cognitivo). Y conste que este es un ejemplo muy chorra, pero es simplemente para mostrar lo que quiero decir.

    ResponderEliminar

  18. Uno no puede escribir una novela para adolescentes de la misma manera que escribiría una novela para adultos. De entrada, los temas suelen ser distintos, pero incluso en el caso de aquellos que coinciden, el tono es distinto. Pero no tanto porque en una novela para adolescentes tengas que dedicarte a explicarlo todo, porque los jóvenes son lerdos y si no, pues no lo van a entender. Diantres, eso no es una novela para adolescentes, eso es una novela para adultos que alguien le está intentando "explicar" a un adolescente (la mayoría de las veces, en todo caso, ni siquiera es eso, debo confesar: casi siempre se trata de libros que un adolescente podría comprender perfectamente si que el autor le tuviese que ir diciendo los porqués deletreados de todo, pero lo hace de todas formas. ¿Por qué? Es un misterio para mí).

    OH y si hablamos de "misterios" y conspiraciones varias... si para que el misterio se entienda resulta que tiene que aparecer un personaje sabiondo o el narrador de turno a explicarnos despacio y detalladamente por qué el berenjenal que te ha montado en el libro tiene "sentido", entonces es que lo ha hecho de pena. Lo siento, eso sí que no puedo pasarlo. ¿Para qué demonios me he leído el libro entero si con leerme el resumen de la explicación hubiera bastado para saber lo que ha sucedido en el libro? Un poquito de por favor o.o

    Lo de la nomenclatura de los idiomas... la verdad es que ya ni me molesto demasiado ^^' Entre la RAE y el Cervantes, cambiando cada años las reglas según les viene en gana, al final me terminaré volviendo loca. La diferencia entre castellano y español, así como la tilde del sólo es una de esas cosas que pienso seguir conservando, le pese a quien le pese en los sillones de la RAE xD porque me parece que tiene una utilidad práctica muy concreta.

    Por último, sobre los términos en inglés. A ver, entiéndeme ^^' Cuando escribo un informe para una editorial (obviamente) no pongo expresiones en inglés (ni hago bromas sobre los fallos, huelga decirlo). Pero esto lo hago para entretenerme, y hacer chistes y comentarios en inglés es algo que personalmente me hace gracia (si no, no lo haría xD). Si en algún momento tienes problemas con alguna expresión, deja un comentario, y cualquiera de las malas hierbas estará encantada de proponer una traducción =)

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  19. Madre mía. Madre mía.

    Mis grandiosas alabanzas, en serio.

    Yo empecé leyendo a Laura siendo muy jovencita también, y como muchos, empecé con Finis Mundi, dado que esta novela venía en un set que nos obligaban a comprar en la ESO.
    Y claro, cuando lo leí en su momento me encantó, me dio una auténtica fiebre Laura Gallística, me ponía a comprar y comprar sus libros. Que si Alas de Fuego, que si Mandrágora, La Hija de la Noche, que si las Crónicas de la Torre....que si Memorias...de Idhún....(llegué al segundo libro y ni lo acabé porque...me aburrí...), que si.... la Emperatriz de los Etéreos....(otro del que me aburrí. ¿Hans Christian Andersen no tiene nada que decir? Hmmmm), y ya luego sí: El Libro de los Portales.

    Yo creo que nunca me había dolido tanto leerme un capítulo de 30 páginas en la que me cuentan como todos los alumnos se vuelven locos y corretean porque un profesor ha desaparecido y juegan a ser los detectives del CSI. ¿Qué hice? Lo dejé apartado a la espera de terminarlo algún día ya por obligación, porque me sabe mal no acabar un libro.


    Pero madre mía. Fue el momento en que me di cuenta de que Laura Gallego García ya no satisfacía mis necesidades literarias (que romántica soy). ¿Y lo peor de todo?
    Que no encontraba a nadie que pensara como yo. Sus obras eran halagadas y alabadas por todos mis conocidos: que si Memorias de Idhún es muy romántica y preciosa (¿soy la única que ve raro que un dragón no quiera aparearse mejor con una serpiente? ¿No es raro que dos reptiles quieran perpetuar su raza con un...ahem...unicornio? Bueno, es Magia, que más nos da, lo siento.), que si La Emperatriz de los Etéreos es maravillosa, que si Laura Laura Laura.

    Como lectora e intento de escritora que había crecido con Laura, y que había ido poco a poco desligándome de esta literatura, me sentía fatal. ¿Y si era la única pardilla a la que no le gustaba la literatura de Laura tal y como antes? ¿Y si era un bicho raro? :C

    Pero entonces, encontré esta entrada en vuestro blog, y de repente en mi cabeza resonaba el Hallellujah de Handel. Y ¿qué os puedo decir? Que os aplaudo.

    Os aplaudo por vuestras críticas, que nos demuestran primero, que existe la libertad de opinión: no a todo el mundo le tiene que gustar lo que al resto, que incluso los "más grandes" pueden tener gazapazos, y que un mundo de reseñas y críticas tan divertidas es posible.


    Como escritora, a mí me encantaría que algún día leyerais algún libro mío y lo machacarais; seguramente las risas que me metiera, pero más aún, las críticas y lecciones que hubiera aprendido de ello, creo que me harían mejorar.

    Eso sí, cuando esté publicado. No quiero tener que tirar por la borda tanto trabajo. (Pero, ¡Alex! ¡Si en tu novela hay muchos gazapos!). Meh, así les damos trabajo a estas chicas para criticar!


    Y bueno, no mucho más, que voy a seguir leyendo vuestro blog!! Un saludo!

    ResponderEliminar
  20. ¡Hola! Lo primero, quiero decir que me alegro enormemente de haber encontrado este blog, porque hacía mucho que no me reía con una reseña de esta manera.

    Para empezar, a mí "El libro de los portales", en general, me ha gustado. En cualquier caso, cuando digo que me gusta un libro, normalmente suelo guiarme bastante por la sensación que me ha dejado al final. Esto también hace que quizá algunas valoraciones que haga de ciertas novelas sean bastante subjetivas y no hagan justicia a lo que realmente es el libro, pero yo soy así; por muy mala que me haya parecido la novela, que un final por cualquier motivo me sorprenda gratamente puede provocar que mi valoración personal sobre la obra cambie hasta el punto de lograr suavizar un poco la sensación que la mayor parte del tiempo me provocaba la lectura. Concretamente, este libro en conjunto no ha sido aburrido para mí, pero la primera mitad del libro me parece demasiado cargada de tramas que no tienen ninguna conexión aparente entre sí y que suponen un planteamiento de la historia infinito. La razón por la que las primeras 150 páginas del libro se me hicieron más o menos llevaderas a pesar de esto fue porque desde un primer momento todo ese mundillo de los portales y su funcionamiento me llamó poderosamente la atención y me cautivó más que cualquier otra historia de Laura. De todas formas, en esta primera parte de la novela no encontré esa chispa que tienen las novelas de esta autora y que me engancha irremediablemente.

    Ese momento no llegó hasta la segunda parte del libro. Me pareció un error que Laura tardara tanto en mostrar la conexión real que existía en las tramas; a partir de entonces, a mí la historia sí me enganchó muchísimo y me pareció muy interesante. Aun así, coincido contigo en que personajes como Tash y Rodak habían sido totalmente prescindibles.

    Y bueno, en cuanto al estilo de la autora… a ver, no es la Cervantes del siglo XXI pero no me parece que haga usos demasiado inadecuados de las palabras ni tenga una prosa demasiado "pomposa" (es que hay algunos escritores que de tantas palabras raras que utilizan la hacen cargada e incomprensible -.-). Eso sí, es imposible no reírse y sacarle los colores a Laura con las observaciones que has hecho tú acerca de su manera de escribir, al margen de lo que pueda pensar sobre su estilo... Reconozco no ser de las que a la hora de evaluar un libro sea muy meticulosa con su calidad literaria ni la forma en la que está escrito; es decir, le doy importancia pero al final lo que cuenta para mí es si me ha hecho disfrutar o no. Y habitualmente si realmente lo he pasado bien leyéndolo, no suele ser (para mi gusto) un libro que esté mal, mal, mal escrito. Por decirlo de alguna manera, a mí "Los pilares de la tierra" me encanta. Es mi libro favorito, en verdad. Y reconozco que el estilo de Ken Follett (al igual que el de muchos escritores de best-sellers) no es el mejor ni tiene una calidad literaria despampanante, pero es que a veces conviene centrarse menos en la parte "técnica" (que si esta metáfora queda mal aquí, que si esta expresión está mal contruida, que si esta palabra es en el contexto gramaticalmente incorrecta...) y disfrutar de la historia y de la lectura. Que no lo digo por la crítica que has hecho en esta reseña -como ya he dicho me lo he pasado bomba leyéndola y es cierto que son fallos que los escritores tienen-, sino porque leyendo los comentarios y viendo que había surgido una especie de "debate" entre calidad literaria-entretenimiento (vale, qué mal me explico, espero que me entendáis xD) me había animado a dar mi opinión al respecto.

    Bueno, y eso es todo, sabiendo de este blog y de las carcajadas que me puedo echar me pasaré a menudo ^^

    P.D.: Si no he mirado mal, creo que nadie ha hecho una crítica acerca de los libros juveniles de Esther Sanz. Si se aceptan peticiones, me encantaría ver alguna sobre ellos :3

    ResponderEliminar
  21. Gracias por tu aportación, Ironías =P

    Esther Sanz a entrado muy, muy recientemente en mi lista de futuros proyectos e.e Si sigues por aquí, verás algo suyo tarde o temprano... muajaja

    ResponderEliminar
  22. Estoy bastante dormida, así que tendréis que perdonarme si digo algo que no tenga mucho sentido.

    Evidentemente la literatura como entretenimiento no tiene nada de malo (en serio, mirad a Ortiga: disfruta como una enana). Lo que sucede es que hay que tener en cuenta para qué quieres leer. Si es para pasar un buen rato, una novela que te entretenga sin más es estupenda (y a todo el mundo le apetece leer de cuando en cuando un libro ameno). Lo que ocurre es que no hay que perder de vista que el hecho de que te haya gustado no la convierte en una buena novela, pero aparte de eso, ¿por qué no ibas a disfrutar leyendo lo que te apetezca?

    Sin embargo, a veces uno quiere leer algo más trabajado y disfrutar no del entretenimiento (o no sólo), sino de la técnica y de lo bien que lo hacen algunos autores, y entonces sí buscas una lectura que no tenga tantos fallos.

    Y por último puedes querer leer para aprender, porque quieres dedicarte a la escritura, o a la crítica literaria, y entonces tienes que prepararte. La cuestión es que, una vez empiezas a formarte, de alguna manera te estás entrenando para no cometer ciertos errores y a la hora de leer los empiezas a ver de forma automática. También es como más se aprende. Nosotras además somos muy malas personas y nos corregimos lo que escribimos con mucha saña, y comentamos las películas y los libros que llegan a nuestras manos con muy mala uva también, así que tenemos mucha práctica: no tenemos que ir buscando, estas cosas nos saltan a la cara ellas solas.

    En cierto sentido añoro cuando sólo leía libros por entretenimiento, porque tenían finales muy comerciales, y eso también ayuda a mantener la esperanza y la fe en el mundo. He notado un aumento rotundo de la angustia existencial a raíz del cambio en mis hábitos de lectura. Soy una mala hierba atormentada.

    De todos modos, creo que Laura Gallego no es lo peor que hay por ahí suelto, ni de lejos. Pero nos metemos con ella porque a Ortiga le parece mondante (a mí sólo me lo parecía a los catorce años), porque le han dado no sé cuántos premios y todo el mundo habla de ella como si fuera Dios, y porque me cae mal, la pobre. Ni siquiera está en mi lista de enemigos. Sólo me provoca mucho hastío, qué le vamos a hacer.

    Pero, bueno, me alegro de que la gente disfrute con nuestra maldad. Por cierto, Ironías de la vida, no te inquietes, que te explicas bien, y tomamos nota de tu sugerencia. De hecho, si quieres hacer la petición formal, puedes pasarte por el buzón de sugerencias y dejarnos un comentario, que hace poco que lo inauguramos :P

    ResponderEliminar
  23. Me alegra ver que hayáis respondido tan pronto ^^

    Respecto a lo que dice Zarza, sí que entiendo que cuando tienes que hacer crítica literaria es importante fijarse en la calidad de lo que se ha escrito y estar atento al mínimo detalle gramatical que pueda existir. De hecho, a mí en un futuro me gustaría dedicarme a la escritura y no solo desearía entretener, sino también sentir (y que me digan) que lo que escribo está bien escrito (valga la redundancia). En cualquier caso, hasta el momento, sobre todo pienso en disfrutar de lo que leo y tampoco realizar un examen exhaustivo de la forma en la que está redactado, aunque repito, también soy consciente de que lo debo tener en cuenta especialmente por el hecho de que si deseo plasmar mis historias en el futuro también debería hacerlo con una técnica correcta. Eso sí, de todas formas, hay que reconocer que esto de sacar los colores a ciertos autores debe de tener su puntillo y cuando coges práctica, tiene que ser la mar de divertido... Vaya, que al final me voy a transformar yo en otra mala hierba (? Nah, creo que todavía tendría que cogerle el truquillo xD

    Sobre lo de Esther Sanz, de momento no me corre prisa. Aunque si las malas hierbas son malas, malas, malas y tardan lo suficiente como para impacientarme quizá me acerque a ese buzón de sugerencias para realizar la petición, en ese caso, "formal".

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  24. Ains, la deformación profesional...

    A ratos yo también hecho de menos viejos tiempos, cuando era joven e inocente, y podía leer sin ser consciente de todas estas cosas (sin que me sangraran los ojos por dentro), y atendiendo sólo a mi nivel de aburrimiento/entretenimiento para evaluar un libro ^^' Pero solo ha ratos u.u la verdad es que esto es endiabladamente más divertido (xD), y después está el hecho de que no podría escribir ni de lejos como lo hago ahora.

    ResponderEliminar
  25. HA ratos me sangran las ojos, Ortiga.

    ResponderEliminar
  26. Ha ratos, ¿qué pasa? ¿No conoces ese empleo en desuso del haber haber? e.e Será que esto de leer historias ambientadas en "época" me está afectando al empleo de la lengua: al final una empieza a hablar en castellano del medievo (por probar una época, y a ver si cuela...) jeje

    ResponderEliminar
  27. Ay, dios mío, en serio, JAJAJAJAJAJJAJA, pero qué pedazo de reseña, madre mía lo que me he reído xDDDDDDDDDD Gracias por este buen rato, en serio.
    Yo al principio no pensaba leer "El libro de los portales" porque me decepcioné muchísimo con el anterior libro de la autora, "Donde los árboles cantan" (¿os animaríais a reseñarlo también? :P). Sin embargo, al final mi chico me convenció y lo acabé leyendo (el de los portales, I mean).

    En fin, no es en mi opinión la mejor obra de esta escritora, pero a mí me entretuvo mucho la trama de misterio. La de misterio, ojo; el romance y la fantasía, para mí, estaban de más. Yo lo veo simplemente como una historia de misterio ambientada en un mundo fantástico. Y ya está.

    Pero desde luego no lo había visto de la forma en que lo describís aquí... La verdad es que Rodak sí que está de más, es puro relleno, y Tashia (morí con lo de "Tócate un cojón, Tashia... Ah, no, que no puedes" xDDDD), ella en realidad tampoco es que haga mucho. A mí me pareció simplemente una especie de Arya Stark y de hecho diría que es el único personaje que tiene su propia voz, en plan rebelde y malhablada. Porque, desde luego, Yunek y Tabit hablan exactamente igual, y eso que el primero es un campesino analfabeto y el segundo, el mejor estudiante de la Academia... Nonsense.

    Lo de la ciencia de los portales me ha matado. Ni me di cuenta, cuando leí el libro, de que se mencionaba que la bodarita no había sido debidamente estudiada. Pues menuda ciencia tan fiable, oye xDDD Y lo de que se andan comiendo la bodarita... JAJAJAJAJAJAJAJAJA He muerto, lo juro xDDDDD

    SPOILER: Lo de Kelan tampoco me lo creí yo. En realidad, cuando se acaba descubriendo que es el malo malísimo, yo me tuve que parar un momento a pensar quién demonios era. Porque, claro, tantos personajes, tantos nombres raros, algunos que están ahí haciendo bulto... Me pareció muy poco verosímil que no se le nombrase en más de la mitad del libro y, de repente, resultase estar detrás de todos los sabotajes y demás. Me hubiera cuadrado más si hubiera sido alguien desconocido con objetivos ocultos y esas cosas; creo que hubiera sido hasta más creíble. Y tienes razón al decir que el comentario de Caliandra está de más: el que se comporte como un cabrón con las mujeres no implica que vaya a convertirse en un mafioso y un asesino. Leches xD FIN SPOILER.

    Bueno, creo que me estoy alargando ya demasiado, disculpad por la parrafada pero es que de verdad que he muerto de la risa con esta reseña y necesitaba decíroslo. Como he dicho, a mí el libro no me disgustó, me entretuvo la trama de misterio, pero jamás se me habría ocurrido analizarlo de esta manera en que lo habéis hecho vosotras. Si lo hubiera hecho, me habría descojonado a medida que leía y la reseña que le hice habría sido bastante diferente xD
    Un saludo y gracias otra vez por este buen rato :)

    ResponderEliminar
  28. Ahora mismo estoy viendo tus diversos comentarios, Sandra. Me alegro de que te lo estés pasando tan bien con nosotras xD Estos análisis están pensados para "obligarnos" a que paremos a reflexionar sobre cosas que la gente escribe y en las que normalmente no nos fijamos mucho, y para reírnos, claro. Reírse es importante e.e Así que siempre es un placer ver que la gente lo disfruta =P

    Nos leemos.

    ResponderEliminar
  29. No es para menos, Ortiga. Es que, en serio, tenéis un arte escribiendo estas entradas... Es imposible no desternillarse. Ayer estaba que casi me caía de la silla de tanto reírme, lo juro xD
    Es de agradecer que señaléis esas "cosillas" que se nos suelen pasar cuando leemos y/o escribimos y que, además, lo hagáis de forma cómica y satírica. En serio, GRACIAS. Seguiré leyéndoos, sin duda, y os recomendaré por todas las redes sociales :)
    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
  30. Hay gustos y opiniones para todo el mundo, pero en mi opinión este libro merece la pena leerlo.
    Laura Gallego es una escritora única y para mi, perfecta.
    Por favor, que el autor de la crítica intente escribir un libro y publicarlo, haber cuantos ejemplares se venden en comparación con el de Laura.
    Es verdad que no es el mejor libro de esta autora, pero para mi sigue siendo bueno.
    LAURA, si lees esto, que sepas que siempre habrá lectores que siguen leyendo todo lo que escribas. Así qué por favor no pares de escribir!! :)
    Y repito, hay gustos y gustos...
    Gracias

    ResponderEliminar
  31. Ay, Señor >.< Anónimo, te lo pido por favor, de rodillas si hace falta, ten cuidado de no confundir "a ver" con "haber". Puede que yo parezca un ogro muy malo por fuera, pero si me quejo tanto es porque realmente se me saltan los ojos al ver ciertas cosas (y que se le salten los ojos a una, duele, te lo aseguro).

    Otra cosa, publicar un libro (y vender copias del mismo) no quiere decir que dicho libro sea un buen libro, ni que su autor sea un buen escritor. Lo único quiere decir es que alguien opinó que podía sacarse dinero poniendo esa historia en el mercado, ni más, ni menos. Así que, partiendo de esa base, el hecho de que yo publicase o vendiese muchas copias de algo no sería prueba de yo fuera mejor o peor escritora que Laura Gallego (francamente, esto no me parece que sea una reflexión tan elaborada como para que haya tanta gente que no la entienda -.- Me deprime un poco tener que explicarla, cada vez que lo hago, mi fe en la humanidad muere un poquito).

    Y, en todo caso, ¡qué manía tiene todo el mundo con asumir que no he publicado nada! Ni siquiera sabes quién soy, alma cándida.

    ResponderEliminar
  32. Es evidente que el mundo es un lugar justo, donde los unicornios pastan a sus anchas a los pies del arcoiris y sólo las buenas personas que creen en los sueños y en la belleza de los sentimientos pueden llegar a publicar y a vender millones de ejemplares. El mundo editorial no es para gente como tú o como yo, Ortiga. Tú y yo somos malas hierbas, y es evidente que el bien siempre prevalecerá sobre el mal.

    Mi querida Ortiga. Creo que has dado de lleno en la diana con aquello de "alma cándida".

    ResponderEliminar
  33. Yo tengo que decir que no estoy de acuerdo. Verás, entiendo que el libro no te haya gustado, pero en mi opinión Laura Gallego es una gran autora. Yo me lo e leído y me a entretenido bastante, de echo me a encantado y tienes todo el derecho del mundo a dar tu opinión, pero sinceramente, tu opinión no la veo justa. Por que al fin y al cabo yo por lo menos leo sobretodo para entretenerme, y que quieres que te diga, si no te gusta un libro, o como escribe un autor/a, pues directamente no lo leas,tienes razón en algunos aspectos, pero el libro no es tan malo como dices, saludos.

    ResponderEliminar
  34. Me siento confusa. ¿Quién ha dicho que el libro no me ha gustado? Pero ¡si me ha encantado! Me lo he pasado como una enana leyéndolo, es mondante. Precisamente me leo estos libros porque sé que me lo voy a pasar bien.

    En todo caso, me veo en la obligación de recalcar (de nuevo, sí), que esto no va de "me ha gustado" o "no me ha gustado" tal o cual libro. Esto va de analizar las características literarias de una obra para poder estimar, en base a ellas, la calidad de la misma. Bien, pues este libro (que, insisto, me ha divertido mucho) es un libro pésimamente escrito. A ti te puede haber encantado, me parece fantástico, yo no te estoy diciendo que tenga que dejar de gustarte Laura Gallego: lo que te estoy diciendo es que la calidad literaria de sus obras es paupérrima, ni más ni menos.

    ¿Puedes discutirme este punto con argumentos razonados, más allá del "pues no tienes razón, porque resulta que a mí me ha entretenido mucho"? Porque de verdad que estaré encantada de escucharlos y debatir contigo =)

    Si no... en fin, de la misma manera que yo soy libre de "no leer un libro que no me gusta", tú eres igualmente libre de no leer mis críticas, si no vas a ser capaz de digerirlas (entiendo que a algunas personas se les atragantan, en fin, es lo que hay).

    Un saludo =)

    ResponderEliminar
  35. Yo había intentado leer otro libro de Laura Gallego (voy a consolarme a mi misma que los de Idhun me los leí muy de cría y me gustaron xD) hace poco y lo dejé por infumable y porque tenía menos profundidad que un charco. Pero claro, a mi me habían dicho que este libro era pasable, que estaba bien, que era más adulto... ¿Por qué me fiaré de estas cosas? xD. (No, no lo he comprado. ¡Por suerte!).

    Y nada, que me he reído. Mucho. Demasiado, estoy llorando. Pero no pasa nada, ya me quajará en algún momento xDDDD (puestos a inventarse significados de palabras, ¿Por qué Laura puede y yo no? xDD).

    ResponderEliminar
  36. "De cría"?? Pero cuántos años tenéis, joder? Me siento ancestral.

    ResponderEliminar
  37. ¡Por fin encuentro una reseña con sentido a la literatura de Laura Gallego!
    Esta crítica se podría aplicar a la mayoría de libros de la autora--> copy/paste a Memorias de Idhún y las demás obras.

    ResponderEliminar

  38. Lel, me han encantado los comentarios sore Tash, XD.
    LG es una autora que me gusta mcuho, pero su ultimo libro me parecio un toston de salida y ni lo toque, a este le vi algo raro y previsora, no me lo compre.
    Tania pensado hacerlo y menos mal, gracias por librarme de ese sufrimiento.

    Eso si, sois malas, ahora me ha entrado la curiosidad y habiendo visto ya varios ejemplos del arqutipo bien construidos, ahora quiero ver el como no se hace, asi que me hare con un ejemplar... pero no pienso pagar por el.

    ResponderEliminar
  39. ''Cuajado'' 2. tr. Recargar de adornos algo.

    ''Excitar'' excitar.
    (Del lat. excitāre).
    1. tr. Provocar o estimular un sentimiento o pasión. Su riqueza excita la envidia de sus compañeros. U. t. c. prnl.
    2. tr. Provocar entusiasmo, enojo o alegría. La idea del viaje me excita. U. t. c. prnl. Se excita con la falta de puntualidad de sus empleados.
    3. tr. Producir nerviosismo o impaciencia. U. t. c. prnl. El niño se excita con las visitas.
    4. tr. Despertar deseo sexual. U. t. c. prnl.
    5. tr. Biol. Producir, mediante un estímulo, un aumento de la actividad de una célula, órgano u organismo.

    Eres más tonta y no naces, chica.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Brillante acotación, diccionario-chan.

      Y gracias por esa definición implícita de que inteligencia es saberse el léxico con todas sus definiciones al revés y al derecho, porque eso de errar es humano no aplica al uso de palabras al parecer... O tal vez a las hierbas.

      Saludos, Diccionario-chan.

      Eliminar
  40. Y, no obstante, SrMarlafu, he me aquí :D Supongo que nunca podremos despejar la incógnita de mi posible no nacimiento.

    Por cierto, a estas dudas ya he respondido, y me agota repetirme, así que:
    -Excitar: en esta misma entrada, comentario del 6 de abril de 2014.
    -Cuajar: en este enlace, http://lasmalashierbasnuncamueren.blogspot.fr/2014/04/de-cultismos-terneros-y-otras-licencias.html.

    De nada.

    ResponderEliminar
  41. Diccionario-chan xDDDDDDDDDDDDDDDDDDD

    Oh, dioses.

    ResponderEliminar
  42. En mi opinión, una crítica extrema pero coherente.

    Solo me gustaría recalcar una cosa y es que, a pesar de los personajes innecesarios del libro, veo completamente fuera de lugar que critiques a Tash. ¿Ahora resulta que los personajes no se tocan o no pueden hacerlo en los libros? ¿No pueden odiar sus cuerpos, el haber nacido como hombre o mujer? Imagino que no estás familiarizada o no has conocido nunca a un transexual para reírte y considerarlo una guarrada.

    Y ojo, creo que tu crítica hacia los deseos de Tash de ser un hombre es incorrecta y reprochable, pero no que Tash haya sido mal desarrollado como "personaje que odia su género" ni como secundario que en realidad no influye en la historia.

    ResponderEliminar
  43. Mmm... francamente, mi opinión en cuanto a homosexualidad/transexualidad nada tiene que ver con mi crítica del libro. Ahora bien, en cuanto a aspectos literarios: opino que Tash no está bien presentado ni trabajado como personaje, que no tiene ninguna función relevante para la trama más allá de añadir páginas a la obra y que la escena de tocamientos era sencillamente gratuita.

    A mí me parece divino que la gente se toque en sus casas, que hagan lo que les dé la gana (mientras que luego no me llamen para contármelo...). Pero un libro es literatura, no la vida real; si una escena no aporta nada al núcleo, es injustificada, es decir, sobra. Eso es todo lo que he dicho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también tengo algo que opinar acerca de tu critica sobre Tash: creo que no está bien fundamentada porque si te fijas, ella se estaba dando un baño y por ende, se pasaba las manos por el cuerpo, como todos lo hacemos al darnos un baño, o no? En el libro no hace referencia en lo absoluto a que Tash se masturbaba en ese momento, lo cual sería muy, muy difetente.
      Creo que todo fue un malentendido: mal uso de vocabulario por parte de la autora, pero también mala interpretación de tu parte; porque sinceramente yo leí eso y no pensé nada diferente a Tash dándose un baño y ya :)

      Eliminar
  44. Y ¿quién ha dicho que al decir "tocamientos" me estuviese refiriendo a la masturbación, mete sucia? e.e Tocamiento viene del verbo tocar. Ella se toca, como tú bien has dicho.

    [Sí, la gracia de usar esa palabra en este caso era precisamente *esa*.]

    Lo repetiré una última vez: la escena de Tash es innecesaria. El personaje (innecesario) utiliza el recurso (pobre) de darse un baño para describirse físicamente (es el equivalente de mirarse al espejo en los fanfics, misma justificación [ninguna]), y además lo hace de una manera sencillamente desagradable. Desagradable + gratuito = mi objeción al respecto. Si fuera desagradable y no gratuito, entonces mi crítica hubiera dicho algo como: Dios, qué ASCO me da, ¡es BRUTAL!, leedlo. Pero... esto es Laura Gallego. Por muy optimista que pueda llegar a ser yo a veces, sé que eso no va a suceder.

    ResponderEliminar
  45. Madre mía, por aquí hay gente que ve dobles sentidos sexuales por doquier, peor que algunos que yo me sé. Vaya mentes más sucias tenéis algunos. ¬_¬ Estáis hablando de Laura Gallego, no hay dobles sentidos sexuales dichos explícitamente (creo, porque yo este libro no lo he leído). Ella es más de omitirlo, si no recuerdo mal.

    Atte, E.

    ResponderEliminar
  46. JAJAJAAJAJAJA Realmente muy buen reseña-disección del libro, o como no escribir un libro- me reí bastante.
    Ya pensaba que era la única que no le gustaba el libro XDDD. Me puse a buscar reseñas que le daban la máxima puntuación y yo estaba en plan ¬_¬ ¿Hemos leído el mismo libro? Porque sino no me explico que bazofia acabo de leer. Gusto encontrar con alguien que concuerda conmigo.
    No se si debería volver a leer algo de Laura Gallego de nuevo para recuperar la confianza o seguir con los recuerdos de infancia...
    A mi gusto, el romance entre los protagonistas salido de la nada, plof, magia potagía. A cada cual que aparecía tenía más ganas de pegarme un tiro o quemar el libro, lo que antes llegue. ¿Cómo coño era Tabit? No recuerdo ninguna descripción sobre él. Descripciones vagas, en general, demasiado bien acostumbrada estoy uwu.

    ResponderEliminar
  47. Perdona por lo que escribí sobre Tash, tienes razón, Ortiga. La escena está injustificada y hay muchas más maneras de describir lo que Laura quiere explicar y que, pues no, no ha hecho. De hecho, tras pensarlo, creo que habría sido preferible que no sacara nunca a un personaje como Tash si no iba a esforzarse con él.

    ResponderEliminar
  48. El libro es muy bueno, a mí me encanto. No tienes que echarlo por tierra de esa manera, Laura Gallego es una magnífica autora. Y si no te gustó, pues lo criticas sin faltar al respecto.

    ResponderEliminar
  49. Que el libro te encantase es, no cabe duda, muestra suficiente de su calidad literaria. Tomaremos todos tu palabra por válida.

    Gracias por tu aportación.


    Con amorr,

    O.

    ResponderEliminar
  50. Holaaaaaaaaa de nuevo
    En otra crítica dejé un comentario sobre el libro de los portales, porque no podía comentar (es mi ordenador, puaj) y no me acuerdo muy bien de lo que puse (así soy, un desastre total). Así que ahora vuelvo a comentar y a ver qué sacamos de esto, porque últimamente no sé ni lo que escribo.

    El libro en sí me encantó, me enganchó, me mató y me volvió a matar (no de risa, sino de ganas de más), pero aquí ha sido cuando me he dado cuenta de cómo escribe Laura en realidad. La muchacha tiene imaginación, muchísima, no lo voy a negar, pero lo que pasa es que su forma de escribir y su mal empleo de vocabulario se notan, al fin y al cabo.
    Yo lo estaba leyendo tan tranqui y de pronto, a veces, veía una palabra que, en mi opinión, no debería estar ahí. Lo malo es que estoy tan acostumbrada a leer tanto que cuando veo algo raro o no me doy cuenta o pienso: "A ver, no seas idiota, Laura sabe lo que dice. Las editoriales son buenas y mucho más expertas que yo, que no tengo experiencia con esto. Voy a dejarlo pasar, que seguro que estará bien".
    Al pensar esto, poco a poco me he ido descuidando a la hora de revisar la gramática, el vocabulario, etc. Pero hay algo que no puedo dejar pasar: la ortografía. En este libro, en concreto, no hay faltas (exceptuando, claro, los singos de puntuación mal puesto, las malas divisiones de párrafos...), pero las tildes es que no las puedo ver mal puestas. Me diréis exagerada, pero no puedo verlo. Me saltan a los ojos y tengo que saltarme esa frase porque si la vuelvo a ver...
    Bueno, que me desvío. He ido, poco a poco, descuidando eso de corregir los libros. Pero ha sido con vuestras entradas cuando me estoy fijando más en los detalles. Yo flipo, chavales.
    Otra cosa, a mí me encanta Laura. Bueno, me encantan los mundos que crean y la imaginación que tiene, pero no su forma de escribir. Cuánto me gustaría que yo pudiera escribir con tanta fantasía como ella.
    Un saludo.

    PD: eso de los catorce capítulos tiene una explicación. Según su web que redacta ella personalmente, el 14 es su número mágico, el de la suerte. Entonces, siempre realizaba sus libros con catorce capítulos (yo creo que le daba igual que estuviesen mal divididos, ella por poner su numerico...). Pero postearon otra otra vez en su web, diciendo que ya había salido de su "obsesión" (eso lo digo yo, no lo ponía ahí).

    P.D.2: si veis alguna falta en esta parrafada que os regalo yo con todo mi morro, soy yo, que como en el teclado están unas teclas cerca de otras, a veces se me escapa el dedo (escribo bien, muy bien, modestia a parte, comparando con La leyenda del Rey Errante, también de Laura Gallego. Vamos, que tengo alguna duda con la ortografía, pero que pa tanto...). Escribo bien, solo que abuso demasiado de las comas (lo siento) y de los paréntesis.
    Un saludo, ahora sí.

    ResponderEliminar
  51. Acabo de revisar mi comentario y veo algunas faltas tontísimas. No las tengáis en cuenta, plis, que aunque sepa mecanografía siempre fallo al escribir textos largos.

    ResponderEliminar
  52. ¿Hay una forma correcta y otra incorrecta de dividir capítulos? O.O
    ¿y eso como es? y lo pregunto en serio.

    ResponderEliminar
  53. Anónimo, me temo que me sería imposible responder a esa pregunta en un comentario (quizá le dedique una entrada de Yo también quiero ser escritor en algún momento), pero haré un intento de simplificación: como el resto de decisiones que hay que tomar a la hora de escribir un libro, es mejor no hacerlo al azar. Si vas a hacer una división por capítulos, se entiende que esta división está motivada por algo: división por escenas o unidades temáticas, coherencia estructural, aporte al sentido... La división es una parte de la estructura de una novela, generalmente no es un punto crucial de la novela, por descontado, pero todo tiene un límite.

    Espero que esta respuesta te sirva de algo.


    Con amorr,

    O.

    ResponderEliminar
  54. JAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJA Esto me ha matado, en serio. Mira que a mí me gusta Laura Gallego pero JAJAJAJAAJAJAJAJ llevo partiéndome de risa toda la entrada JAJ

    ResponderEliminar
  55. Hola.
    Llegue al blog gracias a esta reseña y me he reído tanto. Yo solo me he leído un libro de esta mujer, y me gustó, pero no para idolatrar todo lo que salga de su pluma. "Dos velas para el diablo", cuando tenia 16, y tengo que decir que a veces se pasaba con capítulos que no aportaban absolutamente nada y hasta me daba sueño.

    Es tonto que los fanáticos de secta de Laura Gallego no te dejen dar una opinión sincera con el único argumento de "Porque a mi me gusta, tiene que gustarte también". Créeme me ha pasado con otros autores. Los seguidores exigen respeto para las cosas que a ellos les gusta, pero que te apuesto que cuando un libro no les agrada lo destrozan de una manera mucho peor.
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  56. ANÓNIMO:
    Por último, deciros que hay algo que no me cuadra en la entrada de "El Libro de Los Portales", de Laura Gallego. Ortiga, que hace la crítica, escribe: "Argumento no hay ninguno. ¿Qué nos quiere contar Laura Gallego con esta historia? Categóricamente nada". Sin embargo, pese a esta afirmación, unas líneas más abajo, Ortiga dice: "Tabit aprende que no todo se puede aprender hincando codos y Calandria aprende a amar de nuevo. Dadme un momento, necesito vomitar. De verdad, ¿esto era todo lo que tenía que decir Laura? Porque, francamente, esto ya lo he leído medio millón de veces, otros tantos escritores han contado la historia de estos mismos personajes unas cuantas veces antes que ella". ¿Por qué no puede considerarse núcleo lo que Tabit y Calandria aprenden? Vale, puede estar trillado, pero Laura ha escrito esa historia para contar eso. Es decir, ese "para" implica una intención, o lo que es lo mismo: un núcleo, ¿no?

    ORTIGA:
    Eso no encajaba como núcleo porque no está trabajado de manera constante en el texto: hay dos enseñanzas que nos llegan de la mano de dos personajes ("no todo se aprende estudiando" y "hay que amar de nuevo aunque no hayan hecho daño"), pero aparte de ser dos ideas totalmente inconexas entre sí solo están apoyadas por las vivencias de sus respectivos personajes, no hay ningún otro elemento seleccionado para seguir incidiendo en esas ideas (no hay una selección de escenas orientada a apoyar o desmentir lo expuesto, el resto de personajes no tienen relación con esas premisas, el texto tampoco las trabaja a nivel subtext). Si esas dos ideas eran los núcleos que Laura Gallego tenía en mente a la hora de escribir su historia, debo decir que no me da la impresión de que sepa cómo se trabaja un núcleo. El núcleo tiene que vertebrar la historia, no aparecer simplemente en un momento dado y decir "hola" antes de volver a desaparecer. El núcleo es la idea sin la cual la historia directamente carece de sentido.

    ResponderEliminar
  57. Vamos a ver, aquí llega la defensa de Laura Gallego: Me estoy leyendo el libro y no me está decepcionando nada en absoluto. Es cierto que, yo que me he leído toooodos sus libros, he de admirtir q no es su mejor trabajo, peeeero no está malllll. Yo también me he reído con esta reseña, pero me ha parecido excesivamente graciosilla en algunos aspectos. Yo sí q recomiendo el libro a aquellos frikis de la fantasía!!!

    Saludos desde Lectores Diurnos y Nocturnos. lectoresdiurnosynocturnos.blogspot.com

    ResponderEliminar
  58. Hola, Ortiga:

    Soy nueva por estos lares y te he conocido precisamente gracias a esta reseña. Acababa de terminar (valga la redundancia) "El libro de los portales" y estaba echando un ojo a otras reseñas para ver qué impresiones habían tenido otro lectores sobre esta novela... y entonces llegué a la tuya. Y lo que me has hecho reír... En serio. Tu estilo irónico y sarcástico me ha divertido muchísimo.

    He visto que ha habido un debate muy intenso entre los fans de Laura defendiendo su obra a muerte y tú, que no parabas de insistir en que el libro te había gustado, pero que "literariamente" no tenía sentido. Pues bien, da la casualidad de que yo soy una gran fan de Laura. Me he leído prácticamente toda su obra (he crecido con sus publicaciones) y digamos que he pasado de ser adolescente a adulta leyéndola. Y de hecho, como prueba de mi "devoción" me permito decir que, siguiendo la iniciativa #AdoptaUnaAutora que ha empezado hace unos meses, en mi blog yo he adoptado precisamente a Laura Gallego. Y, como ya he crecido, según lo que se ha venido comentando, teóricamente ya no soy una "lerda" que no se da cuenta de las cosas y aún así a mí me sigue gustando esta autora. De hecho, hace poco releí una novela de Laura que había leído 9 años atrás y me volvió a encantar.

    Y, a pesar de todo esto... ¡me ha encantado tu reseña! En serio. Me he reído muchísimo. Y eso que (teniendo en cuenta la argumentación con la que te han bombardeado) a mí me ha "gustado" el libro "mucho más" que a ti.

    Para mí Laura Gallego es una apuesta segura en el sentido de que me gusta y me entretiene todo lo que escribe. Me bebo sus libros. Eso sí, por supuesto, hay unos que me gustan más que otros. Como ya le tengo mucho cariño a la autora, creo que soy menos crítica con sus fallitos, pero tu reseña me ha hecho darme cuenta de algunos de ellos ¡y algunos eran tan obvios! Eso sí, al tema "personajes planos" sí había llegado. De hecho, creo que para mí ha sido la mayor desventaja de la novela: había mucha gente, pero no terminaban de ser personajes redondos. El detalle del habla de Yunek que has comentado me ha gustado especialmente. ¡Creo que he encontrado el sitio perfecto para dar rienda suelta a mis manías con la escritura!

    Y tanto me he divertido que, a pesar de haber redactado una reseña mucho más positiva que esta, he sugerido a mis lectores que se pasen por aquí para echarse unas risas. Creo que, desde el respeto, reírse de uno mismo puede ser muy beneficioso. Sí que es verdad que quizás ha habido algunas elecciones de palabras poco afortunadas (como lo de que Tabit sea esquizofrénico), pero teniendo en cuenta el tono, se nota lo que quieres decir y esto no viene a ser más que estos vídeos de youtube que pretenden contarte la verdadera historia de tal película, comentando las cosas que no tienen sentido. Y es divertido, ¿no? No sé qué diría Laura si llegara aquí, pero si yo hubiera escrito este libro me lo hubiera tomado con deportividad (e igual alguna sonrisa) porque, bueno, de todo se aprende.

    ¡Gracias por las risas!

    Un saludo imaginativo...

    Patt

    ResponderEliminar
  59. Gracias por tu mensaje, Patt =)

    Me alegro que te haya gustado la crítica. Es un poco vieja ya y si tuviera que escribirla a día de hoy habría un par de detalles que cambiaría, pero en general sigue gustándome cómo me quedó ;P

    Espero que los libros de Laura Gallego sigan trayéndote risas y entretenimiento mucho tiempo =P

    Con amorr,
    O.

    ResponderEliminar

A las malas hierbas no nos gusta la censura, así que eres muy libre de comentar lo que te apetezca. Eso sí, cuidado con faltar al respeto a otros usuarios: las malas hierbas sabemos cuidarnos solas, pero ojo con pisarnos las margaritas.

Por cierto, por cierto. Si te lanzas a poner un comentario en una entrada y luego lo borras (sin motivo justificado), volveremos a postearlo. Es una amenaza. ¡Muajajajajajjajajaj!

Free Pencil 2 Cursors at www.totallyfreecursors.com