Donde la literatura y la maldad se toman un té

lunes, 15 de junio de 2015

Los Innombrables (13)

Vuelven los Innombrables, en su décimo tercera entrega.

En fin, yo llevaba reservando este archivo varios meses ya. No por nada: esperaba que apareciese un compañero adecuado para esta joya. No obstante, he decidido tirar oficialmente la toalla (últimamente no tengo demasiado tiempo de leer cosas nuevas para el blog), así que voy a poner esta entrega dedicada (forzosamente) a un único libro.

Espero que la disfrutéis.



El despertar de Belle, de Catherine Roberts

Tengo varias cosas que decir antes de empezar a comentar el libro como tal. La primera es que no sabía que Kiwi le daba también al género erótico; es decir, ya sabía que eran bastante paletillos, pero pensaba que su rollo era mucho más rosa repollo, con novelas pasteloides sobre el amor y demás. Esto me ha descuadrado un tanto. Lo segundo es que... sin conocer a la autora, ya le tengo bastante tirria: ¿a cuento de qué viene el pseudónimo, si esta mujer es española? Yo es que con estas cosas soy muy nazi, lo admito, y eso de que la peña se ponga pseudónimos de apariencia inglesa [winkwinkNoraRobertswinkwinkKatherineRobertswinkwink] es que me toca los pelillos (aproximadamente tanto como la peña que se obsesiona con escribir historias en algún lugar indeterminado de Estados Unidos sin tener ni pajolera idea de lo que demonios están hablando [en esta ocasión, la historia está ambienta en Francia, pero tanto da que da lo mismo]).

También quiero invitaros a que paséis por la página de Kiwi, AQUÍ. En la parte de abajo hay una sección de "Han dicho del libro": no puedo decidir cuál de las citas es mi preferida; las que hablan de la fantabulosa pluma de la autora, la cuidada ambientación histórica o el toque justo de "sensualidad" (además, si le das a refrescar, las citas van rotando y aparecen más; esta página es una fieshta).

En fin, eso era solo por despotricar un rato. De esta historia, recomendación de un usuario anónimo en el jardín, como que no tengo demasiado que decir. Es una paletada erótica y pseudoamorosa ambientada en Francia en no me acuerdo qué año (porque me trae sin cuidado, básicamente). Un título más que añadir a las imponentes cadenas montañosas de pseudoliteratura que están en proceso de formación en el panorama literario español actual. Haceos [hacedme] un favor: sabéis que no tengo por costumbre desaconsejar libros, pero, por favor, no compréis esta porquería. No solamente es un absurdo histórico, social y cultural de alto como la copa de un pino [un pino muy grande], además es un insulto a España como país y a los españoles como pueblo con una identidad cultural al margen de «estar cañón».

Los personajes son todos planos como platos llanos y con la capacidad intelectual justa como para creerse capaces de pensamiento elaborado [los buenos, al menos; los malos son simplemente malos, como todo el mundo sabe]. La historia está narrada por medio de los respectivos “diarios” de ambos protagonistas (él y ella), cosa que no deja de ser estúpida en sí misma y carente de justificación; vale que lo de ella son sus “memorias”, pero a lo de él lo llaman “diario” y, no obstante, están ambos narrados en pasado. La trama es un batiburrillo de ideas arrejuntadas con superglue: niña “salvaje” [esa tiene de salvaje lo que yo de libertina] que se enamora de su profesor español [cuyo único rasgo distintivo es que la tiene gorda (sí, gorda, ya llegaré a eso)], nobles buenos que se preocupan por el pueblo y nobles malos que son muy egoístas, matrimonio de concertado amorfo que te cagas, intrigas palaciegas para niños de 5 años, reuniones de follamigos, venganzas que se sirven frías, asesinados y un monstruo misterioso que será sujeto de un PLOT TWIST! muy twisted al final de la obra.

Creo que ya he dicho todo lo que se podía decir de esta historia, pero os dejo la sinopsis de todas formas:

«La plácida vida de Belle-Marie Du Berry, joven y traviesa condesa de Chambord, está a punto de ponerse patas arriba. Huérfana de madre, criada por un viejo conde huraño y dedicado a la caza, Belle es algo salvaje para su rango y no entiende como debería de bailes y de modales, por lo que la idea de tener un nuevo profesor particular que la instruya en materias intelectuales la horroriza y pretende burlarse de él a su llegada.
Belle no sabe que caerá en las redes del amor y la pasión con el joven, guapo e inteligente profesor español contratado por su padre, un noble de bajo rango arruinado en búsqueda de la salvación del patrimonio de su familia. Marco tampoco imagina todo lo que le espera en Francia: mujeres libertinas, bailes, secretos, asesinatos y una joven alumna algo rebelde.
Los libertinos Madame Dupin y, su amigo y amante, el guapo modelo de artistas y científico Denis Papin, serán las peores influencias de los dos jóvenes, llevándolos, bajo la máscara de preceptores, a una red de engaños, mentiras y sensualidad.»

Esta sinopsis es una concatenación de interpretaciones muy libres de la historia real (cuando no mentiras flagrantes). La niña de salvaje no tiene gran cosa, como ya he dicho por ahí arriba: aparece montada a caballo con un vestido poco elaborado una única vez, aparte de eso... su comportamiento es de lo más anodino y no he visto que «no entienda como debería de bailes y de modales». El conde ese que la cría, aunque la sinopsis quiera despistar, es su padre. Al español se la suda bastante el rango, por lo que se da a entender a lo largo de la historia; acepta el trabajo porque su padre le obliga, o algo por el estilo, no sé. Bueno, da lo mismo. Lo mires por donde lo mires, no deja de ser un coñazo mayúsculo (en ambos sentido).

Hablando de absurdos.
No tengo nada que criticar de esta novela porque no merece la pena mi tiempo: es absurda, el nivel literario rebasa ampliamente lo ridículo y no me apetece seguir perdiendo neuronas con esto. Así pues, me voy a limitar a regalaros algunas citas que he recopilado. Disfrutad:

Del español: «tenía unos ojos de lobo malvado increíbles.»

Aquí tenemos a la prota haciendo historia [os juro que a mí estos delirios de grandeza me dejan baldada]: «Quedé tan sorprendida por toda la carga de significado que tenía aquella última frase: "Moriría por su derecho a expresar su opinión", que nació de mí el dedicarle un reconocimiento y unas palmadas de aplauso al ingenioso y agudo Rousseau. Comencé a aplaudir. Me sobresalté cuando, al cabo de unos segundos, toda la larga mesa me imitaba, aplaudiendo sonoramente al tímido hombrecillo. Incluso el resentido conde Gastón de Orleans se vio obligado a ceder y unirse al aplauso, con desgana. El profesor español me miraba con fijeza mientras aplaudía, con una enigmática expresión, mezcla de burla y orgullo en sus ojos. No tenía ni idea en aquel momento de que, por mi acto, aquella frase quedaría para la historia.»

Al primer día de conocerse, los protagonistas empiezan a tener fantasías sexuales con el otro mientras se masturban, con frases enmarcables como: «después la tumbé y me inserté entre los pechos fuertes de la orgullosa amazona».

El matrimonio de conveniencia de ella se concierta porque, durante la presentación en sociedad que le hacen a la niña, un animal salvaje asesina a un noble y el hijo de este noble amenaza al padre de la prota con acusarle del asesinato si no accede al matrimonio. A todo esto, TODO el mundo está al tanto de este chantaje [no exagero: todo.el.mundo], de manera que no sería tan difícil desacreditar al malo e impedir el matrimonio, digo yo; no obstante, la cosa sigue su curso [porque ¿qué sería de la vida sin un poco de drama y violaciones socialmente consentidas?]. El prometido, por cierto, se llama Gastón :D

Monsieur Papin, ese que menciona la sinopsis [Dios, ese nombre me da la leche de ascazo, suena a una versión infantil de papi-chulo, o algo. Es muy creepy], se dedica a darle lecciones de educación sexual a la prota, con demostraciones prácticas (por supuesto). Que se la menea por todos los lados en mitad de un jardín, vaya, y todo esto aun a pesar de que ella le pide que se detenga. Está claro que la autora de esta novela, pese a que quiere convencernos de que las mujeres deberíamos tomar el control de nuestra vida sexual, en realidad es una machista encubierta, como tantas otras, y el tema del consentimiento no le quita el sueño lo más mínimo. A esa escena pertenece esta frase que me permito copiaros, como muestra de la autoridad de la voz narrativa en esta novela: «Entonces, antes de que pudiera oponer resistencia, tiró hacia abajo del escote de mi corsé, dejando mis pechos al aire.» Así de fácil, señores.

Los personajes tienen una reunión de follamigos en el palacio de la libertina (también mencionada en la sinopsis): la velada comienza con los personajes confesándose fantasías sexuales irrealizables y termina describiéndote una orgía (literalmente). Os cuento: el español se pone a practicarle sexo oral a la libertina mientras esta masturba a papi-chulo (la prota, a todo esto, ha huido hace un rato), «Me asusté cuando ella gimió tan fuerte que no sabía si era debido al placer o al dolor, y entró en una espiral apasionada de gritos y sacudidas, llamándonos a los dos por nuestro nombre mientras agitaba el miembro de Denis.» La imagen de esto en mi cabeza es sencillamente indescriptible. Por supuesto, a continuación ella se convierte en un manantial humano de lubricación, como no podía ser de otra manera.

Metáforas de esas de las que hay que cuidarse: «Y, sin pensarlo dos segundos, sin razón y con miedo, lo besé. Lancé mis brazos a su alto cuello y uní mi boca contra la suya. En un primer momento, retrocedió. Enseguida supe que su pequeña retirada se debía solo a la sorpresa, pues enseguida me tomó en sus brazos como quien ansía el reencuentro del hijo perdido durante años, con la misma ansia y delicadeza.» En serio, no comparéis a los amantes con niños, menos aún con hijos; resulta sumamente creepy, pedófilo y (en mi opinión) antimorbo.

La prota es la antorcha humana de Los Cuatro Fantásticos: «—Si no dejas pronto de retorcer ese libro lo convertirás en cenizas —dijo Marco, tuteándome, con un intento de sonrisa.» Por cierto, lo de que la tutea es algo que no tiene sentido que especifique, porque en esta historia prácticamente todo el mundo se tutea sin motivo aparente. Todo muy francés y de época, no cabe duda.

Sesiones de folleteo:

Diálogos profundos:
«—Esto debe de ser lo que se siente en el cielo —confirmó mi subconsciente sin que yo lo ordenara, acompañado por la danza de mi pecho, que se combaba en arco—. Esta felicidad es como encontrar a Dios. —Exhalé un profundo jadeo.
—Es más que eso —aclaró Marco—: Ahora yo soy vuestro Dios.» El de ella ¿y el de cuántos más? Pues ¿no llevan todo el puto libro tuteándose y ahora me llega con este plural mayestático?

Descripciones de las partes pudendas:
«Quizá, debido a su delgadez anatómica, pudiera ser que sobresaliera tanto su miembro, que juzgué de la longitud de uno de mis palmos, bien abierto, y cuya envergadura no podía rodear fácilmente con la mano, como comprobé, pues mi mano se dirigió hacia él como bajo el efecto de una mágica atracción.
Cerré los dedos despacio, uno a uno, sobre aquella maravilla que había detenido los latidos de mi corazón. Comprobé, como si se tratase del mango de una espada, que apenas podía empuñarlo.» El tío la tiene GORDA, ¿qué pasa? Porque, no es por nada, pero se pasan todo el libro hablando del tamaño de la verga de aquí el amigo y luego resulta que la prota nos dice que le mide como un palmo (de la mano de ella). Y dices, bueno, será que la chiquilla tiene las manos grandes; pero a continuación te dice ¡que no le da para abarcarla! En serio echad cálculos: el diámetro medio de una erección es de unos 4-5cm (o menos, dependiendo del estudio); yo tengo las manos grandes para ser mujer y os aseguro que 4 a 5 centímetros los abarco más que de sobra. Así pues, una de dos, o la piba esta tiene las manos muy pequeñas y nos han estado tomando el pelo toda la novela, o el tipo, como digo, la tiene rechoncha. [Por si a alguien le interesa, por lo visto el pene más grande documentado hasta el momento medía 32cm de largo y 5cm de diámetro (datos tomados con el miembro en erección).]

La libertina viniendo a aguarles la fiesta:
«Sin mediar palabra me tomó de la raíz del cabello y tiró de mí como si fuese una mula, hasta hacerme caer al suelo. Al incrédulo Marco apenas le dio tiempo a reaccionar. Agarró una de mis piernas, pero no pudo evitar la caída.» Esto sucede pocas líneas después de que se masturben el uno al otro y se declaren amor eterno y él le pida que sea su esposa y le diga que la querría aunque fuera la mismísima hija del diablo. Me pregunto si la querrá también calva, como la van a dejar :D

Después de que la libertina le dé con una fusta a la niña:
«Mis riñones seguían atenazados e inmóviles por el dolor.» Aparentemente, de normal se le mueven los riñones.

Propuesta para los bad sex awards:
«Era como un beso profundo. Igual de húmedo y suave, pero mucho más ardiente. El calor perló nuestros cuerpos por completo de gotas de sudor. Todos mis músculos se tensaron y fui consciente de la fortaleza e inmensidad de mi propio miembro, de mis grandes manos, de mi propio pecho, iluminado por la luz de la luna llena, que entraba a raudales por la ventana y me vi a mí mismo como un gigante ante ella. Ella era mi víctima indefensa y al mismo tiempo mi niña, mi gran pasión. Todas las partes de mi cuerpo la hacían parecer pequeña y vulnerable, eran como los tentáculos de un monstruo que la poseía. Solo que ella era quien pedía con los ojos que me insertara apasionadamente en sus entrañas.» I rest my case.

O este:
«En esta nueva postura veía el cuerpo de ella con claridad. Cuando observé y rocé sus pechos, me sentí casi explotar.
—Cuidado, cuidado. No te muevas. Puede ser peligroso.» Pero ¿están teniendo sexo o jugando con granadas de mano?


Bueno, y el final, que no os voy a poner, es absolutamente apoteósico (atención spoilers[del epílogo me niego a hablar, es otro nivel de gilipollez completamente nuevo]: resulta que la prima pequeña de la prota se escapa al bosque por las noches para follarse a la bestia asesina (a pelo [en más de un sentido]), solo que en realidad no es una bestia, sino una persona con hipertricosis (con mucho pelo, vamos). La prota les pilla infraganti, el marido la pilla a ella haciendo de voyeur y se pilla un cabreo del quince [«Me casé contigo porque pensaba que eras más tonta»], así que se lo cargan y ella hereda todas las tierras y se casa con el español y todos son felices y comen lombrices [las perdices, más inteligentes, ya se había largado].

Y colorín colorado este cuento... gracias a Dios se ha terminado.

19 comentarios :

  1. ¡¿Qué fue eso?! Ah, es una broma, lo más seguro ese libro salió el día de los inocentes para burlarse de las novelas eróticas ¿verdad? ¿Verdad?

    Ya sé que no TToTT

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Este es un extraño caso en el que conozco a la autora, personalmente y todo y la verdad es que me parece muy maja (soy de provincias y además de una donde escasean los escritores locales).

    En cualquier caso, a pesar de esto, este género no es lo mío tampoco XD

    ResponderEliminar
  3. Yo quiero saber por qué no está justificado que existan dos narradores en la historia, siendo los (al parecer) dos protagonistas, en forma de "diarios". ¿Es porque precisamente son diarios y el tema de la historia no los necesita? ¿Habría sido mejor sólo que utilizara los dos puntos de vista de forma común y corriente?

    ResponderEliminar
  4. Anónimo, tengo por costumbre desaconsejar a la gente que escriba en primera persona, máxime si es a varias voces, porque lo hacen de pena. Dejando eso de lado (que allá cada cual con los riesgos que quiera sumir), y como ya he dicho en la sinopsis, lo de ella pase porque son "memorias", pero ¿lo de él? Se supone que es un diario; se me ocurren tantas pegas que ponerle al supuesto "diario"... para empezar, está narrado en el mismo pasado histórico que las memorias de ella (los diarios se escriben diariamente, como su propio nombre indica), y para continuar (por poner otro ejemplo) ¿se puede saber quién demonios transcribe conversaciones enteras (acotaciones incluidas) en su diario? No me lo creo, lo siento.

    Además de todo, para que un narrador esté justificado, la narración tiene que tener un núcleo, el narrador tiene que tener una intención comunicativa. No es el caso, de ahí que diga que no están justificados (ninguno de los dos): son una pareja de abuelos Simpson salidos.


    O.

    ResponderEliminar
  5. ¿Alguien me quiere decir qué es todo esto? No sé si decir que es un chamburreado, entre toda la obra del marqués de la Sade y cualquier autora de novelas románticas pero de las bien cursis. O es que la autora quiso hacer algo así como 50 Sombras de Grey pero versión "histórica".
    No sé.
    Soy de las que siempre, SIEMPRE, desconfían de las novelas románticas. No me gustan, sobretodo si son adolescentes, chick lit o "eróticas".

    ResponderEliminar
  6. Se me he ha estallao todo el pecho de la emoción al ver una nueva entrada de ''Los innombrables'', en estas críticas es donde más sangre corre xDDD
    He estado haciendo ''cálculos'', y la pilililla de Marco debe medir de ancho lo mismo que mi brazo... ¿No ha visto la Catherine un pene en su vida, ni siquiera en Google? xD

    Por cierto, mala idea la mía la de pulsar en el enlace de los tentáculos...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo mismo digo sobre ese enlace.

      Atte, E.

      Eliminar
  7. Viva la improvisación a la hora de escribir!! :D Ahora en serio, esto es más raro que el campamento de hippies colgados o lo que sea de El diario de Aroha. Por alguna razón no me va el género erótico, y aquí hay una muestra de por qué no me interesa. Concretamente, en las frases que has puesto.

    Si el final es así, ¿cómo será el epílogo? ¿Y si me callo y no pregunto? Igual sería mejor. No sé, dicen que hay cosas que es mejor no saber. Puede que el epílogo de esta "sublime obra maestra" sea una de ellas.

    Atte, E.

    ResponderEliminar
  8. Es la decimotercera entrega de los innombrables en realidad, no la duodécima. Aunque entiendo que vuestra mente os traicione, es duro reconocer que hay tantos innombrables sueltos por el mundo.

    En otro orden de cosas, para futuras entradas de "yo también quiero ser escritor" vendría bien que explicarais la diferencia entre que la trama de un giro y poner la primera tontería que se te ocurra con tal de sorprender al lector. Parece que últimamente están de moda los "plot twist" y la gente se lía a incluir revelaciones inesperadas (e ilógicas) pensado que todo vale con tal de que los lectores no se lo esperaran, como si sorprender diera calidad a las historias o algo.

    Yo me limito a dejarlo ahí como sugerencia. También sugeriría, si no estuviera a favor de la libertad de expresión, que se prohibiera a los escritores publicar sus enfermizas fantasías sexuales. Así el mundo sería un lugar menos traumático.

    ResponderEliminar
  9. Por cierto, una duda dudosa de la cual dudo, ¿qué es exactamente lo que entendéis por paletada? No está en el glosario.

    Gracias de antemano por contestar.

    ResponderEliminar
  10. Pues... tienes toda la razón con lo de la numeración, Selenita. Ahora lo cambio.

    Lo de la paletada me lo pensaré mañana. Esta noche las neuronas ya no me dan para nada demasiado elaborado.

    Con amorr,
    O.

    ResponderEliminar
  11. Hace unas horas vi la nueva publicación y dejé abierto el post, me preparé mi cafecito y me senté a disfrutar...pero entonces tocaron el timbre y recién vuelvo. A nadie le importa, pero es que estaba con ganas de venir al baño de sangre. Entonces llegué y me encontré con tentáculos xD A veces me pregunto si ciertas personas miran porno antes de sentarse a escribir (hentai, en este caso).
    Me encantan estas entradas de los innombrables, lo lamento por tu sufrimiento Ortiga, pero me lo paso muy bien con esta sección.
    Es verdad lo que dijo alguien por ahí arriba, el español la debe haber tenido ancha como un brazo. Qué miedo, la verdad. También hice clic en lo de los tentáculos, el morbo gana xD Y qué lindo ver la palabra pibe por acá. Me pregunté si serías de mis pagos. Con ese final, me pregunto cómo habrá sido el epílogo. Una joyita, como siempre.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  12. Selenita, he estado pensando sobre lo del término paletada. Realmente, no sé si merece la pena incluirlo en el glosario (lo consultaré con Zarza esta noche si la pillo). Paletada es nuestra manera de decir "cursi", err... es algo así. No sabría muy bien cómo definirlo, si me paro a pensarlo o.o Es como un cruce entre cursi y lo que etimológicamente se considera paleto (de pueblo, vulgar): es como el típico recurso/historia/detalle pasteloide-romanticón pensado para embobar a las masas de fans (principalmente mujeres).

    Sigo sin saber si me estoy explicando u.u

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Selenita, si has leído a Blue Jeans tienes un claro ejemplo de paletada.

      Es decir, lo que estás diciendo, Ortiga, es que son esas historias de amor adolescente cursis, con giros en la narración totalmente inverosímiles (que vendrían a ser lo que en esta entrada has definido como plot twist, ¿no?), hecho única y exclusivamente para que adolescentes con las hormonas revolucionadas adoren la típica historia de amor entre gente perfecta (ahí tenemos el caso de Canciones para Paula, igual que con los plot twist inverosímiles), y al típico personaje que, obviamente, está muy bueno y tiene una vida perfecta (nunca adivinaréis dónde he leído esto... Efectivamente, en Canciones para Paula, de Blue Jeans!!)

      Atte, E.

      Pd: ahora que lo pienso, Canciones para Paula lo tiene todo (no en el buen sentido de la expresión), como podéis ver, y eso que no he hablado de la localización ni de cómo sitúa los lugares en los tiene lugar cualquier momento de la narración, o de su estilo.

      Eliminar
  13. Vale, entonces paleta es un argumento o situación típico y romanticón en el mal sentido, de esos inverosímiles que parecen salidos de las telenovelas de sobremesa y las novelas que rezuman azúcar.

    Muchas gracias Ortiga y E.

    No he leído a Blue Jeans, pero sí ha Moccia y todos dicen que el primero es una copia del segundo. Así que puedo hacerme una idea.

    ResponderEliminar
  14. De nada :) Eso es lo que he entendido, según lo que ha dicho Ortiga, y parece ser que así es. Bueno, de Moccia solo he leído A tres metros sobre el cielo y apenas pude con Tengo ganas de ti, pero más o menos es algo parecido. Aunque creo que Blue Jeans va más allá en cuanto a cursilería y situaciones inverosímiles. Imagínate cómo tiene que ser.

    Atte, E.

    ResponderEliminar
  15. No he leído Canciones para Pula, pero tiene toda la pinta de ser una paletada, sin duda. Moccia (que sí he leído algo) es una paletada, por ejemplo =)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si has visto alguna sinopsis te puedes hacer más o menos una idea de por dónde va la cosa en ese sentido. Si quieres que te diga la verdad, no hace falta que te lo leas, ya te confirmo yo que la saga entera lo es, y el tercero es el más inverosímil de todos. Si Moccia ya es paletada, de lo de Blue Jeans mejor no hablo.

      Atte, E.

      Eliminar
  16. Miembros talla "caballo de carrera" y fluídos nivel "hentai". ¡Cuánto de menos echaba pasarme por aquí! Si es que me alegráis las tardes, malditas! =D

    ResponderEliminar

A las malas hierbas no nos gusta la censura, así que eres muy libre de comentar lo que te apetezca. Eso sí, cuidado con faltar al respeto a otros usuarios: las malas hierbas sabemos cuidarnos solas, pero ojo con pisarnos las margaritas.

Por cierto, por cierto. Si te lanzas a poner un comentario en una entrada y luego lo borras (sin motivo justificado), volveremos a postearlo. Es una amenaza. ¡Muajajajajajjajajaj!

Free Pencil 2 Cursors at www.totallyfreecursors.com