Donde la literatura y la maldad se toman un té

jueves, 25 de mayo de 2017

El beso del infierno, de Jennifer Armentrout

Título: El beso del infierno
Autora: Jennifer L. Armentrucha Disparentrucha Amén Trucha Armentrout [quizá la recuerden de otras sagas de YA como Patatas versus Aliens Aliens DeLux la Saga Lux]
«Mary Sue Layla, de diecisiete años, solo quiere ser normal. Pero con un beso que mata a cualquiera que tenga Almax alma, ella es cualquier cosa menos anormal. Mitad vampiro demonio, mitad hada gárgola, Layla es un special snowflake tiene habilidades que nadie más posee. Criada entre los Guardianes –una raza de gárgolas que tiene la misión de cazar demonios y mantener a la humanidad a salvo [Ortiga: jo, a mí esos dibujos animados me gustaban mucho]–, Layla intenta encontrar su lugar, pero eso significa esconder su lado oscuro de aquellos que más ama. Especialmente del atractivo [Ortiga: wink, wink] Zayne, un Guardián de quien ha estado enamorada desde siempre. Cuando menos se lo espera, Layla conoce a Roth, un demonio sexy [Ortiga: WINK, WINK] y tatuado que dice saber todos sus secretos [Ortiga: ¿los… suyos propios? ¿Le damos un pin?]. Layla es consciente de que debería permanecer lejos de ese chico, pero se pone to burraca hay algo que se lo impide [Zarza: y yo sé qué es][Ortiga: puntos suspensivos tope dramáticos] especialmente cuando se percata de que con él sus besos no son mortales [Ortiga: habla por ti], ya que Roth no tiene Almax alma. Pero en el momento en que Layla descubre que ella es la razón del violento levantamiento demoniaco [Ortiga: esto… ¿ah, sí? Zarza: cuéntame más], confiar en Roth no solo puede arruinar su oportunidad con Zayne [Ortiga: importante, importante][Ortiga: puntos suspensivos re-tope dramáticos] Podría [Ortiga: ¿y esta mayúscula?] convertirla en una traidora para su familia [Ortiga: dun dun dun]. Peor aún [Ortiga: dun dun duuuuun], podría llevarla a un viaje sin retorno al fin del mundo [Ortiga: dun DUN... DUUUUUUUN]».

Porque sé que os han gustado mis efectos de sonido.

Queridos hierbajos, creo que no os hacéis una idea del cabreo que me traigo ahora mismo. Son las diez menos cuarto de la noche y me encuentro esperando mi tren de vuelta a casa media hora extra porque resulta que a alguien se le ha ocurrido la peregrina idea de cambiar los horarios sin pedirle opinión a nadie. Estoy como a dos paradas de comenzar a descuartizar inocentes viajeros. Y además tengo hambre.

Estas no son horas de andar tocando las narices a los currantes, que no hemos hecho nada malo.

Ya, ya sé que se supone que tengo que escribir una crítica. Ya me gustaría veros a vosotros intentando concentraros en teclear cuando por el rabillo del ojo puedo ver los distractores movimientos de mis inopinadas, inminentes víctimas. Aunque, curiosamente, mi sección del vagón está vacía.




Total, ¿qué podría contaros yo de esta paletada que me he leído? Las Gárgolas que yo recuerdo molaban mucho más que esto, os lo aseguro. Si no sabéis de que hablo, es que no tenéis alma [ni Almax. Zarza: podéis pedirlo en la farmacia].

El caso es que la trama es básicamente lo que ya nos cuentan. Mary Sue tiene una vida muy dramática porque es un special snowflake demasiado special y no puede ser nunca ella misma porque hay una parte que tiene que controlar/ocultar [Zarza: era rusa y se llamaba Layla. Ella era una gárgola muy normal...]. Su vida alcanza cotas de drama nivel tragedia griega cuando cumple diecisiete [los cumpleaños, ya sabéis: fechas mágicas de desarrollo espontáneo] y muchos demonios comienzan a perseguirla. Un demonio en concreto la persigue mejor que los otros y además está más cañón, así que nos gusta esto de las persecuciones. Y entre tanto la familia postiza de gárgolas cazademonios que la han criado se hacen los suecos y fingen que no saben nada de nada [Mary Sue tiene un pasado misterioso, con progenitores incógnita y mucho dun dun dun rodeándolo todo, y gente revoloteando alrededor silbando para disimular mejor]. Todo es muy entrañable y muy paleto y la historia no da ni para fingir que hay de hecho historia de ningún tipo más allá de las escenas de choque y magreo entre Mary Sue y el «demonio sexy».

Aún así una mejor historia de amor que El beso del infierno.

El núcleo es… demonio sexy, quítate ya la camiseta.

La autoridad de la voz me da risa. Hay algo de vocabulario inventado para referirse a las razas estas sobrenaturales de la autora, pero ahí se acaba el esfuerzo. Mary Sue es una adolescente que va al instituto y como lo único que nos importa es si se va a liar con el pipiolo macizo o no, el resto del contexto nos trae sin cuidado.

La novela es una sucesión de situaciones en las que la presencia de un adulto se hace innecesaria por el mero hecho de que el universo está construido a la medida de las aspiraciones de un adolescente ombliguista. Ellos solos se resuelven todos los entuertos, no porque sean gente apañada sino porque los entuertos en cuestión son como los de los libros de aventuras para niños de ocho años. Ejemplo: pipiolo y pipiola van a buscar un libro chupi guay que lleva siglos oculto y nadie ha conseguido encontrar; encuentran el sitio en dos días, se cuelan y sortean las (literalmente) inexistentes trampas colocadas para proteger el artefacto, son los únicos que están buscando el libro, salen de rositas. Es sorprendente que el libro aún siguiese ahí, la verdad.[Zarza: era una tienda. Ellos lo estaban viviendo mucho, pero en realidad era la Fnac].

Los personajes: todos los buenos son sexies, los malos están mu' locos y hacen cosas mu' malas, los padres/figuras de autoridad son sabios y perceptivos y no les cuentan nada a los adolescentes para ver si hay suerte y el misterio les mata algún día (cosa que, por otra parte, a mí me parece muy bien [:D]).

De la prosa hay poco que decir: texto explicativo, nula selección de elementos, mucha escena de relleno. Cero interés desde un punto de vista narrativo-literario, la verdad. Este es el tipo de libro que sirve únicamente para pasar el rato sin tener que darle al coco; si te gusta el tema, adelante.

Veamos qué cosillas tengo apuntadas de esta historia… Citas sin spoilers:

La voz narrativa contradiciéndose a sí misma: «Sin embargo, su fuerza sobrehumana (tipo de demonio malvado random) no era la auténtica amenaza. El verdadero peligro eran los dientes y saliva infecciosa de los Impostores». Mentira cochina, que a continuación pasa a explicarnos cómo morder a humanos es una técnica ofensiva con poco futuro, porque después de máximo siete mordiscos en su vida el demonio la palma. Así que a menos que me digas que romper cuellos a fuerza bruta viene también con un tope, creo que me preocupa más su fuerza. No me parece que esta niña entienda muy bien las consecuencias reales, en su propio mundo, de las acciones de los demonios.

¡Cuéntame más!
Gracias por las explicaciones, narrador: «—No son superhéroes —dije, repitiendo el discurso estándar que llevaba dando desde que los Guardianes se revelaron al público hacía diez años. Después de un incremento cada vez mayor del índice de criminalidad, que no tenía nada que ver con la crisis económica a la que se enfrentaba el mundo, sino que era más bien una señal del Infierno diciendo que ya no querían seguir cumpliendo las reglas, los Alfas habían ordenado a los Guardianes que salieran de las sombras. Para los humanos, los Guardianes habían salido de sus caparazones de piedra. Después de todo, las gárgolas que adornaban muchas iglesias y edificios habían sido talladas para asemejarse a un Guardián. Más o menos».

Mary Sue y su vida tope dura (y los selfies literarios, ya que nos ponemos a ello): «Tenía el pelo largo. No es que ese fuera el problema, pero era de un rubio tan pálido que casi parecía blanco. Odiaba que la gente me mirara; me hacía sentir como si fuera albina». Porque, claro, ser albina sería una tragedia insoportable. Y continúa: «Pero eran mis ojos lo que de verdad captaba la atención de la gente, pues eran de un gris claro, casi desteñidos». ¡Oh, ojos grises! ¡Tamaña anomalía genética! ¡Estadísticamente mucho más improbable que ser albina, dónde va a parar! Tirémosle piedras, por si acaso.

El demonio sexy: «Él bajó la cabeza, y sus espesas pestañas le abanicaron las mejillas [Zarza: sí, como las señoras en la iglesia]». Una parte importante, aunque poco reconocida, del oficio de barbero era depilarles las pestañas a los hombres. Pero los tiempos han cambiado y ahora los hombres con pestañas peludas pueden salir a la calle sin miedo a ser juzgados. ¡#MiVelloMisNormas!

Fan service: «Recién salido de la ducha, Zayne se puso una camiseta negra y lisa, pero no lo bastante rápido como para que no captara un tentador vistazo de sus abdominales. Un riguroso entrenamiento mantenía su cuerpo bien formado y duro como una roca». Porque si no entrenas se te puede deformar el cuerpo. Eso todo el mundo lo sabe.

Las prioridades de Mary Sue: «Zayne se acercó más, mirándome como si pudiera ver a través de mis mentiras. Tenía una habilidad impresionante para hacerlo. Pero, si se lo contaba todo, como la parte del demonio de Nivel Superior [Ortiga: o la parte en la que los demonios le han puesto precio a tu cabeza], jamás me dejarían volver a salir de la casa sola. Me gustaba mi libertad; era prácticamente la única cosa que tenía». Y, ya sabes, no es como si me fueran a intentar matar otra vez mañana cuando vuelva a poner pie en la calle: mi libertad seguro que todavía dura muuuuucho tiempo. Por otra parte, oh, pobre y desgraciada Mary Sue adolescente que tiene una vida durísima: vive en una mansión (en la misma casa que su amor platónico al que puede ver todos los días), va al colegio y tiene amigos (a los que descuida sistemáticamente, porque en realidad no son tan importantes), tiene todos los gastos pagados, techo, comida, ropa y un móvil nuevo cada vez que pierde o rompe el suyo persiguiendo demonios (cosa que por lo visto sucede casi todos los días). Pobre, pobre Mary Sue.

Me sé de unos cuantos bichos divinos a los que habría que explicarles el concepto de consentimiento informado: «Los encantos del Infierno ya no querían permanecer escondidos entre las sombras, y los Alfas no podían dejar que la humanidad supiera que los demonios existían realmente. Abbot me dijo una vez que tenía que ver con el libre albedrío y la fe. El hombre necesita creer en Dios sin saber que el Infierno existía de verdad».

Esta imagen me ha hecho mucha gracia: «Roth (el demonio sexy) sonrió como si fuera un gato que se hubiera comido una habitación entera de canarios y se dirigiera hacia la de los loros».

Hablando de las gárgolas, se supone que son los buenos por excelencia, defensores del bien y la justicia, y de ellos se dice lo siguiente: «Sus acciones jamás mancharían su alma [Ortiga: al contrario de lo que sucede con los humanos en esta historia, que manchan su alma al cometer actos de maldad y pueden terminar siendo reclamados por el Infierno], porque era pura sin importar lo que hiciera [Zarza: los unicornios serían sus fans number ones]». Vaya puta mierda, francamente: en este libro queda demostrado que los Guardianes pueden ser exactamente igual de gilipollas, violentos, ignorantes y repugnantes que los humanos (¡uno de ellos hasta intenta violar a la prota, ¡en varias ocasiones!!), pero sus almas van a seguir siendo siempre puras y prístinas. ¿Cuál es la lógica en todo este asunto, si puede saberse? ¿Qué es exactamente lo que se supone que les da autoridad moral a estos bichos si resulta que la única ventaja es que, cuando hacen algo malo, todo el mundo mira hacia otro lado y «aquí no ha pasado nada, señores»? Menuda puta mierda de planteamiento.

Los personajes de YA y sus arritmias: «el corazón me dio un vuelvo y se detuvo [Ortiga: ¡bieeeeen!]». Si las protagonistas de juvenil vivieran en el mundo real, el Estado no ganaría para costear sus marcapasos [Zarza: pero el mundo entero celebraría sus funerales. Ortiga: y serían bastante frecuentes].

En esta historia, los demonios son los únicos que parecen haber entendido de verdad el concepto de libre albedrío y consentimiento informado. Una crítica bastante poco original hacia la Iglesia, aunque hay que admitir que muchas veces acertada:
«(El demonio sexy) —¿Sabes? Me recuerda un poco a una dictadura. Me refiero a la forma que tienen los Guardianes de tratarte.
(Mary Sue) —¿Qué quieres decir?
—Mantener a la gente a ciegas, lejos de la verdad. Eso hace que sean más fáciles de controlar».

Las autoras de YA y su amor atemporal por Edward Cullen: (en la habitación del demonio sexy) «En una esquina, junto a una puerta cerrada, descansaba un piano». Porque estaba cansado, pobreto.

Zarza, esta os la dedico a ti y a tus hermanos: «Quería llorar como un bebé gordo y furioso». No puedo dejar de reír. Sencillamente awesome.


FIN



Chichómetro: insulina y purpurina.

Potabilidad: cuidado no te atragantes.

Carcajadas: 6/10

Otras páginas que tienen publicadas críticas o reseñas de este libro, por si os interesa contrastar: Obsesión por la lectura, Ciudad de los libros, Revelando mundos.

7 comentarios :

  1. Ché, la protagonista se llama Layla... ¿Y nadie piensa en esta canción? https://www.youtube.com/watch?v=0WUdlaLWSVM :(

    Argj, no, por favor, otro libro de juvenil romántica entre un ser sobrenatural y una humana/ humana que luego resulta ser un ser sobrenatural, con triángulo amoroso con otro ser sobrenatural (que, por cierto, tiene como nombre el apellido de la autora de Divergente) no, por favor. Qué horror.

    Me ha encantado lo de "Armentrucha" y "Amén Trucha", pero con lo de "Patatas versus Aliens Aliens DeLux" directamente me has matado. Seguro que lo de patatas versus aliens iba a estar mejor que este libro.

    "Cuando Layla toca la piel de un demonio, este se ilumina a ojos de los celestiales. En cambio, la parte demoníaca que vive con ella hace que, en cuanto bese a alguien, su alma será absorbida." Copiado y pegado de uno de los blogs Esto merece una mención honorífica en algún lugar, FOR GOD'S SAKE, que cuando toca a un demonio se convierte en un gusiluz para los celestiales, y cuando besa a alguien, en un dementor. O la demetoriza quien la besa, eso no me ha quedado del todo claro. O.o

    "El núcleo es… demonio sexy, quítate ya la camiseta" Me has vuelto a matar. Qué buena eres :'D

    ¿Las gárgolas en esta historia son como los políticos corruptos, que por mucho que hayan robado no pasa nada, o cómo va eso?

    Meh, la verdad es que solo con leer la sinopsis ya parece muy previsible y más de lo mismo, y con lo que dices no has hecho más que confirmármelo.

    ¡Saludos!

    Carol

    ResponderEliminar
  2. Hola, Ortiga
    Hacía bastante tiempo que no leía vuestras últimas entradas. Lo siento por ti, por tener que leerte estas cosas. Vamos, a mí me pasa que he de escribir una crítica después de perder el tren y, seguramente, la escribo todavía más vitriólica y descarnada que la tuya. Lo siento, de verdad, pero también te he de decir que, en el fondo, lo haces porque te gusta (ahora mismo me debes de estar dando una hostia virtual más grande que la que le que le dieron al youtuber aquel gilipollas del "caraanchoa"). Bueno, tú ya sabes que a mi no me interesa especialmente la fantasía o las novelas de temática adolescente (anda ya, menudo mentiroso estoy hecho, si la novela que te envié era protagonizada por un adolescente que se mataba a pajas), pero sólo quería decirte que no te desanimes, que de vez en cuando descubrirás alguna rosa entre cardos, o algún trébol de cuatro hojas, o alguna cosa que valga la pena. Si ese es el caso, será maravilloso seguir tus recomendaciones literarias. Un abrazo (bueno, no, que se me acabó el desodorante hace unos días y hoy huelo a tigre).

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola!
    Vengo a faltar el respeto a otros usuarios y ha pisar sus margaritas. Porque soy muy única y nadie puede brillar más que yo, cosa que están haciendo. Las odio, pero las amo. Debo dejarlas, las relaciones pasivo-agresivas no van bien nunca.
    En fin, que entrando a tema. Y me disculparán las faltas de ortografía, que es algo que intento mejorar, pero no siempre se me da del todo bien. Va, que me voy otra vez por las nubes, no he leído el libro, pero claramente cuando nos hablan de un demonio y su nombre es Roth, pues es un poco tonto, así que hago suposiciones basándome en mi casi nula experiencia tratando con el tema de que es Astaroth y que el Roth es solo un apodo. Aunque muchos demonios que terminen con esas cuatro letras deben estar lanzándome maldiciones por no acordarme de ellos. Me vale.
    No sé si han leído aquella normativa para escritores 'juveniles' que salió cuando los extraterrestres llegaron por primera vez a la tierra (la que obligó a escribir a la pobre Jenny la saga Lux) que obliga a que el interés masculino esté más bueno que el pan y que se quite la camisa cada tres párrafos y si se la ha quitado con anterioridad, la regla es que se la ponga para volver a quitarla. Y, claramente, obliga a las frases cliché como aquella de 'su cuerpo se amoldaba a mí a la perfección' y no crean, esto fue hecho principalmente para evitar las tasas de muerte por pena moral, porque las niñas de hoy día necesitan la esperanza de que van a encontrar al hombre de sus sueños, que va a tener cara y cuerpo de modelo, quien a pesar de que las trata mal al principio, van a lograr cambiar y les darán rosas importadas de Turquía (para que puedan ser negras y puedan seguir creyendo que son únicas y diferentes porque les gusta el negro (No, no, cómo se les ocurre; no me estoy describiendo a mí))
    Si es mitad gárgola mitad demonio, lo único que necesita saber es que sus padres pertenecían a bandos contrarios xD, probablemente su madre fuera la gárgola (que equivaldría al ángel, ¿no?), porque la autora es mujer y están estas reglas de que la mujer debe ser buena y luchadora, mientras el hombre un idiota completo, pero con buen corazón muy, muy en el fondo; así que dejaría obvio que el padre es el demonio, tal vez uno bastante guay y de alta jerarquía. Con miles de legiones de demonios a su poder.
    Y algo de lo que me he dado cuenta, mientras leía los libros de la Jenny, por allá cuando empezaba a leer, es que la mujer utiliza los puntos suspensivos como si fueran su fuente de vida. O de dinero. Lo que me viene valiendo. Pero el amor que procesa por Crepúsculo lo vemos en casi todas sus obras, algunas veces más directamente que otras.
    Eh, lo último es que puedes cargarte a quien sea, si necesitas una dimensión para encerrar un cuerpo o alguien que sepa cavar una tumba o mandar a algún muerto al Tártaro (para que no vuelva a salir, buahahaha); puedes contar conmigo. No cobro mucho, pero brillo un poco de noche. Y no es que sea un hada, per favore.
    ¡Besos! con olor a cebolla, para que sean más duraderos.
    ¿Qué? No lo he dicho yo.

    ResponderEliminar
  4. Todos con sus discursos de emoción porque ha vuelto la maldad al jardín, vean cómo las reciben ♥ Yo voy a limitarme a revolcarme de risa por las citas del libro.
    He perdido un poco la esperanza en la humanidad, pensé que estas hsitorias ya habían pasado de moda junto con Crepúsculo. Será que Mary Sue género fantasía nunca nos va a abandonar del todo.
    Ánimo por lo del tren (han pasado unas cuantas semanas ya, espero que hayas podido tomarlo para este momento y que no sea como el transporte público de mi ciudad).

    ResponderEliminar
  5. Hola, Ortiga:

    De nuevo, me lo he pasado muy bien leyendo tu reseña. ¡Y me han encantado los comentarios de Zarza! En especial el de la Fnac... Ay, ¡ha sido un puntazo!

    Por otro lado... ¡siento lo del cambio de horario de los trenes! La verdad es que es una faena cuando hacen estas cosas, pero hombre... lo pobres pasajeros a tu alrededor no tienen la culpa. Déjalos tranquilos.

    Y por aquí vengo con la GRAN pregunta: vamos a ver, alma (que no Almax XD) de cántaro, si sabes que este tipo de novelas no te van a gustar, ¿para qué las lees? Con la de libros interesantes que hay por el mundo... ¡Ah, ya! Seguro que eres como Sandra (de "Mi rincón de libros"): lo hacéis por el bien del resto de lectores ;)

    Un saludo imaginativo...

    Patt

    ResponderEliminar
  6. ¿Por el bien del resto de lectores?... ¡Pfff! xD Me los leo porque me encantan. Obviamente.

    ResponderEliminar
  7. Ya lo veo, ya XD

    Un saludo imaginativo...

    Patt

    ResponderEliminar

A las malas hierbas no nos gusta la censura, así que eres muy libre de comentar lo que te apetezca. Eso sí, cuidado con faltar al respeto a otros usuarios: las malas hierbas sabemos cuidarnos solas, pero ojo con pisarnos las margaritas.

Por cierto, por cierto. Si te lanzas a poner un comentario en una entrada y luego lo borras (sin motivo justificado), volveremos a postearlo. Es una amenaza. ¡Muajajajajajjajajaj!

Free Pencil 2 Cursors at www.totallyfreecursors.com