Donde la literatura y la maldad se toman un té

lunes, 10 de abril de 2017

Luna. Luna Nueva, de Ian McDonald

Título: Luna. Luna Nueva [Zarza: este era el libro en el que Edward se larga, ¿no? Ortiga & Zarza: ¡¡Bien!!]
Autor: Ian McDonald [Ortiga: mmm... hamburgueeeesa....]
«LA LUNA QUIERE MATARTE. Y TIENE MIL FORMAS DE CONSEGUIRLO.
La gélida acritud del vacío. La letal lluvia radiactiva. El polvo que la recubre [Zarza: referente], tan viejo como la Tierra. La creciente debilidad de los huesos... [Ortiga: puntos suspensivos tope dramáticos]. O puedes quedarte sin dinero para agua. O para aire. O puedes caer en desgracia con uno de los Cinco Dragones, las corporaciones que dirigen la Luna y controlan sus amplios recursos. Pero te quedas, porque la Luna puede hacerte más rico de lo que eres capaz de imaginar... [Ortiga: dun dun DUUUUN], mientras sigas con vida.
Adriana Corta tiene ochenta años. Su familia dirige Corta Hélio. Han sobrevivido a las implacables guerras corporativas y a la peligrosa paz subsiguiente. Pero ahora esa paz se resquebraja. Es probable que Adriana tenga que morir, aunque no la matarán sus rivales ni la Luna. Sea cual sea su destino, sin embargo, Corta Hélio no morirá.
LA ESPERADA NOVELA DEFINIDA COMO "UN JUEGO DE TRONOS EN LA LUNA" POR UNO DE LOS MEJORES AUTORES DE CIENCIA FICCIÓN DEL MUNDO. FINALISTA DEL PREMIO BSFA A LA MEJOR NOVELA.

"La mejor novela que he leído en muchos años". Locus Mag [Ortiga: ¿muy conocido en su casa a la hora de la sopa?]
"Mucha intriga, violencia, sexo… una suerte de Dallas en la Luna". The Guardian
"Preveo abundantes nominaciones para este libro. Recomendado". SFF World
"Ian McDonald es uno de los mejores escritores de ciencia ficción del mundo". Kim Stanley Robinson Crusoe
"Atentos a este libro en las nominaciones de premios del próximo año". Publishers Weekly

UNA NUEVA FORMA DE VIVIR, MIL FORMAS DE MORIR. TRILOGÍA LUNA, VOLUMEN I».

Queridos hierbajos, hace dos semanas que quiero escribir esta crítica y ¡no he tenido tiempo! Este año mis semanas están siendo muy apretujadas. Estoy exhausto. Pero, bueno: entre que espero que cueza la pasta para poder hacerme una ensaladita con rica, rica mozarela, voy a ver lo que me da tiempo a escribir.

Empecemos por la sinopsis. No, mejor: empecemos con lo que hay justo después de la sinosis. «La esperada novela definida como "un juego de tronos en la luna" por uno de los mejores autores de ciencia ficción del mundo», esto… ¿Cómo os diría yo? ¿Qué colores me estás contando? Uno de los mejores autores de ciencia ficción, pero no te vamos a decir quién porque, mmm, bueno, porque no. De verdad, a esta gente ¿quién les ha enseñado a construir autoridad? Porque deberían pedir que se lo explicasen otra vez: no les ha quedado muy claro.



Aparte de lo demás, lo de Juego de Tronos sería discutible. Para empezar, algo a lo que se le da mucho bombo en Juego de Tronos es al hecho de que al autor no le tiembla la mano a la hora de cargarse peña. Y aquí no es el caso. La historia está entretenida y te cuenta las peripecias de una dinastía, pero ahí le pararía los pies yo a la comparación con Canción de Hielo y Fuego.

Tampoco sé cuál es el premio BSFA, para ser honestos. Y ya cuando empezamos a poner peña a cantar las virtudes de la novela sin dar ni un solo argumento yo es que directamente desconecto y paso a otra cosa. Basándome únicamente en esta descripción de la página de Amazon, esta es la típica novela que solo compraría sabiendo que la gente está hablando bien de ella y que probablemente yo tenga material para reírme. Esa es la primera impresión que me da.

Por suerte la cosa ha estado más entretenida de lo que me había temido.

La trama, como ya os venía diciendo, gira en torno a las peripecias de la familia Corta [cada vez que aparecía el apellido en el libro me picaban los dedos de querer reírme de ellos. Lo admito]. Hay luchas de poder, enemigos, aliados, conspiraciones, intentos de asesinato, hijos adolescentes, adultos con vidas propias. No está mal, ya digo.

No tengo nada claro que haya un núcleo como tal o una intención comunicativa específica por parte del autor, pero en mi opinión este libro hace bastante buen papel a la hora de hablar de diversidad de orientación sexual e identidad de género sin necesidad de andar defendiendo a pomposa capa y espada lo importante y NORMAL NORMAL NORMAL que es la homosexualidad. En el texto se tratan con libertad y naturalidad relaciones humanas de toda índole (no solo la dualidad heterosexualidad-homosexualidad [que parece que no hay más gente en este planeta, dale con las cajitas]) sin necesidad de emitir juicios de valor al respecto, ni positivos ni negativos [de todas formas el narrador se dedica a hacer comentarios al respecto, lo cual estropea un poco el efecto, pero lo cierto es que el texto hubiera funcionado bien sin estas explicaciones innecesarias]:
«Seis mujeres, cinco hombres, une neutre: todos profesionales de éxito y fortuna».
«Saluda a Kojo [Ortiga: entre un clavel y una rosa, su amigo eskojo] con un beso en la boca, como hacen los chicos».
«Desde los trece años Ariel Corta ha sido jubilosa, estusiástica, monógamamente autosexual».
Como digo, estas cosas molarían mucho más si el autor no nos las explicase de palabras a cada línea, sino que se limitase a mostrarlas, pero bueno. Habrá que conformarse (de momento).

La autoridad es lo que más me ha gustado de esta novela, lo confieso. La autoridad emocional de la voz es aceptable, aunque las incursiones indiscriminadas del narrador en conciencias de personajes son una constante (a veces más pillada por los pelos que otras). Pero la que me ha encantado es la autoridad racional: no solamente en la construcción de escenarios, que se hayan utilizado los nombres reales de la geografía de la Luna, que los aspectos técnicos estén pensados y sean mayoritariamente plausibles (y accesibles) para un lector medio sin formación específica en el tema (o quizá precisamente por ello [xD]); es que además el caleidoscopio cultural se ve reflejado en el uso del lenguaje del autor por medio de incorporación de préstamos y neologismos, el contexto social está desarrollado, los personajes se expresan de una manera que ayuda a situar la acción; y luego encima tenemos detalles encantadores como las referencias a las fases de la Tierra en el cielo (en lugar de hablar de la Luna como hacemos aquí) o utilizar el verbo alucinar alunizar en lugar de aterrizar. De vez en cuando se cuela algún que otro gazapo, pero el conjunto está en mi opinión muy logrado. He quedado encantado [aunque, por otro lado… Hombres lobo, wtf?].

No me apetece explayarme sobre los personajes. Están construidos y tienen sus contradicciones y sus sombras. Evolucionan en consonancia con sus vivencias dentro de la historia. En general, me molan [salvo excepciones. Insisto: hombres lobo. No es coña]. La historia no se centra realmente en uno en concreto, sino que se construye la trama en torno a la familia completa, así que nos da para conocer a la mayoría bastante bien. También es verdad que la cantidad de secundarios llega a ser un pelín abrumadora y a veces yo terminaba un poco perdido, pero no me ha parecido que hubiese sobrantes (en el sentido de innecesarios y suprimibles, me refiero).

Y termino como siempre con la prosa. El texto es insoportablemente explicativo [«El Águila de la Luna se carcajea. La risotada paraliza la sala; luego, ondas de humor sacuden la fiesta. La gente se ríe porque gente más importante se ríe». Ya. Gracias, narrador]. Esto era, por supuesto, muy esperable teniendo en cuenta que esta historia no parece que tenga expectativas elaboradas más allá de entretener un rato al lector (cosa que conmigo ha conseguido, por cierto).

El narrador, ya lo he dicho, tiene tendencia a introducirse en las conciencias de personajes para moralizar de vez en cuando. Pero el vocabulario seleccionado por el autor a mí me ha conquistado: creo que a veces no estaría de más dejar claros algunos términos de los que se sirve con asiduidad; sin embargo, el efecto global le da muchísimos puntos a la voz. En cuestión de selección de escenas y justificación de la narración estoy un poco más dividido: hay escenas y elementos cojonudamente bien seleccionados (de verdad, cojonudos), y luego tenemos justificaciones baratas como a la vieja contándonos las memorias que quiere que se le escriban. En fin, una de cal y una de arena, supongo.

Voy a abrir el Kindle y a copiaros algunas cosillas majas que tengo apuntadas, sin spoilers. Para vuestro disfrute.

De cuando en cuando hay comparaciones y metáforas muy majas. Me he apuntado tres en concreto (aunque había otras):
«Los zepelines, gordos como dioses».
«[L]a mujer que baja a la piedra pulida es alta incluso según los parámetros lunares; de rostro y ojos oscuros, delgada como un cuchillo».
«La mujer se vuelve con una lentitud granítica».

También quiero copiaros, para que la admiréis, una conversación encantadora en términos narrativos. Dos personajes, padre e hijo, discutiendo; el padre casi asfixia a la niñera/comadrona/vientre de alquiler que hace las veces de madre postiza del hijo (cosas de la sociedad esta, no es importante ahora mismo) y al hijo, claro, no le ha hecho ninguna gracia:
«—Llevas tanto tiempo desconectado que puede que no sepas que nos hemos marcado una gran victoria. Corta Hélio. Tu familia. Nos hemos hecho con un nuevo territorio rico en helio-3, en el mar de la Serpiente. El Tribunal de Clavio nos ha reconocido el derecho. Te he asegurado el futuro, hijo. ¿Qué tienes que decir a eso?
—Felicidades.
—Gracias.
Passive aggressive cake.
Best cake ever!
Madrinha Flávia ya respira con normalidad, pero sigue encogiéndose como si cada inspiración pudiera ser la última.
—Ah, sí, casi se me olvida. Conecta a Jinji (esto es una especie de IA/agenda electrónica/mayordomo virtual que tiene cada persona, y les ponen nombres), adelante, qué más da.
—Encendido correcto —dice Jinji—. Se ha restablecido el acceso a todas tus cuentas.
—No está mal tener dinero, carbono y red, ¿verdad? —dice Lucas (el padre)—. Toquinho (su mayordomo virtual). —Las notas que sobrevuelan el hombro de Lucas (el mayordomo virtual tiene una presencia física visible [no preguntéis por qué: licencias literarias]) giran y sueltan una breve melodía virtual.
—He recibido una transferencia de contrato —dice Jinji—. Es la cuenta de los cuatro elementos de Flávia Vila Nova. ¿Aceptas?
—Tu madrinha cuidó de ti —dice Lucas—. Lo adecuado es que cuides de ella.
—¿Aceptas? —insiste Jinji.
—Flávia —dice Lucasinho—. Es tu cuenta. Pai quiere que me haga cargo. Tengo que aceptar. —Después, a su padre—: Acepto. Sigue siendo tu dinero.
—Sí, pero de pequeño no te compré ningún animal doméstico, ¿verdad? —Lucas se pone en pie y se sacude un polvo imaginario de los pantalones—. Ah, otra cosa. La parte importante; por eso he venido. Te encantan las fiestas. A todo el mundo le encantan las fiestas. Vengo a invitarte a una: el cumpleaños de tu abuela. Lleva una tarta. Se te dan bien las tartas. Me da igual que la prepares vestido o desnudo, pero que lleve ochenta velitas». Zarza opina que no se aprecia la pasivo-agresividad del padre sacada la conversación de contexto, pero (dentro de contexto) a mí me conquistó.


Chichómetro: poca chicha te va a quedar a ti en la Luna.

Potabilidad: Edward se ha largado se puede beber, ¡¡bien!!

Carcajadas: 3/10

Otras páginas que tienen publicadas críticas o reseñas de este libro, por si os interesa contrastar: El búho entre libros, El rincón de Cabal, Ronin literario.

2 comentarios :

  1. Me dieron ganas de leerlo. Después de Crónicas lunares, he visto el título y me ha picado la curiosidad.

    ResponderEliminar
  2. A mí este libro me llamó la atención por lo de ciencia ficción ambientada en la Luna, no porque sea "Juego de tronos en la Luna". Aún no lo he leído, pero como lo teeengo en mi cuarto cogiendo polvo, ha leído la crítica por encima. Por cierto, dicha comparación parece que le da un poco igual al autor, a juzgar por lo que dice en este vídeo del Geek https://www.youtube.com/watch?v=4B38-c5GWdc (el autor es el último al que entrevistan, el minuto es más o menos 4:40)

    Carol

    ResponderEliminar

A las malas hierbas no nos gusta la censura, así que eres muy libre de comentar lo que te apetezca. Eso sí, cuidado con faltar al respeto a otros usuarios: las malas hierbas sabemos cuidarnos solas, pero ojo con pisarnos las margaritas.

Por cierto, por cierto. Si te lanzas a poner un comentario en una entrada y luego lo borras (sin motivo justificado), volveremos a postearlo. Es una amenaza. ¡Muajajajajajjajajaj!

Free Pencil 2 Cursors at www.totallyfreecursors.com