Donde la literatura y la maldad se toman un té

jueves, 23 de abril de 2015

La quinta ola, de Rick Yance

Título: La quinta ola
Autor: Rick Yance
«En el amanecer de la quinta ola, Cassie está huyendo por un tramo desolado de autovía. Huye de esos seres que aunque parezcan humanos, deambulan por el campo matando a cualquiera. Dispersando a los últimos supervivientes en la tierra, aislando a los resistentes, intentando vencer, así, los últimos vestigios de la humanidad. Cassie sabe que mantenerse a solas es la única opción para seguir con vida. Hasta que se topa con el cautivador y misterioso Evan Walker. Un joven que parece capaz de ayudarle a encontrar a su hermano. Así que Cassie deberá tomar una elección definitiva: confiar o perder la esperanza, desafiar o rendirse, vivir o morir… abandonar o levantarse y luchar.»

Permitidme que comparta con vosotros mi sorpresa. En un primer momento, yo había seleccionado este libro pensando que probablemente sería lo suficientemente malo como para poder reírme de él durante aquellas ya un tanto lejanas Jornadas Arcoíris [sí, tengo esta crítica escrita desde hace meses]. Y, de hecho, cuando me encontré en una de las primeras páginas con una mención a un búho que tenía «unos ojos gigantescos ribeteados de blanco», pensé que no me había equivocado: sin duda, una persona que no había sido capaz de buscar en google ojos de búho para ver que aquello no tenía sentido sería capaz de aportarme toneladas de risas en capítulos sucesivos. Así que para mí ha sido una muy grata sorpresa descubrir que este es un libro bastante pasable, incluso decente. Muy grata, de verdad.

Comenzaré, como siempre, por la sinopsis. No tendría esencialmente nada que reprocharle a esta sinopsis, de no ser por lo del «cautivador y misterioso Evan». Joder, vaya forma más absurda de desacreditar un libro. Odio, ODIO cuando hacen estas cosas. Lo siento, pero es que una no puede tomarse en serio una historia si resulta que te la presentan con la sinopsis de un fanfiction. Si yo hubiera ido a una librería en busca de un libro decente que leer, ya os digo que solo esos dos adjetivos ya hubieran bastado para que devolviese el libro a su estante con una mueca de disgusto en los labios. Como digo: vaya forma más estúpida de desacreditar el buen trabajo de Rick Yance. Pobre hombre.

La trama. Nada especialmente original, debo decir, en los tiempos que corren. Pero, en fin, ¿qué lo es, al fin y al cabo? Dicen por ahí que en literatura ya está todo escrito, y no les falta parte de razón.

Esta es otra historia postapocalíptica, esta vez cortesía de unos alienígenas muy poco simpáticos que han llegado con su nave nodriza a desatar el infierno sobre la faz de la Tierra: apagón mundial, mega-tsunamis, peste y enfermedad… (de hecho, los métodos de extinción son el punto más original e interesante de toda la trama, al autor se le ocurren ideas bastante chulas en ese sentido). Todo con la aparente intención de borrar al ser humano del mapa. Así que las pocas personas que quedan por ahí desperdigadas como que están un poquito con los nervios a flor de piel y haciendo lo que pueden con tal de sobrevivir. Este es el caso de una de nuestras protagonistas (Cassia, de la que habla la sinopsis), y digo «protagonistas» porque en realidad el libro no es exactamente la historia de Cassia: la novela está narrada a varias voces, contando las respectivas peripecias de varios personajes cuyas historias están interrelacionadas en todo el caos al que ha quedado reducido el mundo.


Hay gente a la que le cuesta, ¿vale?
No me termina de convencer cómo está presentado el misterio en la obra, sin embargo. La idea me parece interesante, pero la ejecución en mi opinión peca de ser un poco demasiado obvia, así que me sorprende bastante que los personajes implicados tarden tanto tiempo en darse cuenta de lo que está pasando (algunos de ellos, al menos). Me gusta, en el sentido de que se ve la diferencia de perspicacia entre unos y otros, los que tiran con la masa durante un trecho largo antes de que se les encienda la bombilla y los que van ya de entrada con los ojos entornados porque el instinto les dice que hay gato encerrado. Sin embargo, en mi opinión es un poco demasiado cantoso desde el principio, un poco excesivo.

Nada increíblemente rompedor, ya lo he dicho (salvo los métodos de genocidio, que me han molado [tomo nota]). Este género está bastante sobreexplotado, así que admito que innovar resulta complicado a veces. Pero bueno, el autor lo lleva con gracia, en mi opinión: es una historia amena de leer en ese sentido. Y en todo caso, se supone que los libros no son buenos por la trama en sí (no como primer punto de la lista, al menos), lo cual me lleva al siguiente punto.

El argumento. Esta es la razón por la que digo que este libro es bastante decente: tiene una intención comunicativa. Varias, de hecho. Cada uno de los varios personajes que intervienen en la historia tiene su propia motivación y su propio talón de Aquiles. La verdad es que este libro ha sido todo un descubrimiento, porque se puede apreciar muy claramente que el autor sabía lo que estaba haciendo, que lo estaba haciendo a posta, vaya; no se trata de una de estas historias que hacen cierta la frase «hasta un reloj estropeado marca la hora correcta dos veces al día».

Solo tengo una cosa negativa que reprocharle a este libro en lo que al argumento se refiere: precisamente porque intenta trabajar varios conflictos tan diferentes entre sí, la cosa termina perdiendo un poco el norte en algunos puntos. Al final, se queda en un «quien mucho abarca, poco aprieta». El autor utiliza la invasión alienígena y la casi extinción de la raza humana como detonante de los sentimientos y actitudes que quiere trabajar con sus protagonistas, las diferentes reacciones de estas personas ante la situación que les ha tocado vivir. Sin embargo, pese a que todos los conflictos están desencadenados por la misma realidad, ese es el único punto común entre ellos, y son al final conflictos tan diversos que, por una pura cuestión de espacio, al autor no puede trabajar en profundidad ninguno de ellos, sino sólo comenzar a perfilarlos. Así que se junta la falta de un núcleo común, algo más fuerte que le dé coherencia al argumento del libro como un todo, con el hecho de que ninguno de los subargumentos está lo bastante trabajado (y a esto sumadle el final, que es un desastre a nivel argumental [y es el motivo por el que me he negado a darle a este libro la categoría de Honrosa excepción], pero ya llegaremos a eso).

Paso a hablaros de la voz narrativa. Tiene puntos bastante positivos, pero también unos cuantos muy negativos, la verdad.

Primer punto negativo que quiero destacar sobre el narrador: con dos de los personajes, el narrador se convierte en su voz en primera persona y narra la historia desde ahí; con los otros dos, no obstante, tenemos un narrador omnisciente que les sigue y narra lo que les pasa desde la tercera persona. Muy bien: esto no está justificado.

Segundo punto negativo a destacar: el narrador se dedica a sabotearse a sí mismo (o, al menos, uno de los narradores). Básicamente te va soltando comentarios por ahí desperdigados que sólo sirven para poner una flecha luminosa apuntando directamente a las supuestas incógnitas de la historia (por si sentís curiosidad, dos buenos ejemplos serían las últimas frases de los capítulos 39 y 40; o todo el apartado III, por poner otro ejemplo).

Se podrían decir otras cosas del narrador, pero creo que principalmente esos dos puntos son los esenciales a tener en cuenta, en cuanto a la parte estrictamente negativa se refiere, al menos.

Ahora, como punto positivo principal, tengo que destacar el hecho de que el narrador se va adaptando bastante bien a los diferentes personajes: elecciones de vocabulario, elementos en los que se fija el personaje, estructuración del pensamiento… Los dos personajes que cuentan con un narrador en primera persona, por ejemplo, son dos adolescentes bastante adolescentes, por lo que sus respectivos narradores mantienen muchos puntos en común, pero son lo bastante diferenciables. Un buen trabajo, como digo.

Y esto me lleva a hablaros del siguiente punto: la autoridad de la voz narrativa. Bien en su conjunto, pero con algunos fallos, muy en la línea del resto de la novela. Tanto la autoridad racional como la autoridad emocional están bastante bien trabajadas, pero sobre todo más pasado el primer tercio de la historia. Al principio, la autoridad emocional no es muy creíble: la chica se dedica a decirte lo asustada que se siente, pero lo hace desde un posicionamiento emocional que no transmite miedo en absoluto, sólo rebeldía adolescente (la cosa mejora mucho según avanza la historia, como digo). Y respecto a la autoridad racional, cojea un poco. Me explico: está bien trabajada en el sentido de que se ve que el autor ha hecho sus deberes y sabe de lo que está hablando, el problema es que lo sabe demasiado bien. Poner en labios de una muchacha de 16 años la cantidad de información que el narrador parece tener en su haber sobre el desarrollo del apocalipsis resulta bastante llamativo e increíble (teniendo en cuenta que el primer movimiento de los aliens es freír internet, la tele y básicamente todo aparato eléctrico, yo me pregunto cómo es posible que la chica esté tan bien informada).

Soy malo porque... ¡aliens!
Los personajes, en general, bastante buenos, la verdad sea dicha. Todos los importantes (e incluso algunos secundarios) están bien trabajados, tienen una personalidad diferenciable y bien establecida, tienen conflictos internos y objetivos fuertes que hacen avanzar la trama, y además siguen una evolución. También debo ser honesta y avisar de que son bastante cliché: la chica fuerte, el chico con un trauma, el chico con dos caras, el niño inocente… Clichés, ya lo veis, pero les salva el hecho de que están narrativamente más o menos bien trabajados. Me quito el sombrero, en serio. El único que me ha supuesto una verdadera decepción a nivel narrativo ha sido el malo, que está bastante peor trabajado y parece que básicamente es malo porque le gusta ser malo y poco más. Una decepción, sí: esta historia se merecía un malo más decente, en mi opinión.

Tras este sencillo diagrama, confío en que comprendáis
por qué el baile de tiempos significa en mi caso
muerte por confusión.
Y ya por último, os hablaré de la prosa. ¿Principal punto negativo? La voz narrativa va haciendo un baile de tiempos entre pasado y presente que llega a resultar de lo más confuso en ocasiones: hay momentos en los que, si no estás muy atento, terminas perdiéndote por completo y tienes que dar marcha atrás a ver dónde exactamente te habías quedado cuando tuviste la última referencia temporal clara. La división de párrafos no es perfecta, y tiene fallos de referente. Dejando eso aparte, la calidad de la prosa es buena. La traducción no es mala (algunas partes suenan algo forzadas, pero es un buen trabajo), y eso ayuda, pero en este caso el principal mérito se lo lleva el autor: la selección de elementos es muy interesante, tienen metáforas decentes, no cría terneros ni abusa de recieved text, tampoco tira de cultismos innecesarios, ¡usa coros! No es especialmente explicativo, y en general suele contar bastante bien lo que necesita contar; sin embargo, sí que sabotea su propio trabajo muchas veces a lo largo de la narración diciéndote de palabra algo que ya había conseguido transmitir perfectamente.

Muy bien, pues sólo me quedaría reírme. Solo que en esta ocasión realmente no hay mucho de lo que reírse. Compartiré con vosotros sencillamente algunos datos que creo que son de interés (atención, spoilers):

-Tiene pensamientos muy americanos de «si soy la última persona sobre la faz de la tierra, moriré luchando y plantando cara a mi enemigo, no escondida y llorando en un agujero».

- Sobre por qué pienso que el misterio es demasiado obvio desde el principio y me sorprende que los personajes tiren con ello: le piden a un civil que mate a uno de los infestados por los alienígenas, sin ningún tipo de ceremonia ni de seguridad. Muy a lo: «¡Hola! Soy la doctora Pam, te voy a implantar en el cuello este microchip que nos permitirá tenerte localizado como si fuera un GPS. Estés donde estés. Las 24 horas del día. Pero no hay nada de lo que preocuparse. Es por tu seguridad. ¿Que de dónde hemos sacado toda esta tecnología tan avanzada de aspecto alienígena y cómo es que seguimos teniendo electricidad en la base? Ah… pues… se la robamos a los aliens. Eso es. A los aliens. Ahora, ven, que te voy a contar todos los secretos de la base militar en la que nos encontramos, tú y yo en petit comité. ¿Qué opinas? ¿Te mola la causa esta de odiar a los alienígenas y querer matarlos? ¿Sí? Bien, pues entonces vente conmigo, que te voy a bajar (solos tú y yo y sin escolta ni pase VIP) a las profundidades de acceso restringido de la base y así te enseño un alien. Mira, mira, ahí está: dentro del cerebro de esta persona de aspecto tan normal que tenemos atada a una silla. ¡Ah! ¿Dices que conoces a esa persona, que era tu compi de tienda en el campo de refugiados? ¡Vaya, qué casualidad! No ha sido intencionado, ¿eh? No, no. Pero, centrémonos: tu ex-compi es un alien, ¿sabes? ¿Ves el alien que tiene metido en el cerebro? Te lo estamos enseñando en esa pantalla de ordenador con tecnología alienígena. ¿Lo ves? ¿Suena creíble? Bien, pues ahora lo que tienes que hacer es cargártelo. Ven, pulsa este botón de aquí. Sí, el que pone «ejecutar». ¡Guay! Uno menos. ¡Bienvenido a bordo, chico!». En serio. Así, tal cual. Pues, tú, que cuela.

-Tira del cliché de romance imposible entre humana y alienígena. Y, aunque gracias a dios no se dedican a dramatizar en exceso sobre ello, lo cual se agradece, lo cierto es que esto me toca un poco la moral. No obstante, hay un detalle en concreto que contribuye a hacerlo más llevadero: la niña hace un intento de reflexión sobre la importancia del físico a la hora de considerar aceptables o inaceptables ciertas atenciones y comportamientos por parte de otra persona. Y esta reflexión es fantástica, pero por desgracia finalmente la cosa queda en mero intento y no se ahonda en la cuestión.

-El final. Maldita sea. Otra puñetera trilogía. Aparte del sin número de Deus ex machina que se apelotonan en torno a toda la operación «rescatemos al hermanito de Cassia», el final se carga por completo el argumento de la historia (y el personaje del alienígena enamorado de la niña es una sobrada monumental, el más chulo del todo el cole, un pro, vamos. Como para pegarle un tiro y decir que se ha muerto solo).
En fin, que el final perfecto para este libro, narrativamente hablando, hubiera sido que muriese el hermano (y en realidad también el resto de personajes), pero el autor prefiere tirar por la borda todo su fantástico trabajo y salvar a todo quisqui para poder escribir una segunda parte. Con vuestro permiso, me voy a llorar a un rincón. Qué desperdicio tan grande, Jesús.


Chichómetro: chicha hay, el problema es que el autor ha puesto demasiada carne en el asador.

Potabilidad: se puede beber, pero extirpadle el final.

Carcajadas: 3/10

Otras páginas que tienen publicadas críticas o reseñas de este libro, por si os interesa contrastar: My Books, Dos divergentes mentalmente desorientadas, Plumas máginas.

11 comentarios :

  1. Saludos
    He leído varias de sus críticas y me parecen excelentes. Quisiera saber si me harían el favor de despedazar mi obra poética SOBRE EL APOCALIPSIS, EL AMOR, LA MÍSTICA Y LA MUERTE
    Gracias por la atención prestada

    ResponderEliminar
  2. Uhm... sorry, Mateo Muñoz, pero lo mío no es la poesía. No sé si Cicuta o Zarza se atreverán contigo, pero yo me veo obligada a rechazar.

    ResponderEliminar
  3. Estais que lo tirais! Dos libros decentes seguidos! O es que os estàis volviendo buenas? Jeje
    Tengo una duda, cuando dices que no se justifica el narrador onmisciente, a què te refieres? Quiero decir, tienes que persofinicarlo como si otro lo estuviera viendo? Entonces no sabrías lo que piensa, no?

    ResponderEliminar
  4. Os voy a expresar dudas de ignorante, pero bueno, así se aprende.

    ¿Por qué está mal que el narrador pase de la omnisciencia a la tercera persona? ¿No puede ser un recurso más para contar la historia? Por ejemplo, porque me interesa que se sepa lo que siente un personaje, pero con otro prefiero caracterizarlo por su modo de actuar. O porque voy a dar una sorpresa con dicho personaje y no me interesa que el lector sepa lo que piensa para no descubrir el pastel.

    ¿Si el cambio de narrador es en capítulos separados sigue estando mal? Porque entiendo que si estas en los zapatos de Fulanita es muy confuso que de pronto te encuentres leyendo desde otra perspectiva, pero en capítulos separados no me parecería mal.

    ¿Cuál sería una justificación admisible para cambiar el narrador?

    ¿Qué son los coros? Lo único que viene a mi cabeza con esa palabra es esto:

    https://www.google.es/search?q=coro+iglesia&biw=1920&bih=969&source=lnms&tbm=isch&sa=X&ei=lqU6Vf20I8vWU5K_gdAE&sqi=2&ved=0CAYQ_AUoAQ#tbm=isch&q=coro+monjes+de+silos&imgrc=E-ijvhH0xq1mDM%253A%3B1ASDDJx4hHNOAM%3Bhttp%253A%252F%252Fwww.periodistadigital.com%252Fimagenes%252F2012%252F09%252F20%252Fgregoriano-burgos.jpg%3Bhttp%253A%252F%252Fwww.identi.li%252Findex.php%253Ftopic%253D281963%3B640%3B427

    Y como soy un poquito más avispada que los personajes de esta novela me parece que no te estás refiriendo a ese tipo de coro.

    Saludos y gracias de antemano por contestar.

    ResponderEliminar
  5. Yo también venía pensando en eso de los coros, sería genial que hicieran una entrada en "Yo también quiero ser escritor" sobre eso *-* (o que pasen un link en google donde diga bien dónde encontrar info sobre eso, porque me pasó algo parecido a lo de Selenita xD
    Admito que venía a reírme con la reseña y terminé tomando nota de algunas cosas.

    ResponderEliminar
  6. Voy a ver si convenzo a Zarza o a Cicuta de que hagan una entrada sobre coros. Si tuviera que explicarlo a grandes rasgos... lo compararía con las típicas bromas internas de pandilla: esto que cuando estás hablando con dos personas que se conocen bien entre sí, pero tú no conoces tan bien a una de ellas (o ambas), de pronto te encuentras con que hacen referencias y chistes que tú no pillas, porque no sabes cuál es el referente, no estabas presente cuando se inició la broma. Lo coros son eso: son referencias que se hacen a chistes, metáforas u otros recursos que se utilizaron con anterioridad en la obra y sirven para crear un efecto de llamada (rescatas el significado que tenía el elemento la primera vez que fue empleado para aplicarlo al nuevo contexto).

    Voy a ver si lo añado al glosario y ahora me pienso cómo contaros lo de la justificación del narrador.

    ResponderEliminar
  7. Vale, estoy viendo que explicar lo del narrador me va a dar para un mensaje demasiado largo (y lioso), así que creo que lo mejor que puedo hacer es escribir una entrada al respecto para la sección de "yo también quiero ser escritor" (aunque antes tengo que acabar con las entradas sobre puntuación >.< Se me acumula el trabajo...).

    Sí quiero comentar un par de cosas sobre lo que Selenita ha dicho al respecto de los cambios de narrador:
    No es que esté "mal" que un narrador cambie de punto de vista. Es como todo, el cambio tiene que estar justificado. Y no: lo "recursos" que tú propones como justificación (me interesa que se sepa lo que siente un personaje, pero con otro prefiero caracterizarlo por su modo de actuar. O porque voy a dar una sorpresa con dicho personaje y no me interesa que el lector sepa lo que piensa para no descubrir el pastel) a priori te diría que no me parecen válidos (bajo ciertas circunstancias específicas, pasaría, pero en general voy a decir que no). Y, desde luego, si el cambio de narrador tiene lugar para un mismo personas y/o es (para colmo) para un único personaje, eso sí que me parece el culmen de lo peregrino, es de ser muy interesado (y si ese es el único recursos que el autor ha sabido sacar, probablemente tan buen escrito no debe de ser).

    En fin, lo dicho: escribiré con calma sobre ello.

    Con amorr,

    O.

    ResponderEliminar
  8. Esperaré impaciente la entrada sobre los narradores. La verdad es que gracias a este blog estoy aprendiendo un montón de cosas sobre literatura que no sabía.

    ResponderEliminar
  9. Hola! Por curiosidad, ¿habeis seguido con la saga? El caso es que a mi me pasó como a vosotras: el libro me entretuvo pero no me pareció nada del otro mundo. El caso es que decidí leer el segundo y me dejó tan a medias que al final compré el tercero. Son las 3 menos diez de la mañana, lo he terminado y de verdad que el final me ha parecido fascinante. El ultimo libro no tiene nada que ver con los anteriores, y aunque empieza un poco lento me ha sorprendido de verdad y necesito saber si lo habeis leido.
    Pd: curiosamente es el libro que menos ha gustado a la mayoria, y todas las criticas se basan en "es una comedura de cabeza" (es una buena señal 👀)

    ResponderEliminar
  10. Me temo que no he continuado con esta trilogía, Unknown, y con tantas lecturas pendientes como tengo tampoco creo que lo haga. ¡Me tendré que fiar de tu veredicto! ;P


    Con amorr,
    O.

    ResponderEliminar

A las malas hierbas no nos gusta la censura, así que eres muy libre de comentar lo que te apetezca. Eso sí, cuidado con faltar al respeto a otros usuarios: las malas hierbas sabemos cuidarnos solas, pero ojo con pisarnos las margaritas.

Por cierto, por cierto. Si te lanzas a poner un comentario en una entrada y luego lo borras (sin motivo justificado), volveremos a postearlo. Es una amenaza. ¡Muajajajajajjajajaj!

Free Pencil 2 Cursors at www.totallyfreecursors.com