Donde la literatura y la maldad se toman un té

sábado, 11 de abril de 2015

Neo, que te veo: La hija del rey araña

Zarza y yo estamos preparando un artículo sobre un tema diferente para el lunes, pero entre tanto yo pienso seguir a mi rollo. Mientras que tenga tiempo…

Así que a ver qué podemos sacar de esta. Me parece una buena idea publicar libros ambientados en sitios menos típicos. De verdad, genial. Pero siempre me muestro un poco escéptica antes de leer estos libros: la mayoría son fruto de la mente de algún iluminado que cree que puede escribir sobre algo sin tener ni idea y que le quede creíble. Creo que este no es el caso, porque aparentemente Nigeria es el país del autor (no lo he comprobado, pero parece que sí), pero en todo caso eso no lo convierte automáticamente en un libro bien escrito.

When I’m not fair it’s because I’m busy being funny.



La hija del rey araña, de Chibundu Onuzo

La sinopsis:

«Abikẹ Johnson [Zarza: Abike, como ¿a bike, two bikes, three bikes...?], de diecisiete años, es la hija predilecta de su acaudalado padre. Reside en una gran mansión en Lagos, protegida por guardaespaldas, y viaja en un gran jeep negro que la lleva a todas partes. Pero ser la favorita de su padre tiene un precio, y a menudo se siente sola detrás de los altos muros de su hogar.
A un mundo de distancia de la mansión de Abikẹ, en los suburbios de la ciudad, vive un joven vendedor ambulante que se esfuerza por encontrarle sentido al mundo. Su familia lo perdió todo tras la muerte de su padre y ahora él, en las calles, corre detrás de los automóviles vendiendo helados para mantener a su madre y a su hermana [Ortiga: corre porque él no tiene una bici. Zarza: en serio, hay estrategias mejores que correr detrás de los coches. Prueba con los transeúntes: esos corren menos].
El día en que Abikẹ compra un helado al vendedor ambulante empieza una improbable y frágil historia de amor que desafía los prejuicios de la sociedad nigeriana. La creciente intimidad entre ambos, sin embargo, arrastra consigo revelaciones sobre el pasado que pondrán en jaque la relación, y tanto Abikẹ como el vendedor ambulante deberán decidir de qué bando están en este juego [Ortiga: vamos, para que nos entendamos: que el padre de Abikẹ tuvo que ver con la muerte del padre del chico. ¿Os he hecho un spolier? Mira que (no) lo siento. No me he leído el libro, no tengo ni idea de cómo sigue. Esto es sólo mi interpretación de la sinopsis. Estoy bastante hasta el culo de historias de amor paletas improbables].

UN ELECTRIZANTE THRILLER SOBRE AMORES IMPOSIBLES Y LEALTADES EN CONFLICTO, AMBIENTADO EN LA NIGERIA MÁS URBANA Y ACTUAL.

Abike, two bikes, three bikes...
"El sólido debut de Chibundu Onuzo alterna las perspectivas de los dos protagonistas, contrastando hábilmente sus visiones de la vida y la sociedad." Financial Times [Ortiga: ¿por qué está opinando un periódico financiero?].

"Dos jóvenes de estratos sociales opuestos son los protagonistas de una tragedia nigeriana… Los resultados son explosivos [Ortiga: ¿en qué universo? Será porque no hemos leído ya veinte millones de historias de amor con diferencia de estratos sociales de por medio, no te jode]." Guardian.

"Genial [Ortiga: y nada más que añadir]." Lisa Appignanesi, Independent.

"Un debut enérgico [Ortiga: esto tampoco me dice nada. No entiendo por qué ponen citas tan absurdas a veces]." Observer.

"Sorprendentemente diferente [Ortiga: no, de verdad, ¿en qué universo vivís?]. Onuzo nos acaricia con los vientos de Nigeria, nos golpea con la realidad de su país y nos hace pensar en todo lo que nos rodea [Zarza: Onuzo lleva una relación muy abusiva con nosotros]." Daniel Ojeda, responsable de literatura juvenil en Fantasymundo.»


Primeras páginas:

«Cuando yo tenía diez años, había un perro que me seguía a todas partes. Un día, mi padre hizo que su chófer lo atropellara justo en frente de nuestra casa.» ¡Coño! Menos mal que Abikẹ es la favorita de su padre. Qué no les hará este hombre a sus otros hijos.

«Lo vi desde la ventana. El coche negro ronroneando sobre la grava, el temblor en las manos del conductor mientras se preparaba para un segundo impacto y mi padre en el asiento de atrás, mirando.» No sé a qué distancia estaría el coche de la ventana desde la que mira Abikẹ, pero a mí todo esto me huele a chamusquina. Es decir, pasando por alto el hecho de que la niña *ve* «ronronear» al coche, resulta que puede ver las manos del chófer temblar desde donde ella se encuentra (el pobre hombre tendría Parkinson), y además ve a su padre mirando desde dentro del coche [¿el padre estaba inclinado hacia adelante por entre los asientos de conductor y copiloto? Y en ese caso, ¿dónde estaba la ventana para que la niña tenga una perspectiva tan cojonuda tanto de las manos del conductor como de su padre en el asiento de atrás?]. A mí me parece mucho más probable que la niña viese el coche desde fuera y tuviera una perspectiva poco clara (en el mejor de los casos) de lo que sucedía dentro. Hay que pensar bien en este tipo de detalles: a esto se le llama cheating at narration (hacer trampas en la narración). Hay ciertas cosas que un narrador personal no puede saber.

«[Y] ese es el motivo de que las lágrimas saladas de mi madre terminen derramándose», en contraposición a las lágrimas dulces, que son las reservadas para las ocasiones especiales.

«Mientras ella seguía hablando, me fijé en Wednesday, un vendedor ambulante habitual de esa ruta, que corría calle abajo con potentes zancadas detrás de un jeep negro mientras sujetaba con fuerza contra el pecho la bandeja con su mercancía. El conductor estaba jugando con él. Primero reducía la marcha y luego aceleraba, llevándose hacia la autovía el dinero de Wednesday. Por un momento, pareció que este iba a salirse con la suya. El momento pasó. Su carrera derivó en trote y luego siguió caminando a paso normal en dirección al vehículo, incapaz de creer que el dueño de un coche tan elegante pudiera ser capaz de robarle. Mientras el jeep aceleraba hacia la autovía, los billetes de naira cayeron, como maná crujiente, flotando sobre el asfalto.» ¿Alguien puede explicarme qué diablos está pasando en esta escena? Porque os prometo que no tengo ni idea. Esto tiene toda la pinta de ser otro cheating at narration, gordo.


Con amorr,

O.

4 comentarios :

  1. No me había fijado en lo de Abike, two bikes, three bikes, jajaja, esa ha sido buena :3.
    Yo creo que en la última escena se están riendo del vendedor con el truco de frenar para que se acerque y luego, cuando esté lo suficientemente cerca, arrancan de nuevo, y así un par de veces o así.

    Con lo del final de la sinopsis, concretamente con el spoiler que te inventas, es algo que tiene pinta de ser muy lógico. No me extrañaría que así fuera.
    Creo que lo alaban tanto porque la acción sucede en Nigeria. De tener lugar en otro sitio más típico, como Nueva York, no sería tan "original". Es que historias de amor entre gente de distintas clases sociales, como bien dices, las hay a montones, tanto en libros como en películas: Aladin, La Cenicienta, Perdona si te llamo amor (ahí incluimos la diferencia de edad), A tres metros sobre el cielo... Vamos, que es algo muy típico y viejo ya.

    Atte, E.

    ResponderEliminar
  2. Toda la razón. Cuando estaba leyendo el principio de la sinopsis, he pensado: ¿Aladdin? (versión más oscura). Y lo del superspoiler es para mear y no echar gota.
    Una duda, estos son los de Neo, pero tienen algo que ver con el concurso? Quiero decir son finalistas de otro año? Y si lo son, de verdad de la buena que son las mejores historias que se presentan?

    ResponderEliminar
  3. No, que yo sepa los que he estado haciendo estos días no tienen nada que ver con el concurso. Simplemente son novelas publicadas por neo (en la misma línea en las que publican las del concurso, creo).

    ResponderEliminar
  4. Jajajajaja terminé este libro recién, hice la reseña... me gustó. Pero la verdad es que no había prestado atención a esas cosas que dices, son muy ciertas (como lo de los cheatings). Me reí mucho con lo de las críticas porque la verdad es que pensé los mismo... O sea, ¿tan pocas había como para poner estas tan... insulsas?
    Hago mi aporte :
    "Dos jóvenes de estratos sociales opuestos son los protagonistas de una tragedia nigeriana… Los resultados son explosivos[¿Explosivos por el hecho de que Abike da ganas de explotarse los ojos?...]" Guardian.

    ResponderEliminar

A las malas hierbas no nos gusta la censura, así que eres muy libre de comentar lo que te apetezca. Eso sí, cuidado con faltar al respeto a otros usuarios: las malas hierbas sabemos cuidarnos solas, pero ojo con pisarnos las margaritas.

Por cierto, por cierto. Si te lanzas a poner un comentario en una entrada y luego lo borras (sin motivo justificado), volveremos a postearlo. Es una amenaza. ¡Muajajajajajjajajaj!

Free Pencil 2 Cursors at www.totallyfreecursors.com