Donde la literatura y la maldad se toman un té

lunes, 16 de junio de 2014

Los Innombrables (3)

En un principio, yo iba a escribir una crítica del libro del que os voy a hablar en esta entrega. Después, el libro resultó ser un no-libro. Un no-libro no apto para todos los públicos, si sabéis de lo que estoy hablando. Así que pensé que quizá era el momento de escribir ese artículo que estaba preparando relacionado con 50 Sombras de Grey. Y empecé a hacerlo, de hecho. Sin embargo, conforme iba escribiendo, la cosa se iba alargando, y alargando; y es que aún me quedaban muchas cosas de las que reírme, así que… Decidí hacer un nuevo cambio de estrategia.

He aquí la tercera edición de Los Innombrables. Que por una vez será una entrega dedicada a un único… no-libro.

Al fin y al cabo, estas son las Jornadas Sangrientas. Hay que aprovecharlas al máximo.


Y, con esto, empiezo.

Es... una persona. ¿No? o.o
Para el que no lo sepa, la mujer de la foto es una escr… persona, una persona catalana. Lorena Cabo, que escribe literatura erótica bajo el pseudónimo de Lena Valentí.

Es una persona, ¿qué pasa? Me da igual que me os tiréis al cuello porque me niego a llamarla «escritora». Si partimos de la premisa de que «escritor es el que escribe», entonces sí, Lorena Cabo/Lena Valentí es escritora. Ella y el 99% de la población española por encima de los 4 años, porque gracias a Dios el analfabetismo en nuestro país es reducido a estas alturas (discutible, pensaréis alguno: lo suscribo; muy discutible: analfabetos funcionales, los tenemos a patadas). Pero, si aspiramos a un concepto de escritor un poco más elevado, entonces no: me niego a usar la misma palabra para hablar de McCarthy que de E. L. James y sucedáneos.


En fin, me estoy desviando. Quizá a algunos de vosotros, como a mí, os suene el nombre de esta mujer por el bombo que ha estado teniendo su libro Panteras últimamente por los blogs. Personalmente, hasta el momento no la había tenido asociada a nada más, pese a que, por lo visto, esta señora se ha labrado una considerable reputación y es tal que la escritora española más vendida de su género. A mí es que me gusta vivir en la inopia. Así tengo menos pesadillas.

Bueno, yo vi revoloteando por ahí todo ese rollo de Panteras, pero no me llamó lo suficiente la atención. Así que no fue hasta que leí una recomendación de Ana María en este mismo jardín cuando me animé a entrar en contacto directo con esta autora.

En el fondo, yo soy una persona muy inocente. A día de hoy, sigo pensando de Gullible suena como Oranges cuando se dice despacio. Y, claro, habiendo leído solo de refilón algunas reseñas dedicadas a Panteras, yo había metido a Lena Valentí en el cajón de «escritoras feministas». Así que podréis imaginaros cuál fue mi sorpresa y confusión cuando busqué el primer libro de la Saga Vanir, recomendada por Ana María, y me encontré con lo que es: porno.



Soy inocente, no mojigata. He leído muchos libros de este estilo a lo largo de mi vida (unos más divertidos que otros), así que pensé… «Bueno, de perdidos al río.» Y lo empecé.

Horror. Horror y más horror. Y horror de nuevo.



Lo poco que pudiera quedar de mi imagen previa de Lena Valentí como escritora feminista quedó pulverizada con las primeras líneas de texto. Esto ha resultado ser la cosa más absurda, machista y divertida que he leído del género desde que me topé con La Hermandad de la Daga Negra. Había momentos en los que me tenía que tapar la boca con ambas manos para amortiguar las carcajadas, otros en los que lo que tenía que taparme eran los ojos de pura vergüenza ajena (enseguida comprobaréis por qué), y otros en los que lo único que podía hacer era mirar en blanco la pantalla, con la sensación de que la autora había tenido un lapsus y se le había colado una página de porno para gays en mitad de la narración.

Ha sido una lectura corta, pero intensa. No, no lo he terminado. Y, no, no lo voy a terminar: suponiendo que hubiera algo aparte de sexo (xD) y suponiendo que dicho algo me interesara (xDDD), ya sé cómo acaba la historia sin necesidad de leerlo.

Soy una mala hierba. Quiero compartir con vosotros algunos fragmentos deliciosos de esta obra. Pero, primero, ficha de la obra:

Título: El libro de Jade, Saga Vanir I
Autora: Lena Valentí
«Del odio al amor no hay más que un mordisco. Caleb es un hombre atormentado. Un vanirio. Un ser inmortal creado por los dioses escandinavos para proteger a los humanos de quienes no han sabido resistirse a la sed de sangre y poder. Ha llegado a Barcelona para dar con la extraña organización que está secuestrando y asesinando a todos aquellos que son como él. Busca venganza y no dudará en llevarse a Eileen Ernepo, la hija del científico que está experimentando con los cuerpos de sus amigos. No sospecha que la joven se convertirá en su perdición. Eileen vivía su vida con apacible normalidad. Licenciada en Pedagogía, había aceptado trabajar en un prometedor proyecto de educación en Londres. Se trataba de la oportunidad perfecta para huir de las garras de su padre, Mikhail, un hombre que no la quería y que la culpaba de la muerte de su madre. Lo que no podía imaginar era que la noche antes de partir, un hombre iracundo y terriblemente atractivo la secuestraría y la introduciría a la fuerza en un misterioso mundo lleno de mitología, magia, clanes, sangre y pasión.

«Sus libros no solo se leen. Se viven, se sienten, se huelen y se saborean. Es una explosión para los sentidos y las emociones.» Literata»




Virgencita, qué sinopsis más larga para decirnos simplemente que es un libro de fantasía erótica. A nadie le importa que Eileen (nombre muy catalán, dónde va a parar) sea pedagoga o barrendera, que viva en Barcelona con su padre Mikhail (también muy catalán), o que viva en la puñetera inopia. Lo que nos importa es cuándo pilla cacho. Y eso no nos lo va a contar en la sinopsis, porque entonces las lectoras no comprarían un ejemplar: irían a la Fnac y leerían la contraportada en el baño de la última planta.

¿Demasiado gráfico? No lo suficiente, en mi opinión. Podría decirlo de muchas otras maneras, pero no quiero que a la pobre Zarza se le caigan los ojos. Por esta vez, tendré piedad.

Me hace gracia que la gente esté tan empeñada en llamar «Literatura Romántica» a estas cosas. Yo a esto no le veo el romanticismo por ningún lado: yo sólo veo carne meneándose espasmódicamente con demasiada poca ropa.

Al menos, cuando utilizan el término «Literatura erótica» puedo respetarlo. Ahora, me meo de la risa con la gente que dice que esto no es porno. Ah… siento que tenga que ser alguien tan «inocente» como yo quien os descubra esto pero… sí que lo es. Es porno para mujeres. Los hombres le dan más al vídeo, porque aparentemente tienen una percepción más visual del asunto (o eso tengo entendido, que venga un sexólogo y me remate, si no); y las mujeres, pues le dan al libro, porque para nosotras por lo visto tiene más peso la carga afectiva y emocional de toda la cuestión, así que se podría decir que necesitamos conocer los sudorosos amorosos pensamientos de los individuos entregados al acto sexual mientras este tiene lugar. Si no tiene nada de malo, oiga, pero llamemos a las cosas por su nombre.

La propia Lena Valentí es una de esas tímidas mujeres que no se animan a confesar que les va el porno. Ellas leen «literatura romántica erótica». Erótica, sí, pero literatura al fin y al cabo. Porque «hay una historia». Sí, los vídeos porno también tienen una historia: una severa profesora que te invita a una tutoría privada porque has suspendido un examen, una pobre chica que ha pedido una entrega de comida a domicilio y no tiene para pagar al repartidor… Ah, ¿eso no cuenta? Y ¿dónde ponemos entonces la línea divisoria, por curiosidad?

Queridos hierbajos y hierbajas, son las Jornadas Sangrientas. Y yo quiero sangre. Así que voy a ser puta. Muy puta. Y os voy a copiar un fragmento de una entrada publicada en el blog personal de Lena Valentí.

«¡Que la literatura romántica erótica no es porno, oye! Que sí, que últimamente nos cuelan de todo, pues es verdad, no voy a decir que no. Pero que no todos los libros son así. Y solo leyendo y teniendo un poco de objetividad, solo un poquito no pido más, podemos diferenciar perfectamente entre erotismo, amor y fantasías escritas con gusto [Zarza: sí, con gusto al porno] (que hay muchos libros preciosos) versus sexo y porno duro a lo ordinario (que hay muchos también).»

Voy a ser puta. Muy puta. Y a suponer que, cuando dice «fantasías escritas con gusto», está metiendo sus propias obras en ese saco. Más que nada, porque no parece que tenga en gran estima lo que ella califica de «sexo y porno duro a lo ordinario» (que es el que carece de «historia», según puedo leer en otras intervenciones del mismo blog), y no parece que esta persona tenga pinta de escribir “libros” que ella calificaría como malos simplemente para ganar dinero.

Bien, en ese caso, y partiendo de la base de que la Literatura erótica que sale de la pluma de Lena Valentí (qué poético) son «fantasías escritas con gusto», quiero compartir con vosotros los siguientes fragmentos de El libro de jade.

-En la primera página tenemos una descripción pormenorizada de Eileen, aprovechando que justo se ha ido a mirar al espejo (esto no lo he visto hacer en ningún fanfiction. Nunca, no, no):

«Eileen llevaba un pijama de short y camiseta de tirantes finos, ambas partes de color blancas [Ortiga: «color blancas», concordancia perfecta, no cabe duda]. Su piel bronceada vestía un cuerpo sencillamente perfecto [Ortiga: modestia aparte]. Un cuerpo estilizado, sin ápice de grasa [Zarza: ni un ápice, ni siquiera el porcentaje que el cuerpo humano necesita para sobrevivir. Seguro que Cardo tiene algo que decir al respecto] y de largas y moldeadas piernas. Pero no era el cuerpo lo que más llamaba la atención de ella, sino su rostro [Ortiga: ya, por eso precisamente ha sido lo primero que nos has descrito, porque era lo menos llamativo. Zarza: si el rostro fuera tan perfecto como el cuerpo, entonces no llamaría la atención, ergo, hemos de asumir que de cara es un monstruo. Cardo: es una chica gamba].
Ahora, seguid leyendo la
descripción con esto en mente.

El rostro que aparecía en el espejo era la encarnación del embrujo y la atracción [Ortiga: ¡Hos… tris!, Pedrín]. Una larga y lisa cabellera azabache caía por debajo de sus esbeltos hombros. Las cejas del mismo color, perfectamente arqueadas [Ortiga: en perpetua sorpresa] y sexys [Ortiga: un calificativo muy visual: tú dices cejas sexys y todo el mundo lo visualiza automáticamente, y todos las ven igual]. Sus ojos eran de un color azul grisáceo que a veces era imposible de definir [Ortiga: tan difícil no sería, tú acabas de hacerlo: eran azules], enmarcados por unas largas y espesas pestañas negras que de lo extensas y rizadas que eran tocaban casi sus pómulos [Ortiga: tenía tirabuzones en las pestañas, no te jode], estos altos y ligeramente tintados de un rosa pálido. Su nariz fina y elegante. Sus labios gruesos dibujaban un arco perfecto [Ortiga: otro arco perfecto, como las cejas, pero seguimos sin flecha, así no va a haber quien la mate] y volvían locos de deseo a sus compañeros de universidad [Ortiga: ¡hola, Mary Sue! =D]. Más de uno había intentado probarlos, sin mucho éxito [Ortiga: vergüenza ajena en aumento…]. El inferior algo más relleno que el superior pedía a gritos que lo mordieran y lo succionaran hasta decir basta [Ortiga: ¡¡¡¡aaaaaaaaah!!!! ¡¡BASTAAAAAAA!! >.< Diooooooos >.< Pero ¿¿quién es capaz de escribir algo así sin que le tiemble el pulso >.<?? Sí, esto tiene una historia trascendental y profunda, me has convencido: ¿puedo dejar de leer ya, antes de que me dé un ictus?].
Peter Griffin tiene un
hoyuelo mu sessi.

Con una sonrisa, recordando a sus amigos, que más de una vez borrachos hasta las cejas le habían pedido un beso por compasión [Zarza: claro, tenían que estar borrachos, porque si estaban sobrios verían su rostro como era: llamando la atención], alzó la barbilla y deslizó su dedo índice por el pequeño y gracioso hoyuelo que la dividía. Su amiga Ruth le había mencionado que tener un hoyuelo dividiéndole la barbilla significaba belleza y armonía física. No sabía si era cierto, pero éxito tenía, no había duda [Ortiga: de nuevo, modestia aparte. Y a Zarza le gustaría recordar a la protagonista que dicho éxito tenía lugar entre amigos suyos borrachos hasta las cejas].»

Dios mío del amor bendito. Y, además, creo que no hay ni un punto ni una coma puesta a diestras. ¡Aprende a escribir, por favor! Antes de que me sangren los ojos.

-Como Eileen es una Mary Sue (el cuerpo que Lorena Cabo desearía tener), además tiene otras muchas virtudes a nivel intelectual, también. No podía ser de otra manera.

«Sabía hablar varios idiomas, como el español, catalán, inglés, ruso, chino y francés.» Y eso es por citar algunos ejemplos, vaya, también chapurreaba algo de árabe y sajón antiguo.

«Dios, tenía unas ganas locas de pegarse la gran fiesta y celebrar su precoz licenciatura en Pedagogía. Había sido la mejor de su promoción y necesitaba hacer alguna locura de las grandes.» Celebrar su «precoz licenc…», wait, what? No, en serio, despierta. Estás babeando toda la almohada, y empieza a ser disgusting.

-Vale, tenemos al macho exudante de testosterona sobrenatural haciendo de stalker de la chica, muy cabreado y sediento de sangre y venganza por la horrible muerte de sus amigos a manos del científico loco padre de Eileen. Esto es lo que el muy colgado piensa, y lo que hace que las muy sociópatas de las lectoras (y la autora) empiecen a babear de gusto con antelación:



«Iba a disfrutar de lo lindo con él y con su hija, pensó mientras se pasaba la lengua por los labios [Ortiga: no, de verdad, qué puta fijación con relamerse los labios. Pero, antes de escribir, ¿os paráis a visualizar esto? «Mmmm… me relamo los labios de gusto pensando en lo que voy a disfrutar torturando a esos dos, porque… comiiiidaaaaa». WTF?]. Cuando descubrieron que Mikhail tenía a su hija trabajando con él no se podían imaginar que ella fuese tan apetitosa [Ortiga: comiiiidaaa]. Sin duda iba a saborear a ese bocadito [Ortiga: comiiiidaaa] hasta que le suplicara que parase, y bien sabía que no iba a ser ni gentil ni educado con ella [Ortiga: oh, oh, ¡chico malo!].»

Vamos a ver. A ver si yo me aclaro. Se supone que está planeando torturar y descuartizar a las personas implicadas en las experimentaciones chungas del científico majara, pero ¿al «bomboncito»? A esa se la va a magrear. Dios bendito.

Venga, otro: «Caleb apretó los puños con rabia. Debía relajarse si no quería verlo todo rojo antes de tiempo. Cuando cogiera a Mikhail iba a arrancarle el corazón, las uñas, los ojos, no sin antes haberle despellejado vivo y… no. No. Los ojos sería lo último. Mikhail tenía que ver antes lo que le esperaba a su hijita querida. A ella la iba a atar a… Detuvo su mente [Ortiga: ¿su mente estaba corriendo?]. Sus músculos se tensaron, la boca se le hizo agua. De repente no podía pensar, sólo sentir [Cardo: déjame adivinar... ¿comiiidaaa?]. ¿De dónde venía ese repentino olor que todo lo inundaba?» Ah… ¿Bella? Creo que te has vuelto a confundir de historia. Vuélvete a tu libro.

-«Caleb movió las aletas de la nariz y cerró los ojos» Movió las aletas… y se marchó nadando, no te jode.

-Oh. My. God. Lo siento, ahora estoy demasiado ocupada riéndome como para decir algo coherente.

«Debía controlar sus instintos básicos. Se miró la entrepierna. Oh, no, tenía una erección de Campeonato [Ortiga: oh, noes!! Everybody panic!!!]. La cubrió con su mano [Ortiga: espera, ¿va desnudo? o.O?] y presionó para relajar ese órgano sin cerebro [Ortiga: ay, si el «órgano» fuera el único sin cerebro aquí…], tan impetuoso, caliente y difícil de controlar.» Oye, no, en serio ahora. ¿De verdad alguien se pone con esto? Yo me siento como si estuviera viendo porno gay… [Zarza: me intriga que te sientas así, porque haría falta un tío más para que fuera porno gay. Ortiga: ponte las shipping goggles, verás qué rápido se arregla. Ah, y otra cosa: por favor, si hay algún chico/hombre/persona de género masculino/mozalbete /etc. leyendo esto, me encantaría que tuviera la amabilidad de compartir con nosotras, con sus propias palabras, hasta qué punto puede llegar a doler eso de intentar bajarse una erección presionando con las manos. Lena Valentí no debe de haber conocido varón aún, o quizá es demasiado tímida como para hablar de sexo con su pareja, porque ya os digo yo que ningún hombre en su sano juicio intentaría bajarse una erección a la fuerza (Cardo tendría mucho que decir sobre roturas de pene...).]

-Esta es de Caleb hablando con un compañero suyo que le está pidiendo que le deje catar a la morena:

«—Quiero humillarla y castigarla tanto como tú. Pero dijimos que tú te encargarías de Mikhail. No está en nuestra naturaleza maltratar de ese modo a una mujer. Pero haré lo que tenga que hacer para obtener la información.» Pero, aparentemente, sí que está en vuestra naturaleza violarla salvajemente, preferiblemente delante de su padre. Encantador.

Y, a todo esto, el compañero de Caleb está intentando convencerle de que, una de dos: le deje ver el espectáculo mientras la tortura/la viola, o le deje a él también un ratito. Me pregunto qué es exactamente lo que su naturaleza considera «maltratar a una mujer».

Desventajas de ser una chica gamba, supongo.

-El maromo, aparte de un cuerpo de infarto (por supuesto) puede controlar a los animales (telepáticamente, o Dios sabe cómo [o a lo mejor Dios tampoco lo sabe, ha sido inteligente y ha preferido no preguntar]). [Cardo: puede controlar a los animales, pero no su pene.]

«Y a sus pies (los de Bella Eileen), Brave, su amado perro, estaba tumbado de espaldas con las patas para arriba, durmiendo plácidamente. Estaba durmiendo, ¿no?» Esto le da una nueva profundidad a la frase «estirar la pata».

Brave, ¡ataca!
Momentos después, cuando el maromo la ataca, la niña estúpida intenta despertar a su cachorrín adorable de 3 meses para que se enfrente a (y cito textualmente) «una torre humana tamaño XXXL» y la salve. Tanto no quería a su perro, obviamente. Hija de puta desalmada.

-Lo que ella piensa cuando ve al tío por primera vez:

«Esa cara era pura sensualidad. Una promesa que escondía una dulce virilidad en su expresión». Dulce… virilidad… o.o Otra lesbiana encubierta, macho. Pero, vamos a ver, almas cándidas: hoy en día, en España, la gente con dos neuronas ya no persigue la homosexualidad, no hay nada de malo en salir del armario. ¿Os preocupa todo el tema logístico sexual de la condición? Pues, mira, yo no soy ninguna experta, pero tengo entendido que hay muchos juguetes disponibles para suplir la ausencia del «miembro viril» en la pareja. Todo tiene solución en esta vida, menos la muerte.

Aquí tenéis una página que puede resultaros muy informativa: Oh joy, sex toy.


-Efectivamente, la «tortura» que Caleb tiene pensada para Bella Eileen es «hacer que se corra tantas veces como él quiera». Específicamente, en una sala de esas en las que todo el mundo puede mirar a través de los cristales que hay a modo de paredes. El orgasmo debe de ser un método de lo más eficaz para sonsacarle secretos a una persona. Mira, tú, quién lo hubiera imaginado.

Pero me encanta el siguiente pensamiento de ella ante la perspectiva: «¿La iba a poseer en público?» Poseer, un verbo muy socorrido. Si a mí me asaltase un gigantesco colgado con claras intenciones sexuales, yo también verbalizaría mi aprehensión utilizando tal vocablo.

-Pero sigamos riéndonos de los diálogos de Caleb. Sus intervenciones no tienen desperdicio.

«—¿Crees que estoy jugando, Eileen? ¿Crees que disfruto con esto? [Cardo: pues si no lo estás disfrutando, déjasela al otro, que bien que te ha pedido compartir] Al contrario de vosotros, yo no. ¿Me oyes? —la zarandeó.» Sí, una afirmación muy convincente, viniendo de un tipo que acaba de rechuperretearle un pecho y restregar su «dura erección» contra ella, consiguiendo «levantarla un centímetro del suelo» (Cola de Acero, ¿a que suena a nombre de superhéroe?), y que momentos antes había estado pensando que «tenía que controlarse, o no podría disfrutar de la tortura». Yo le creo.


-Ay, si es que a esta chica si no le hablas en sajón del medievo, su comprensión se resiente. Normal.

«—Camina —le ordenó.
Eileen reprimió una arcada y se paró en seco ante las escaleras.
—No te diré nada hasta que me des algo con lo que taparme.»
Bueno, entonces supongo que es una suerte que te haya pedido que camines, no que hables.

-Esta me encanta. Hace la narración mucho más creíble. Dónde va a parar.

«Su pene largo, grueso como su muñeca y palpitante» Esto… ¿Hola, marqués de Sade? o.o? Ah… sí, yo diría que sí, dado que le medía «por lo menos veinticinco centímetros».

¿Habéis leído al marqués de Sade? Leedlo. Y dejad de mirar estas mierdas, de verdad. A diferencia de esta gente, aquel hombre sabía escribir, y sus obras tenían un propósito. Eso sí que es Literatura erótica, de la de con mayúscula. Dejémonos de gilimemeces.

Y... una última frase. Esa aparece mucho más adelante en la historia, pero no he podido resistir la tentación de ponerla (vosotros tampoco podríais, admitidlo): «Caleb sintió que su erección crecía y palpitaba a punto de eclosionar» Eclosionar. Sí, como un puto huevo. [Zarza: pues si es por eclosionar huevos, a mí no me importaría eclosionarle los suyos de una patada :D]
¡Mami!






En fin, resumiendo. El maromo la viola salvajemente (ella es virgen), consigue que tenga el orgasmo más formidable de su vida, el primero, en todo caso (bueno, el segundo, creo que en el coche ya han tenido jueguecitos sin penetración), y bebe su sangre para poder leerle el pensamiento (porque no puede leerle la mente, por supuesto. No, en serio, Bella, vuelve a tu puto libro). El caso es que cuando él se da cuenta de que ella es inocente de lo que él la acusaba, se siente mezquino (The Grovel), pero no tanto como para que ello le impida seguir mirándola lascivamente mientras ella permanece inconsciente, y ponerse duro otra vez. Y… sí, todos sabemos que, pese a haber sido violada brutalmente, eso a nuestra valiente protagonista no le generará ningún trauma que no pueda superar y enamorarse perdidamente de su macho, porque son almas gemelas, destinados a estar juntos.

Pero, por si acaso estabais alimentando la ingenua esperanza de que el absurdo se acabase ahí... me permitiré el placer de informaros de que a continuación descubrimos que Eileen es la hija de la princesa perdida de los hombres lobo. Y, dado que su madre está muerta, ella pasa a ocupar el puesto y se convierte en la princesa híbrida de su clan (híbrída de... **redoble de tambores** ¡exacto!: mujer loba y vampiro). Así que nuestra estimada Mary Sue Aileen (ahora lo escribe con A, sí, y significa "luz", o no sé qué chuminada en gaélico) tiene los ojos de color violeta y su cuerpo está continuamente liberando feromonas que vuelven locos de deseo a todos los machos en un radio de kilómetros de la redonda. ¿Cómo te quedas?

Oh, pero, por favor, no puedo terminar esta entrada sin desvelaros por qué esta cosa se titula «El libro de Jade». Resulta que Jade era la madre loba de Bella Mary Sue Eileen Aileen. Bien, pues esta señora le dejó a su hija un diario escrito a mano que Aileen encuentra y lee. Que ¿qué hay en el diario? Me alegra tanto que me hagáis esa pregunta. El susodicho diario está específicamente dirigido a Aileen, y narra nada más y nada menos que la descripción pormenorizada de los encuentros sexuales de Jade con Thor (el vampiro padre de Aileen), que también violó a la que después sería su mujer en su primer encuentro, sin que ello dificultase en lo más mínimo que ambos cayeran profundamente enamorados el uno del otro. [Cardo: en lugar de «How I met your mother», esto es «How I fucked your mother». Ortiga: Bueno, y también where, when... Zarza: why... why not.]

Épico.

No sé de qué va Panteras y, francamente, no quiero saberlo.

Se acabó.

39 comentarios :

  1. Creo que me he reído demasiado leyendo esta entrada. Es más, hace poco me recomendaron este libro y pensaba leerlo pero...se me han quitado las ganas rápidamente.
    La verdad es que no sabía como escribía esta mujer pero me sonaba por la saga de Amos y Mazmorras, que hace poco ha estado en todas partes también.
    No me esperaba que escribiera...así, por decirlo de alguna forma. Me he reído mucho, pero mucho con los fragmentos que has puesto y vuestros propios pensamientos (que en varias ocasiones coincidían con los míos).
    Lo que he podido captar de la historia me parece muy cutre, demasiado Crepúsculo versión porno y además un porno que intenta ser fino, y no.

    Gracias por la entrada, de verdad, me habéis animado una tarde aburrida de estudio.

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Siempre es un placer poder alegrarle la tarde a alguien e.e A mí los Innombrables me han amenizado incontables días grises... xD

    ResponderEliminar
  3. Coincido con Sargow la entrada no tiene desperdicio y me habeis sacado mas de una carcajada... Me encantan estas autoras que no son capaces de reconocer que lo que escriben es porno ¿acaso a los actpres porno les llamamos actores de peliculas romanticas?
    En fin muy buena entrada, besos ^^

    ResponderEliminar
  4. ¡Ole, ole y ole vosotras! No sabéis cómo me habéis alegrado la tarde. Pero antes que nada, soy nueva por aquí, de hecho me quedo gracias a esta entrada xD
    Y volviendo al tema, ¿dónde estabais hace 2 o 3 años cuando empecé esta saga? Me podríais haber ahorrado muchas cosas.
    Panteras no pienso leerlo, vamos que ni de coña, o si... Pero para echar por tierra la historia.
    A ver, que yo cuando leí algunos libros de la saga Vanir (saga que de momento tengo abandonada) me gustaron (era joven e inocente). El caso es que ya no es por los libros que le tengo aversión (por no decir otra palabra) , es por la actitud de prepotente que tiene la autora (que yo la seguía en Facebook) y no veas la que liaba (ahora los posts están borrados por ella misma). NO.LA.AGUANTO. En serio, no puedo con ella. Pero eh, que eso no es todo, el año pasado creo, empecé su otra saga: Amos y mazmorras. Quise darle otra oportunidad. ¡¡ERROR! CRASO ERROR. Pero soy masoca y seguiré dicha saga porque mi manía es acabar una saga empezada T_T. Cualquier cosa os mantendré informadas jajajaja
    Después de esta parrafada, voy a seguir leyendo vuestras entradas. Mi enhorabuena.

    Saludos :)

    ResponderEliminar
  5. ¡Ay Dios! Dame un segundo para respirar que casi me caigo de la silla después de la risa que me ha dado.

    Vale... creo que ya xD

    ¡Hola! Saludo, saludar es importante. He llegado aquí gracias a... por lo que veo Sargow que publico el link en twitter :D
    No tenía ni idea de la existencia de esta... persona ni de sus... fanfics cutres (?) Pero después de todo lo que has escrito puedo decir que no me pienso acercar ni con un palo a sus "libros". No suelo leer erótica porque leí 50 sombras de grey y me quede como... ¿así que esto consiste en solo sexo? ¿Sexo raro y situaciones machistas? ¿Protagonistas que aman ser humilladas? ¿Esto es un raro síndrome de Estocolmo? Y por los trocitos del libro que ponéis tiene tooooda la pinta de ser igual.
    La entrada ha sido genial, no he podido reírme más :D. Por aquí tenéis a una nueva seguidora <3<3<3

    Besitos<3

    ResponderEliminar
  6. Sed bienvenidas(¿os?) ^^

    Me alegro de que hayáis disfrutado e.e Las Jornadas Sangrientas son nuestro particular homenaje a la risa, así que es fantástico leer que os habéis reído (aunque sé que en el fondo Zarza se lamentará de no estar consiguiendo tanta sangre como quisiera, pero... en fin, así es la vida).

    La verdad es que no sé nada de cómo es o deja de ser la autora, Anka,no uso Facebook, ni Twitter, ni niguna otra de esas herramientas que hubieran podido brindarme la oportundiad de hacer un acercamiento (suponiendo que hubiese tenido el más mínimo interés...). Pero sí realmente las lía tan pardas como dices, hasta me da curiosidad malsana, lo admito e.e

    Oh, y aprovecho para agradecerle a Sargow que haya mencionado por ahí nuestro humilde jardín. ¡Gracias! =) Siempre es un placer ver nombres nuevos entre los comentarios =P

    ResponderEliminar
  7. Cuando la señora se hizo conocida debo admitir que caí y me puse a leer el bendito libro... creo que no pasé del primer capítulo. Siendo sincera lo que más me fastidió fue el modo tan pretencioso que "suena" lo que escribe, tanta perfección, belleza, habilidad y así se lo perdono solo a la Ward y porque me capturó joven, que ahora ni a ella.

    Que pase un tiempo considerable y animaros con la "mera mera" de la literatura erótica española, tachán! Megan Maxwell... Amaría verla en vuestras jornadas jijijiji

    ResponderEliminar
  8. Que rencorosa que eres, te hacen sangrar un poco los ojos y ya saltas XD Desde luego me ha pasado como a Sargow, había escuchado a esta señora por sus sagas románticas/ eróticas (porno) pero nunca me ha atraído ninguno de sus libros, es más, cuando vi su saga de Amos y mazmorras me eché las manos a la cabeza y decidí pasar por mi salud mental. Me alegra ver que mi decisión de mantenerme alejada de sus libros fue una decisión correcta porque me han recordado a otro clásico erótico (porno) con la misma magistral y elaborada prosa: cincuenta sombras.
    Siempre es un placer leeros y que me hagáis pasar un buen rato.
    Besos a todas!

    ResponderEliminar
  9. *Facepalm* ¿Es que nadie entiende nunca que por mucho que una historia sea de fantasía tiene que tener COHERENCIA? Por que a mí personalmente me parece repulsivo y surrealista que una tía a la que violan salvajemente se enamore perdidamente de su violador.
    Lorena Cabo debería aprender que hay cosas que es mejor que no salgan de su imaginación… Y mucho menos que salgan en forma de novela.

    Creo que lo último que me ofendió tanto como mujer y a la vez me divirtió igual o más fue la crítica a "El encanto del cuervo"… x__D

    Pero, poniéndome seria, la verdad es que me parece algo preocupante esta proliferación de novelas con mensajes machistas y que encima son escritas por mujeres u.u'

    ResponderEliminar
  10. A mí también me da un poco de miedito, Nymphalidae, lo admito ^^' Por eso precisamente quise hacerle boicot a El encanto del cuervo u.u

    ResponderEliminar
  11. ¡Cómo me he reído con lo de las aletas de la nariz! Muy buena la entrada. Yo comencé a leerme el libro cuando empezó a hacerse famosa la saga (me gusta el romance paranormal, que no esta nueva tendencia "erótica" que parecen todos los libros iguales, y me encanta La hermandad de la daga negra, por cierto, xDD) y no acabé el primer capítulo.
    Además, sus libros me parecen carísimos tanto los de papel como los ebooks, que ¡llegan a costar 14€!
    Y, una pregunta, ¿no os cansáis de leer libros malos? Yo cuando leo un libro que no me ha gustado suelo entrar en slump y me cuesta confiar en que el siguiente libro que me lea no me vaya a disgustar también.
    Un besito,
    Esther.

    ResponderEliminar
  12. Dioses del Averno, del Olimpo y de Asgard... donde seguramente Thor esté ahora mismo tirándose a Jade mientras ella escribe un diario para su hija diciendo que los penes, cuando tienen una erección, eclosionan y se convierten en seres voladores, sí señor.

    Solo tengo una palabra para describir lo que me ha producido leer fragmentos de este libro: TERROR.

    En serio..... no, en serio, de verdad, ¿WHAT THE FUCK IS THAT? ¿Qué hago? ¿Me indigno? ¿Me río? ¿Lloro de pena? ¿Me pongo a bailar con la música de cani que la autora tiene en su web super bien aconjuntada y de buen gusto?
    Creo que no he visto tantas palabras juntas creando horror en mi vida.... Voy a tener pesadillas por las noches imaginando que un montón de penes eclosionando me persiguen como aliens sedientos de carne.

    Esta entrada ha sido demasiado buena, y la cosa de la que habláis (que yo no cogería ni con pinzas) ha sido demasiado irreal y traumática pa mi body. He visto la portada de esta novela por ahí incontables veces sin ser consciente del horror que ocultaba, viendo cómo la gente lo comentaba como si se tratara de algo normal. ¿Hola? ¿Me he perdido algo? ¿El sentido común del sexo femenino está sufriendo algún tipo de plaga enfermiza?

    Dios.... no puedo con estas cosas. Dolor..... mucho dolor.
    https://www.youtube.com/watch?v=OStgWw0QeZw

    ResponderEliminar
  13. No llores, Laura, si es muy divertido *-*!! (Me encanta el vídeo, por cierto xD)

    Esther, te sorprendería el aguante que tengo a la hora de leer estas cosas. Cierto es que cada X tiempo (o después de leer un libro especialmente insufrible) mi body dice hasta aquí y no más Santo Tomás, y entonces tengo que hacer una paréntesis, empapuzarme a lecturas decentes para desintoxicarme un poco... y luego ya si eso retomar las cosas por donde las dejé. Pero, como digo, aguanto bastante, habitualmente un par de meses de lectura basura intensiva es lo que suele bastar para empacharme.

    ResponderEliminar
  14. He caído de casualidad en este blog, pero me he reído tanto y tienes tanta razón que me quedo, y te sigo (y te busco por twitter también xD). La verdad es que no leo literatura erótica ni pornográfica ni nada por el estilo porque no me gusta, pero al margen de eso, lo importante siempre es el tratamiento de los personajes. Y efectivamente, si en los libros no dejan de aparecer conductas sexistas (o agresiones que luego se desdibujan con el amor y demás mierdas injustificables) nuestros esfuerzos en la vida real se ven muy menguados.

    No sé si me estoy explicando porque aún sigo riéndome. Pero ahí queda. ;)

    ResponderEliminar
  15. Os estoy promocionando por ahí. El mundo tiene que conoceros!!!
    (Aunque la verdad es que ayudaría bastante que os hicierais una cuenta en twitter. En serio.................. HACÉROSLA YA!)

    ResponderEliminar
  16. Al final llegáis a los 100 seguidores gracias a mí. MUAJAJAJAJAJAJA
    Me debéis un sacrificio.

    ResponderEliminar
  17. ¿Qué sacrificio requieres, pues? Pide por esa boquita e.e y se te complacerá...

    ResponderEliminar
  18. Primero soy nueva por tu página, me llamó mucho la atención tu post y me puse a leer. Nunca me había reído tanto de algo, es que en verdad, no creo que este libro sea el único con este tipo de protagonistas a lo Bella porque me he encontrado unas otras en escena y encima más de todos ¡siempre son híbridas de mil y un porcentaje de sangre especial! xDD Okey, que no creo que sea malo que sean híbridas, ¿pero porque siempre son lobos/vampiros, lobos/hadas, hadas/vampiros, ser sobrenatural/sobrenatural? Qué los humanos no se reproducen igual (?) o___O. En fin, para no hacer largo el cuento, me morí de la risa. No puedo creer que todo este así descrito, está tan... raro xD, es como dices para reír y a la vez llorar. Muy buen post xD. Me ha gustado bastante y me quedo por el blog.

    ResponderEliminar
  19. Bienvenida, Vejibra =)

    La verdad es que viendo el percal... casi me dan ganas de hacerme una cuenta de Facebook u.u Alguien debería decirle a esta señora que dejase de escribir: tanto machismo no es sano para irlo soltando así alegremente por las librerías. Luego nos sorprendemos con las noticias, macho.

    Nah, supongo que luego no lo haría, en el fondo soy muy vaga, pero... Mi reino por un Facebook e.e

    ResponderEliminar
  20. Habéis superado los 100 MUAJAJAJAJA!
    Solicito un sacrificio, y ese sacrificio es "La selección" de Kiera Cass. Creo que de ese no habéis hecho crítica, pero si no, sacrificad "Ex Libris" de Sandra Andrés Belenguer.

    QUIERO SANGRE!!!!!
    https://38.media.tumblr.com/c7df88b223aebbb9d709aaa35f5873e4/tumblr_n52kj29Q1N1rin469o1_500.gif

    ResponderEliminar
  21. Ya, hace nada teníamos 101, como los dálmatas (ahora podemos hacernos abrigos de piel con todos nuestros seguidores, muajajajajajaj!!!).

    Por cierto, adoro A MUERTE el gif. De verdad de la buena.

    ResponderEliminar
  22. PD: Nos la haremos, pero me alegra comprobar que no has especificado momento en el tiempo e.e

    ResponderEliminar
  23. Definitivamente, tras leerme esos fragmentos (que además parecen sacados de los ejemplos del librito "Como NO escribir una novela"), no me siento tan mala escritora al fin y al cabo. Ya picaré en algo, ya....

    Felicidades por otra pedazo de reseña, no sabéis la de carcajadas que he soltado!! :)

    ResponderEliminar
  24. Como siempre, un placer, Alex Xela e.e

    Laura, me enamora el gif e.e

    La selección fue una de las víctimas de la primera entrega de Los Innombrables (http://lasmalashierbasnuncamueren.blogspot.com.es/2014/02/los-innombrables-1.html).

    Próxima víctima: Ex Libris, de Sandra Andrés Belenguer e.e vuestros deseos son ordenes para mí...

    ResponderEliminar
  25. Hola!
    He conocido el blog gracias a Laura y he de decir que me encanta y que aquí teneis una fiel seguidora más :D

    ResponderEliminar
  26. Sabía que me reiría a muerte con esta entrada cuando leí los comentarios de Laura en twitter... Pero es que ¡HE TENIDO QUE COGER EL VENTOLIN! Hasta pitos tengo en el pecho de las risas que me he pegado! Jajajaja

    Yo no conocía a la autora, ni la saga porque huyo de todo lo que me recuerde a 50 sombras... Que no tuve el valor de pasar del contrato! Fue demasiado mierda pa mi body!

    Pero bueno, totalmente de acuerdo. Esto es caca de la vaca, mierda pura. Y me pregunto si las editoriales leen lo que después publican? Que rechazan a gente que sabe formular oraciones y publican y VENDEN estas cosas.

    Me indigno.

    Gracias por esta entrada y el momentazo de humor que me habéis regalao! TOMA YA!

    ResponderEliminar
  27. Ala, ala! Si es que sirvo para darle seguidores a todo el mundo menos a mí! Nadie me quiere :(
    Me quedo muy conforme con mi sacrificio. "Ex libris" fue una novela que sufrí enormemente y que, sin duda, disfrutaré de lo lindo leyendo vuestra crítica. Ya me veo comprando palomitas y zampándomelas delante de vuestro blog tal que así
    https://31.media.tumblr.com/f0b6f42eb65b78b1b83eac097666afdb/tumblr_inline_mhqblpE9om1qz4rgp.gif

    Se nota que me gustan los gifs? No, verdad?

    Y por cierto, lo del Twitter que sea como muy tarde en Julio eh, encima de que os voy a montar una fiesta con penes eclosionando y mujeres de oyuelos perfectos :D

    ResponderEliminar
  28. Y yo que iba a empezar a leerme "Amos y mazmorras" porque me lo había recomendado una amiga y tenía buenas críticas en los blogs, que decían que eso sí era sadomaso de verdad... Ya no sé qué esperarme de ese libro (bueno, la sinopsis en sí ya te prepara el body para la mierda que vas a leer).

    Por cierto, me meo de la risa con los momentos "Bella Swan" XD

    No entiendo como estas mierdas y las de Megan Maxwell son de los libros más vendidos en España. Señor, mátame...

    ResponderEliminar
  29. Ortiga, de la emoción te has olvidado de poner la estadística al final, lo del chichómetro y todo eso, jajajaja
    Yo sí que estoy emocioná, que me han hecho caso por una vez en algún sitio, jajajaja
    Y te has perdido los desastres ortográficos y gramaticales que vienen a partir del segundo libro, editado por su propia editorial, como ya expliqué. Cada vez que recuerdo "enchegó la radio" por "encendió la radio" (del catalán "engegar") m'entra de tó, y, ¡con correctora morfosintáctica cuyo nombre viene en los créditos del libro!!!!
    Recuerdo como si fuera hoy el día en que me puse a buscar en el diccionario "homoplato" para ver si era con tilde o no, y yo busca que te busca, ¡coño, que me ha desaparecido la palabra del diccionario!....hasta que caí en que es sin h!!!; o "se avalanzó" que me dejó matá deltóoo....
    En fin, al principio, como tus amigas y los demás dicen que está tan bien, pues tragas todas esas barbaridades que comenta Ortiga; tampoco te crees que se pueda editar en papel algo tan malo en el fondo y en la forma, pues siempre has oído decir que es muy difícil que te publiquen un libro...y acabas creyendo que eres tú la rara.
    La reseña, muy buena, para reir un buen rato ;)

    ResponderEliminar
  30. Beatriz, a mí la proliferación de reseñas positivas en los blogs lo único que me dice es hasta qué punto es malo un libro. Precisamente cuando estoy a la caza de víctimas me doy un paseo por la blogosfera y apunto al que mejor pintan e.e jaja

    Ana María, ¡no se me ha olvidado el chichómetro! Es que esto no es una crítica, sólo es una entrada de Innombrables para reírme abiertamente de lo malo y ofensivo que es el libro, no he hecho análisis de los elementos narrativos (no los hay, no necesito análisis para decirlo u.u), y tampoco he puesto puntuaciones: eso me lo reservo para los libros a los que no da del todo vergüenza llamar "libros".

    ResponderEliminar
  31. Esta es la primera vez que comento alguna entrada del blog, aunque llevo algún tiempo leyendo sus reseñas y maldades varias; me dan algo de miedo y nunca sentí que tuviese mucho que aportar.
    A ver, a ver, yo acepto que le digan "romance" a las novelitas Harlequinas en que se acuestan jurando amor eterno y la escena no es muy gráfica, pero si tiene palabras como "polla" (Qué risa me da, es un pollo afeminado, con falda) es porno, y erótica debe ser algo que leas y este entre en metáforas y poemas y doble sentido dulce y que induzca a la calentura (No sé la definición correcta, pero yo me he hecho esta) Luego de escribir eso me he dado cuenta que he leído mucho porno *traga agua bendita y se baña en ella* Quiero decir que no me arrepiento, pero sí me arrepiento de algunos libros.
    ¿De dónde sacaste que la escritora era feminista? O sea, su personaje principal se empareja con su secuestrador, torturador y violador. Eso es maltrato intrafamiliar antes de... ¿QUÉ TIENEN CON LOS SECUESTROS Y CREAR ROMANCE AHÍ? Eso es una enfermedad, gente.
    Bella era adolescente, al menos tiene excusa ¿no? No, buenoooo
    Algunas mamás no pueden ni explicar de dónde vienen los bebés y esta va y le escribe un diario a la hija de cómo tenía sexo con su papá (el de la hija, gracias a dios que no meten incesto también) Parece que ya hubiese leído el libro.
    Mmm, no tengo nada más que decir.
    ¡Sigan haciendo maldades!
    Love love love <3.

    ResponderEliminar
  32. Dios. Can't stop laughing, seriously. Me duele la barriga de tanto reírme, joder. Qué pedazo de cacho de trozo de entrada. Creo que si yo hubiera leído este libro también me habría quedado con cara de WTF con esa trama y esos personajes (¿Por qué demonios las Bella Swan abundan? Creo que jamás encontraré una respuesta coherente a esta pregunta).

    No, ahora en serio. ¿Por qué insisten en llamar a esto "literatura erótica" cuando está claro que es simplemente un libro de sexo? Coño, si el simple hecho de que él pretenda violarla a ella ya demuestra lo que te puedes esperar de una lectura así: machismo por un tubo. Qué asssssssco, joder. Yo es que no entiendo que haya mujeres machistas, en serio. No entiendo que a una mujer pueda gustarle ser violada, torturada, humillada y demás lindezas, y encima después, enamorarse del que las ha vejado de esa forma. ¡Tócate un cojón! (con perdón) Vamos, que no entiendo, como dijeron en otro comentario, que libros de este estilo (las dichosas 50 sombras, los libros de Megan Maxwell...) sean los más vendidos en España. ¿¿¿La gente qué demonios tiene en la cabeza??? Y, más concretamente: ¿las mujeres que disfrutan con estas lecturas qué tienen en la cabeza? Juro que nunca las podré comprender.

    Aunque este tema me indigne más de lo que puedo llegar a expresar, debo daros las gracias por haber escrito esta entrada, porque es que más no me he podido reír, especialmente con vuestros comentarios a las partes del libro que habéis copiado y con lo de "movió las aletas de la nariz y se marchó nadando". En serio, me duele la barriga de tanto reírme xDDDDDDDD

    En fin, yo desde luego ya he tenido bastante soportando algunos libros de Megan Maxwell (a ver si despellejáis algún libro suyo por aquí también e__e); no me pienso volver a acercar a un libro catalogado como "literatura erótica" JAMÁS XD
    Muchas, MUCHAS gracias por este buen rato que me habéis hecho pasar. No me he podido reír más, seriously :3

    ResponderEliminar
  33. Identificada con lo dicho de Lena Valenti. Empecé este libro y lo tuve que dejar. No podía con él, la verdad. No me gustaba su forma de contar y todo me parecía artificial, las situaciones muy forzadas... ¡No me explico el éxito que tiene!
    No comparto lo tuyo con la Hermandad de la Daga Negra. A mi me ha hecho pasar muy buenos ratos (dependiendo del libro de la saga del que hablemos)

    ResponderEliminar
  34. He llorado de risa con esta reseña. ¡Dios! Es una Mary Sue de manual, con todas las características. Y pensar que a mí alguien me decía hace poco que no podía existir una a semejante extremo, veo que acá está la prueba de lo contrario. Lo de la tortura no tiene sentido, yo creo que se toma demasiadas molestias para "castigar" a la chica y da muchas vueltas, cuando bien podría descuartizarla y listo. Hubiera sido interesante que la asesinara y luego de muerta se supiera que la chica era la princesa híbrida de no-sé-dónde. En fin xD Sigan así, disfruto mucho leyéndolas.

    ResponderEliminar
  35. Hace poco encontré tu blog y recién hoy reviso esta entrada y es que me parto de la risa con tu reseña. Estoy en mi ofis y aquí estoy muerta de la risa.
    Menos mal que nunca me han gustado estas historias de vampiros estilo Crepúsculo así que no las leo, disfruto mas con este tipo de reseñas.
    Y hablando en serio, tienes toda la razón en tu análisis. No es literatura erótica, es porno y está muy de moda, lo que a mi me aburre.
    No solo en España los libros de 50 sombras o M.Maxwell se venden demasiado. Creo que hay que hacer algún análisis sobre que le está pasando a la mujer de hoy que pese a toda la liberación y blah blah blah, adora leer estos libros. Algo está pasando...

    ResponderEliminar
  36. Buenísima entrada xD nunca he leído a Valenti; pero si había un incipiente interés; pues nada... que se ha ido, mitad espantado y mitad entre risas. Hace mucho no me divertía tanto leyendo un blog xD! ¡Genial!

    ResponderEliminar
  37. Ya te aclaro yo que según los estudios y experimentos hombres y mujeres se excitan con lo mismo: mas con la imágenes. La explicación de los sentimientos y de que ellas consuman otro tipo de porno se debe a condicionamientos sociales que hace que ellas tengan muchos mas problemas para aceptar sus deseos sexuales y les de más vergüenza ver porno, unido a el también condicionamiento de que ellos pueden tener una sexualidad desbordante e ir a lo que van mientras que ellas necesitan mas justificación para sus deseos sexuales o se sienten sucias, ahí entra el rollo de que es por amor.

    Si a excitación y deseo y poderse cachondo vamos no hay diferencias significativas entre hombres y mujeres fuera de las sociales y culturales.

    ResponderEliminar
  38. No te digo que no, Anónimo, que seguro que tienes mucha razón. A efectos prácticos, sin embargo, el condicionamiento social influye mucho, así que al final no quedamos prácticamente en las mismas D:

    ResponderEliminar

A las malas hierbas no nos gusta la censura, así que eres muy libre de comentar lo que te apetezca. Eso sí, cuidado con faltar al respeto a otros usuarios: las malas hierbas sabemos cuidarnos solas, pero ojo con pisarnos las margaritas.

Por cierto, por cierto. Si te lanzas a poner un comentario en una entrada y luego lo borras (sin motivo justificado), volveremos a postearlo. Es una amenaza. ¡Muajajajajajjajajaj!

Free Pencil 2 Cursors at www.totallyfreecursors.com